Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Feria Maker de Roma

Tecnología fabricada y compartida para luchar contra la pandemia

La emergencia sanitaria hizo que 'makers', 'fablabs' y 'startups' de todo el mundo se pusieran manos a la obra. 2020 fue un año en que se liberaron patentes y los ingenieros colaboraron como nunca antes.

Máscaras de buceo transformadas en respiradores gracias a la impresión 3D por Isinnova.
Máscaras de buceo transformadas en respiradores gracias a la impresión 3D por Isinnova.

La salud siempre es una parte importante de la Feria Maker de Roma -celebrada en formato 'online' del 10 al 13 de diciembre- y en esta última edición ha sido casi absorbida por la tecnología fabricada y compartida para luchar contra la pandemia. Desde el confinamiento de la primavera pasada sabemos que el movimiento 'maker' se ha volcado en la fabricación de dispositivos de protección frente a la covid-19 y en el prototipado de ayudas para la población más vulnerable. Como las máscaras de buceo transformadas en respiradores gracias a la impresión 3D. Son las válvulas Charlotte de Isinnova. O la plataforma Open Source Medical Supplies (OSMS), que ha concentrado el trabajo de 70.000 'makers' de todo el mundo fabricando gafas, máscaras, camas, guantes, botes de gel..., cuyos diseños se comparten también con personal médico en un intento de “democratizar la salud”, indicaba en la Feria romana Gui Cavalcanti, director de la OSMS.

De democratizar la salud y tratar de incrementar la calidad de vida de la población sabe mucho June Madete, ingeniera biomecánica de la Universidad Keniata y guía de una parte importante del movimiento 'maker' mundial en la fabricación de dispositivos (Tiba Vent), sobre todo respiradores y cargadores de baterías, para hospitales africanos. Y tantas y tantas campañas emprendidas contra la covid-19 por 'makers', 'fablabs' y 'startup's del mundo. La rapidísima materialización de las ideas.

Las pequeñas empresas tecnológicas han crecido con la pandemia. Como Studio 5T, cuyo 'maker' fundador, Davide Mariani, contó que ahora son ciento veinte trabajadoras y trabajadores frente a los treinta que eran antes de estallar la pandemia. “Se puede decir que gracias al coronavirus el conocimiento ha dado un tremendo salto hacia adelante”, explicaba Mariani, por la frenética fabricación de dispositivos, porque se han liberado patentes y “los ingenieros han colaborado como nunca antes”. Las esperanzas están puestas ahora en una inteligencia artificial que venza el caos ocasionado por la pandemia.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios