Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Experimenten

Perder esos kilitos de más, un reto lógico posnavideño

Tras los excesos navideños, ¿has ganado algún kilo? ¿Y cómo vas de agilidad mental? Comprueba si hay relación con este experimenten.

Una investigación relaciona acumulación de grasa abdominal, sistema inmunitario y agilidad mental
Una investigación relaciona acumulación de grasa abdominal, sistema inmunitario y agilidad mental
Auriel Willette

Atención: antes de continuar leyendo, trata de resolver este reto lógico:

Partida de dominó

Rellena el diagrama que se muestra con las fichas de dominó que lo acompañan y con los números ya colocados como pista
Rellena el diagrama

Rellena el diagrama que se muestra con las fichas de dominó que lo acompañan y con los números ya colocados como pista.

Es probable que a los habituales/incondicionales/seguidores de esta sección el reto lógico planteado les resulte familiar, ya que es análogo al que se planteó en el último Experimenten de 2019. Así pues, la cuestión no es ya si has sido capaz de resolverlo o cuánto te ha costado –que también-, sino si te ha costado más que aquella 'primera vez'. O, dicho de otro modo, si te has notado más espeso o menos ágil mentalmente. Menos lúcido.

Sí es así, es posible que el motivo sean los recientes excesos navideños que te han hecho ganar algún kilito (de grasa) de más… y también algún centímetro extra en tu perímetro abdominal, tal y como denota que los pantalones te queden más ceñidos que hace apenas un mes.

Y es que un reciente estudio efectuado por investigadores de la universidad de Iowa State ha establecido una relación causa-efecto entre la acumulación de grasa abdominal y subcutánea y la pérdida de agilidad o flexibilidad mental. Una relación causa-efecto al parecer motivada porque dicha ganancia de grasa conlleva una mayor actividad del sistema inmunitario, de las defensas de organismo –y en concreto de distintos tipos de glóbulos blancos-. Una mayor actividad que asimismo afecta o alcanza al sistema inmunitario del cerebro, lo que a su vez repercute en la capacidad cognitiva, que se ve afectada o comprometida.

Pese a que el estudio se centró y se realizó sobre un amplio grupo de individuos de 40 o más años debido a que es a partir de la mediana edad cuando por lo general se manifiesta el declive muscular y se comienza a acumular grasa abdominal, parece lógico suponer que esta relación entre ganancia de peso y pérdida de agilidad mental se produzca sea cual sea la edad ya que, tal y como los propios responsables del estudio señalan, “la edad cronológica no parece tener que ver con el declive cognitivo, sino que es la edad biológica, determinada por la acumulación de grasa y la pérdida de masa muscular”.

Una suposición que este experimenten aspira a consolidar. Así como profundizar en si esta relación se manifiesta también en cambios o 'engordes' a corto-plazo y temporales, como los que se solemos sufrir en las Navidades.

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios