Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

mujeres en la ciencia

A una adolescente le diría que "no deje que la gente le ponga barreras, que decida ella dónde quiere estar y qué quiere ser"

La investigadora del Barcelona Supercomputing Center (BSC), Judit Giménez, considera que "la informática se masculinizó cuando el PC llegó al hogar".

IMG_20190212_165741
Judit Giménez, investigadora del Barcelona Supercomputing Center (BSC) junto al supercomputador MareNostrum.
EFE

"La informática se masculinizó cuando los ordenadores personales (PC) llegaron a los hogares en la década de los 90 y empezaron a ser un juguete de chicos", ha asegurado la investigadora del Barcelona Supercomputing Center (BSC), Judit Giménez.

En la década de los 80 y los 90, en la carrera de Informática había más mujeres que terminaban la licenciatura en cinco años porque también los hombres iban a la mili, según Gimenez, responsable de desarrollo y distribución de herramientas de rendimiento en el BSC y desde hace 4 años miembro del Centro de Excelencia 'Performance, Optimization and Productivity' (POP).

Con motivo de la celebración del 8M el pasado viernes, Gimenez ofrece su visión feminista de la ciencia e insiste en que la mujer tiene que volver a recuperar su sitio en la Informática porque puede aportar y disfrutar más de lo que cree.

¿44 años después del primer 8 de marzo, considera que hay igualdad entre hombres y mujeres?

Existe más igualdad y ha cambiado la mentalidad respecto al papel de la mujer. Ahora las mujeres podemos aspirar a sentirnos como personas. Antes, en casi toda Europa, una mujer no podía abrir una cuenta bancaria o no podía trabajar si no tenía permiso escrito de sus padres o su marido. Considero que ahora los límites nos los ponemos nosotras mismas.

¿Qué mensaje le daría a una niña o adolescente?

Que no deje que la gente le ponga barreras, que decida ella dónde quiere estar y qué quiere ser y sobre todo que no se imponga límites. Hay pocas mujeres dedicadas a la ciencia y hay que reivindicar que la mujer puede disfrutar y aportar mucho investigando.

¿Ha encontrado alguna barrera en su carrera profesional por ser mujer?

Ninguna, aunque cuando era pequeña mi padre no quería comprarme juguetes de niño, un coche dirigido, me decía que no lo podía tener y algunas personas quizá han tenido una actitud discriminatoria porque consideraban que una mujer no estaba igual de capacitada, pero nadie me ha puesto ningún límite.

¿Ha notado la presión de los estereotipos en el trato con los hombres que tenía que liderar?

No he tenido ningún problema. A los hombres les gusta que les dirijan las mujeres porque intentamos convencer y motivar, generalmente lo agradecen.

En la década de 1980 las mujeres alcanzaban el 40 % del alumnado de informática. Pero en 1991 el nombre cambió al de 'Ingeniería informática'. En pocos años, las mujeres pasaron de ser el 40 % de alumnos al 18 %.

Estoy convencida de que las mujeres se asustan de las ingenierías y consideran que son cosas más de chicos. Es un error. A mediados de los 90 es verdad que éramos chicas, además los hombres tenían que hacer la mili, así que tenían que parar los estudios y había más mujeres que tenían la licenciatura en cinco años. Trabajo encontrábamos sin ningún problema, aunque quizá con el primer hijo teníamos más problemas. Afectó el cambio de nombre por los límites que a veces se ponen las mujeres, porque creen que no serán capaces de hacer una ingeniería, y también que los ordenadores empezaron a estar en los hogares y pasó a ser un juguete de chicos. Pero la mujer tiene que recuperar ese sitio, y les digo a las mujeres que estudien carreras científicas.

¿Las horas dedicadas a la familia tendrían que repartirse?

Como mujer quieres abarcar más de lo que puedes. Aunque sin buscar ventajas solo por el hecho de ser mujer. Pero cuando hay que llevar a los hijos al médico, generalmente lo hace la mujer y hay que buscar mecanismos que puedan equilibrar las cosas

Etiquetas
Comentarios