Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

machismo

“A ver si te enteras, machito de turno, lo que es un piropo"

Una comparsa entonada por 'Los niños sin nombre', de La Comparsa de las Canteras, se ha hecho viral en las redes sociales por su mensaje feminista.

piropo
A debate: ¿son los piropos una forma de acoso?
Pexels

El Carnaval de Cádiz está en boca de muchos y no exclusivamente por la fiesta y los disfraces. Por las redes sociales corre un vídeo de unos jóvenes cantando una comparsa que, además de por sus voces, ha encandilado a muchos usuarios por su letra. Ellos son ‘Los niños sin nombre’, de La Comparsa de las Canteras, y esta, la comparsa que se ha hecho viral.

A pesar de la gran acogida en las redes sociales, los versos reabren un debate candente en pleno siglo XXI: ¿son los piropos una forma de acoso o no?

El coordinador del Máster Universitario en Relaciones de Género de la Universidad de Zaragoza, Santiago Boira Sarto, considera que para que un piropo sea considerado una forma de acoso o no hay que atender al contexto en el que ocurre.

"Es hora que entiendas que cuando tu murmullo las asalta en la noche, las piernas les tiemblan, el miedo las invade y corriendo a su casa lo único que piensan es no ser otra más en la lista de nombres que ya no regresan"

En el caso de que este sea dicho en un entorno en el que no existe una confianza para ello, “un piropo es una violación del espacio de otra persona, generalmente el de la mujer, sin su permiso. Puede ser cualquier tipo de expresión que haga referencias a la indumentaria, al físico, etc. y, por lo tanto, está fuera de lugar y realmente están considerados una forma de violencia simbólica que tiene que ver con las relaciones entre hombres y mujeres”.

Entonces, ¿qué ocurre? ¿Tienen fundamento las críticas que aseguran que “ya no se puede decir nada a las mujeres” o que “todo les molesta”? ¿Cómo es posible “con lo bonitos que son los piropos”?

La raíz del problema para el coordinador de Unizar no radica en el piropo en sí, sino en esas situaciones en las que no se da la relación de confianza y respeto necesarios para que el cumplido sea entendido como tal, y por tanto el piropo lleva implícitos “determinados acercamientos íntimos, situaciones de abuso, tanto de jerarquía en el entorno laboral como entre compañeros, así como cuando ejerce un atentado contra la intimidad en redes sociales, grupos de Whatsapp, etc., porque están haciendo visible una estructura de poder patriarcal que presenta un abuso de poder de hombres frente a mujeres”.

Coincide en este planteamiento la Concejala Delegada de Educación e Inclusión de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, Arántzazu Gracia Moreno: “Es un tema peliagudo, no es simplemente el qué se dice, sino el cómo, el contexto, el lenguaje no verbal y la intención de lo que se dice. No se trata de que alguien no pueda decirte que hoy has venido guapa, si se hace desde el respeto y el cariño mutuos. Cuando alguien piropea a una persona desconocida por la calle es una forma de acoso, entre otras cosas porque no busca agradar a la persona a la que se le dice, sino opinar o intimidar”.

Una forma de combatir contra esta situación es “a través de la comunicación y del respeto”, argumenta Boira Sarto, “por parte de todos los que convivimos en la sociedad, para reconocer que este tipo de comportamientos no son normales y atentan contra la intimidad en el ámbito laboral, familiar, social…”. Precisamente por ello, el coordinador del máster en Relaciones de Género considera que “los espectadores son muy importantes porque son quienes pueden decidir si siguen y consienten este tipo de situaciones y comportamientos o no”.

Para la concejala, desde el Ayuntamiento lo que se puede hacer es “sensibilizar y concienciar a los hombres de que esas actitudes son acoso y no deberían realizarse y a las mujeres de que es normal que se sientan incómodas en dichas situaciones no tienen por qué aceptar dichas situaciones, a través de campañas como la del ‘No es no’.

Etiquetas
Comentarios