Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

belleza

Al pintarme los labios, ¿estoy poniendo en riesgo mi salud?

Se calcula que, al maquillarnos esta zona de la cara, acabamos consumiendo hasta el 80% de la dosis aplicada.

pintalabios
Se calcula que las personas que se maquillan de normal consumen una media de 3 kilos al año de labial.
Freepick

Después de lavarse la cara correctamente (hacen falta al menos 60 segundos para conseguirlos, según una reputada ‘youtuber’ estadounidense), muchos aragoneses pierden algunos minutos frente al espejo maquillándose. Un poco de corrector, para decir adiós a las ojeras; colorete, para dar vida a la piel; rímel, para conseguir una mirada más despierta; y, por supuesto, un poco de pintalabios. Sin embargo, esta rutina puede conllevar un detrimento de la salud de nuestro organismo. Pero, ¿por qué?

Más allá de los inconvenientes que supone no desmaquillarse, según la Organización de Consumidores y Usuario (OCU) pintarse a diario los labios puede conllevar algún que otro riesgo, pues en su composición pueden llegar a encontrarse productos derivados del petróleo que, consumidos vía oral, pueden tener efectos secundarios en nuestro organismo. Y es que, aunque parezca mentira, cada vez que nos pintamos los labios, acabamos ingiriendo gran parte del producto. De hecho, se estima que hasta el 80% de este maquillaje acaba en nuestro organismo, lo que supone una ingesta media de tres kilos al año.

Para evitarlo, se puede reducir el número de veces mensuales que uno se pinta los labios o, incluso, perder esta costumbre. Pero, para muchos, será algo impensable. Así, las fórmulas de cosmética ecológicas, como la española Belius, parecen ir ganando adeptos que valoran, no solo sus componentes, también la forma en la que se fabrican, ya que suelen ser procedimientos naturales no testados en animales.

Claves para evitar los pintalabios pejudiciales

  • Productos ecológicos. Es la mejor opción para asegurarse de que la composición de las barras de labios contiene ingredientes que no han sido cultivados con pesticidas o abonos químicos.
  • Leer las etiquetas. Es muy importante prestar atención a la composición de los labiales, ya que aquí siempre debe estar registrado si llevan parafinas o colorantes sintéticos. Lo mejor es decantarse por maquillajes que contengan aceites de oliva, jojoba, ricino, rosa mosqueta, almendras y la manteca de karité, la cera carnauba y la vitamina E.
  • Certificación. para evitar engaños siempre hay que asegurarse de que los productos están certificados, ya sea por Ecocert/Cosmos Organic o por V-label vegano, entre otros.
  • No testado en animales. Es uno de los requisitos fundamentales de los productos ecológicos, pues no solo importa que su composición sea natural, sino que, además, respete el medioambiente.
Etiquetas
Comentarios