Salud

Heraldo Saludable

salud

Un nuevo estudio reafirma que la vacuna triple vírica no causa autismo

De los 657.461 niños que se han analizado durante una década, el 95% recibieron la vacuna, pero solo 6.517 fueron diagnosticados con TEA

El autismo afecta a un recién nacido de cada cien en Aragón.
El autismo afecta a un recién nacido de cada cien en Aragón.

El Dr. Andrew Wakefield publicó en 1998 un trabajo en la revista 'The Lancet' que vinculaba el riesgo de padecer autismo con las personas vacunadas de triple vírica (MMR). Resultó que el doctor falsificó la información sobre los 12 niños que fueron la base para la conclusión de su estudio. Como consecuencia, perdió su licencia médica en 2010, tras conocerse que había sido sobornado por una firma de abogados cuya intención era demandar a los fabricantes de la vacuna MMR.

Posteriormente, han sido muchos los estudios que han investigado esta posible asociación, llegando todos ellos a la misma conclusión: la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola no desencadena un trastorno del espectro autista (TEA). A pesar de todo, «lamentablemente, hoy en día esa idea permanece en las mentes de muchas personas y el daño provocado por el Dr. Wakefield perdura, a pesar de que científicamente no existe ninguna duda de que su teoría era falsa», expresa Federico Martinón Torres, jefe de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago.

Un nuevo estudio realizado con más de 650.000 niños daneses nacidos entre 1999 y 2010 y seguidos durante más de una década ha vuelto a quitar la razón al Dr. Wakefield. «La vacuna MMR no aumenta el riesgo de autismo, no desencadena el autismo en niños susceptibles, es decir, con factores de riesgo como tener hermanos con TEA; y no está asociada con un reagrupamiento de casos de autismo después de la vacunación», escriben los investigadores del Statens Serum Institut de Copenhague, Dinamarca, en su trabajo publicado en la revista científica estadounidense 'Annals of Internal Medicine'.

Los resultados muestran que de los 657.461 niños que se han analizado durante una década de seguimiento, el 95% recibieron la vacuna, pero solo 6.517 fueron diagnosticados con autismo. «Los padres no deben saltarse la vacuna por temor al autismo. Los peligros de no vacunarse incluyen un resurgimiento en el sarampión que estamos viendo actualmente en forma de brotes», alerta el doctor Anders Hviid, el principal autor del estudio.

En 2016, una investigación sin precedentes encuestó a 65.819 personas de 67 países para conocer su opinión sobre la vacunación. Los resultados fueron sorprendentes, poniendo de manifiesto que los países más desconfiados hacia las vacunas son aquellos que más fácil acceso tienen a ellas y más tiempo llevan utilizándolas, es decir, los europeos. España se encuentra muy por encima de la media europea, con un 80% de apoyo, pero los movimientos antivacuna vienen pisando fuerte, como es el caso de Italia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado el movimiento antivacunas una de las 10 principales amenazas para la salud mundial en 2019.

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios