Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

WAN-IFRA. OCIO Y CULTURA

HERALDO: vida y relato de un tierra hospitalaria

Fundado el 20 de septiembre de 1895, el periódico ha ​apostado por la libertad, la pluralidad, el liberalismo y el compromiso con Aragón y el lector

Sede en el paseo de la Independencia de Heraldo de Aragón.
Sede en el paseo de la Independencia de Heraldo de Aragón.
Asier Alcorta/Heraldo.

El 20 de septiembre de 1895, Luis Montestruc (1868-1897), un republicano oscense que sabía lo que se traía entre manos (había sido un redactor precoz y activo del ‘Diario de avisos’), fundó HERALDO DE ARAGÓN, subtitulado ‘Periódico independiente’. El nuevo medio nacía en una época agitada de la política donde España estaba a punto de perder las colonias. Desde el punto de vista de la prensa, como han recordado algunos de los biógrafos del diario, el país era un alboroto de tendencias y veleidades. Era un período de muchos medios, pero casi todos estaban vinculados a partidos políticos y a movimientos ideológicos.

HERALDO se ha volcado de manera pública en distintos frentes. Además de informar y combatir un sinfín de obstáculos (entre ellos, la censura y las multas), apoyó numerosas causas humanitarias, pedagógicas, culturales, artísticas y sociales. Antonio Motos Martínez es el creador de la empresa familiar de HERALDO. Era propietario y director-gerente, pero ya en 1900 se apartó a un lado y dejó que fueran Francisco Aznar Navarro (director interino unas semanas) y Darío Pérez García quienes asumiesen la dirección de los redactores.

En 1906 se incorpora al mando todo un personaje como José Valenzuela La Rosa (Zaragoza, 1878-1957), que era jurista, periodista y pintor, y enamorado de Goya; permanecería hasta 1915 y sería, después, un asiduo colaborador de sus páginas. Activo y emprendedor, fue uno de los promotores de la Exposición Hispano-Francesa de 1908 con su gran amigo Basilio Paraíso, a la que HERALDO -embajador de un periodismo que se ejercía con «tolerancia, respeto y amplitud de criterio»- se sumó de inmediato consciente de que era un acontecimiento que cambió Zaragoza y activó numerosas infraestructuras en Aragón. El 1 de mayo de 1909 se constituye la sociedad anónima HERALDO DE ARAGÓN, y Antonio Motos Martínez pasa a ser el presidente del Consejo de Administración, cargo que ostentará hasta su muerte en 1923. Para entonces ya había ingresado en la empresa familiar Antonio Mompeón Motos, sobrino de Antonio Motos, una figura poliédrica absolutamente decisiva. Nacido en Zaragoza en 1881, huérfano desde los diez años, poseía una sólida formación económica, era profesor y catedrático de la Escuela de Comercio de Zaragoza y también concejal del Ayuntamiento de Zaragoza.

El diario, líder de la prensa aragonesa desde 1910, tiró 15.000 ejemplares en 1913 con maquinaria propia. La incorporación, primero, y el nombramiento de Antonio Mompeón Motos como presidente del Consejo de Administración, después, también trajeron consigo el incremento de esa intervención en la sociedad en proyectos concretos: la creación de los grupos escolares Gascón y Marín (1919) y Joaquín Costa (1929), Mompeón sentía inclinación por los aspectos educativos y culturales. A José Valenzuela La Rosa lo reemplazó el «culto y combativo» Filomeno Mayayo, que fue director hasta 1933. Poco antes, segura de su éxito y de su misión, si puede decirse así, la empresa adquiere en agosto de 1930 una rotativa de Koenig & Bauer, fabricada de propio para HERALDO, capaz de imprimir 40.000 ejemplares de ocho páginas en una hora. Y en mayo de 1931, tras varias ubicaciones, el diario se instaló en el paseo de la Independencia 29, donde sigue teniendo la redacción y donde tuvo también los talleres y toda la maquinaria de impresión.

A Filomeno Mayayo lo sustituyó un periodista como Manuel Casanova, que cubrió el período de la II República hasta el final de la Guerra Civil, desde 1933 a 1936. Cn el siguiente director, Pascual Martín Triep, las cosas no fueron bien: aunque la empresa lo defendió, fue destituido por orden gubernativa en 1943. Y con él fueron expulsados varios redactores más.

Aquel fue uno de los períodos más críticos de la redacción y de la empresa. Podríamos decir que fueron, de distintas maneras, los años oscuros. En 1940 había fallecido Antonio Mompeón Motos, el periodista integral y el hombre de negocios que modernizó el diario, y la censura del régimen del general Franco estaba en su apogeo. Se nombró un director recomendado por la Dirección General de Prensa, José Morales. El diario sufrió todo tipo de penalidades: censuras, sanciones, imposición inexorable de noticias en portada y en páginas interiores, escasez de papel. Con sentido de la responsabilidad y sin dar el brazo a torcer, se logró la supervivencia.

Sede de Heraldo en Villanueva de Gállego.
Sede de Heraldo en Villanueva de Gállego.
Guillermo Mestre

En 1952, el ministro de Información nombró a Antonio Bruned Mompeón (1921-2001), nieto de Antonio Mompeón Motos, de 21 años. Era el director más joven de España, y dejaría su cargo casi medio siglo después, en 2000. Rediseñó el periódico en 1988.

En el año 2000 asume la gestión la familia Yarza –Pilar y Fernando de Yarza–, se nombra un nuevo director, Guillermo Fatás Cabeza (Zaragoza, 1944), catedrático de Historia Antigua, historiador constante de Zaragoza y colaborador del medio desde los años 70, y cuenta con un nuevo socio financiero como Ibercaja. Así HERALDO perfila y redondea sus apuestas y se convierte en un solvente proyecto y en una consolidada empresa que ocupa uno de los primeros lugares en el baremo de difusión de la prensa española. En el año 2003, se consuma el proceso de transformación y modernización tecnológicas iniciado por los nuevos dueños: se erige un gran edificio en Villanueva de Gállego y se imprime en su rotativa, se pasa al formato tabloide y se publica a todo color. Y al año siguiente, se crean los premios Heraldo de Periodismo, que también destacan los perfiles sociales de los Valores Humanos. Pilar de Yarza mantiene una tradición familiar desde 1940, en la línea de Josefina de Nó, Pilar y Josefina Mompeón de Nó, y es la presidenta-editora del diario, cargo que ocupa ahora su sobrina Paloma de Yarza López-Madrazo.

HERALDO se ha posicionado siempre a favor del periodismo, sin renunciar al espíritu liberal, las convicciones monárquicas y el continuo diálogo con sus lectores. Ha sido y es una constante escuela de periodismo y de periodistas. Recobró el epíteto de ‘independiente’, que le había hurtado el franquismo, en 1976. Siempre estuvo ahí, en la batalla de la información y del respeto a los derechos humanos, ante las terribles ofensivas terroristas de ETA. Y, por supuesto, creyó, como había hecho en 1908, en la importancia estratégica de la Exposición Internacional de 2008. En ese año, Mikel Iturbe (Bilbao, 1968), integrado en el diario como director adjunto desde 2001, fue nombrado director del periódico y lleva 14 años en el cargo.

En pocos años hemos pasado de ser un periódico con 300 empleados a un grupo con más de 2.000». Se mantienen a gala principios básicos: el rigor, la independencia, la pasión de contar, la resistencia a las adversidades y la libertad.

En 2014 nace el grupo HENNEO, que integra a HERALDO -y con él a ‘20 minutos’, ‘Diario del Altoaragón’, ‘La información.com’, ‘Cinemanía’...- y muchas otras empresas como Hiberus, líder de la vanguardia tecnológica. En 2016 se crea, dentro de los Premios Heraldo de Aragón, el premio HENNEO. Fernando de Yarza López-Madrazo, presidente del grupo (su hermano Íñigo es el consejero delegado), decía hace dos años sobre la aventura en el tiempo del periódico: «HERALDO ha exportado a HENNEO sus principios. Nuestra alma es editora y al servicio de Aragón», y añadía una cifra que explica toda una metamorfosis: «En pocos años hemos pasado de ser un periódico con 300 empleados a un grupo con más de 2.000». Se mantienen a gala principios básicos: el rigor, la independencia, la pasión de contar, la resistencia a las adversidades y la libertad.

HISTORY OF HERALDO

On the 20th of September 1895, Luis Montestruc (1868-1897), a Huesca-born republican who had gathered a wealth of experience writing for the local Diario de Avisos newspaper, founded HERALDO DE ARAGÓN, honouring it with the subtitle “Independent Newspaper”. This new outlet was born during a turbulent era in Spanish politics, with the country on the precipice of losing the remaining parts of its overseas colonies.

(...)

The HERALDO has publicly lent its hand to assist with wide range of issues; in addition to providing information and fending off countless obstacles (among which are censorship and fines), it has offered continuous support to numerous humanitarian, educational, cultural, artistic and social causes.

(…)

In 2000, Pilar and Fernando de Yarza took control of the newspaper and appointed a new editor-in-chief, Guillermo Fatás Cabeza (Zaragoza, 1944) – a professor of ancient history, local historian and long-time collaborator of the newspaper since the 1970s – and secured a new financial partner in the bank Ibercaja. This permitted HERALDO to reinvent itself and become a solvent project, a consolidated company that would occupy a prestigious place in Spanish press. In 2003, the new bosses began the process of transforming and modernising the newspaper by embracing the use of new technologies, which culminated in the construction of a new printing press in Villanueva de Gállego allowing it to print its own newspapers and switch to an all-colour tabloid format.

(…)

In 2008, Mikel Iturbe (Bilbao, 1968), who had been assistant editor-in-chief since 2001, was appointed editor-in-chief of the newspaper, a position he has held for the past 14 years. Although its lines of business have multiplied over the years, at its heart it retains the mission to always practise exemplary journalism, whether reporting on current affairs in Aragón, Spain or the world.

(...)

In a special issue released in 2020 celebrating the 125th anniversary of the newspaper, the Group’s president Fernando de Yarza López-Madrazo summed up the journey that it has made over the years: “HERALDO has passed its principles on to HENNEO. In our heart we are a publishing house at the service of the Aragonese public,” going on to add a figure that best exemplifies this metamorphosis: “In a few short years we have gone from being a newspaper with 300 employees to a group with over 2,000.” And to this day it is proud to continue exhibiting its fundamental principles: rigour, independence, passionate storytelling, resistance to adversity and freedom.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión