Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

¿Bailas la bachata de Rosalía, la de Romeo, la del 'Torito' o la de Juan Luis Guerra?

El auge de este ritmo original del campo dominicano en las escuelas zaragozanas de baile latino va aparejado a la evolución del género, sin rechazar la esencia del mismo.

La catalana Rosalía, junto al cantante estadounidense The Weeknd.
La catalana Rosalía, junto al cantante estadounidense The Weeknd.
HA

No, Rosalía no ha descubierto la bachata a los grandes públicos. Esa escarapela la luce Romeo Santos, ‘dominican york’ por la gracia del Bronx, el barrio de la Gran Manzana (junto a Washington Heights en Manhattan) donde se concentra la mayoría de la población de origen quisqueyano entre el Hudson y el East River. Allá nació el grupo Aventura, desde allá despegaron al mundo en 1999 como una suerte de ‘boy band’ bachatera que alternaba el inglés y el español, electrificaba sus guitarras y generaba audiencias millonarias.

Rosalía sí ha conseguido algo grande con ‘La fama’, la dignísima pieza estrenada en noviembre pasado junto a The Weeknd e incluida ahora en ‘Motomami’, con El Guincho liderando la producción; la guitarra guía es realmente una voz procesada, pero la rítmica e instrumentación de base es totalmente académica. La inclusión de esta bachata en la apuesta plural de la catalana, que cautiva a los anglosajones de salida, ha ensanchado aún más las fronteras físicas y espirituales de esta música surgida del campo dominicano, que ha tomado diversas formas y asientos en otros territorios sin perder su esencia de puro amargue. El requinto (una variedad de guitarra) toma el mando y las líricas orientadas a la nostalgia, la desazón y como se dice popularmente en Dominicana, rajarse a dar gritos y sacar la ‘yilé’, en alusión a las cuchillas de afeitar.

Si hablamos de generación de respeto, por encima de cifras, hay que hablar de Anthony Santos, padrino de Romeo; es el mayimbe de la bachata; siendo mayimbe es un vocablo de raíz cubana que distingue al mejor en algo. A su lado, pero en diferentes niveles, emergen otros 'bachatús' de postín como el también merenguero Héctor ‘Torito’ Acosta, Frank y Luis Reyes, el prematuramente fallecido Yoskar Sarante, Joe Veras, Raulín Rodríguez, Zacarías Ferreira… todos dominicanos.

La opinión del bailarín

Alberto Jalón es madrileño y lleva casi 20 años enseñando bailes latinos en el corazón de Zaragoza; concretamente, en la sala El Sol de la calle Blancas. “La bachata es un fenómeno increíble ahora mismo en Zaragoza y en toda España, debido sobre todo a la expansión de la llamada bachata sensual, de aparición reciente y que se emparenta con el bolero, la balada o el reguetón suave; la tradicional, originaria de República Dominicana, sigue los mismos patrones rítmicos, pero es otra cosa, definitivamente”.

De Dominicana también es Juan Luis Guerra, el responsable de la deriva ‘rosa’ de la bachata a finales de los 80 y principios de los 90, con el trabajo previo de Víctor Víctor y su ‘Mesita de noche’ en esta versión dulce del ritmo. Guerra es un músico muy completo. En 1982 se graduó en el prestigioso Berklee College of Music de Boston (donde estudia ahora la zaragozana Mar Giménez Marín) en composición de jazz, y es un guitarrista consumado que conoce de pe a pa el repertorio de los Beatles. Aunque también es muy conocido por el merengue, la reinterpretación de la bachata le distinguió entre sus pares, así como su capacidad para asimilar las enseñanzas de los llamados maestros del campo o de artistas inclasificables como Luis Días., capaz de mezclar en una misma pieza la bachata, el rock, el merengue o una salve criolla.

Juan Luis Guerra suele arrasar en los Latin Grammy; en la imagen, su última cosecha, este año.
Juan Luis Guerra suele arrasar en los Latin Grammy; en la imagen, su última cosecha, este año.
HA

Jalón es salsero de corazón, pero asiste con satisfacción a esta eclosión bachatera. “La bachata sensual tiene una particularidad musical: hay más partes de la canción sin percusión, y en esos interines se ejecutan movimientos más intensos. De hecho, se mezcla el baile contemporáneo y la bachata en cada compás. En esos momentos no percusivos, en los que todo es armónico, se hacen las figuras y ondas corporales más sensuales de cara a la pareja, y se reduce la distancias entre los dos bailarines. Las hay rápidas, a 135 beats por minuto, y lentas, a 100, más o menos apropiadas para los movimientos que quiera ejecutar la pareja que baila. Antes venían muchísimas mujeres a la clase y pocos hombres, pero ahora la cosa se está igualando”.

Alberto Jalón, profesor de bailes latinos en El Sol.
Alberto Jalón, profesor de bailes latinos en El Sol.
HA

Los puristas y la vis moderna

El profesor de El Sol bromea con el asunto del purismo. “Pasa en todas las músicas cuando llega una evolución y hay quien lo califica de involución: muchos dominicanos te dirán de la deriva sensual que eso no es bachata, que es otra cosa; a los puristas les seguirá gustando el Luis Miguel del Amargue, que ha venido mucho por aquí. El Chaval de la Bachata, por ejemplo, viene a tocar este junio a Zaragoza. A mí el que más me gusta de todos es Héctor 'El Torito' Acosta, también merenguero con La Toros Band, y bolerista. Su canción ''Si estuvieras aquí' me emociona muchísimo. Pero vaya, si viene Romeo Santos a actuar a Zaragoza, aunque su voz no sea de mis favoritas, también compro la entrada”.

Alberto Jalón opina que “el baile está pasando a ser un estilo de vida para mucha gente, sobre todo aquellos que no lo habían probado nunca y empiezan con veintimuchos o más de treinta; cuando les da la fiebre de verdad, casi les molesta quedar con los que no bailan. La verdad, recomiendo probar con la salsa: al que le gusta la música latina le suele encantar la salsa, es más completa musicalmente, más dinámica. Ahora mismo, eso sí, en una sala de baile la gente se queja porque duran demasiado. Lo que pasa es que si aprendes a bailar bien salsa, aprenderás bachata con facilidad. Al revés no es tan cierto, y no lo digo por menosprecio, es cuestión de coordinación y ritmo. Pero vaya, si te gusta la kizomba, aunque de latina tenga poco por venir de África, también la enseñamos. Lo importante es disfrutar bailando, y sabiendo se disfruta más”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión