Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El tenor Bernabé Martí recibe el último adiós en su pueblo natal, Villarroya de la Sierra

Los dos hijos que tuvo con Montserrat Caballé, amigos, familiares y vecinos, han estado presentes en la despedida.

Los restos mortales del tenor Bernabé Martí, a su llegada a la iglesia de San Pedro Apóstol
Los restos mortales del tenor Bernabé Martí, a su llegada a la iglesia de San Pedro Apóstol
MACIPE

El tenor Bernabé Martí ha sido enterrado este lunes en la localidad zaragozana de Villarroya de la Sierra, en la comarca Comunidad de Calatayud, de donde era natural. Antes de las 11.30, el coche fúnebre que portaba el féretro desde Barcelona ha llegado a las puertas de la iglesia de San Pedro Apóstol, donde esperaban los dos hijos que tuvo con Montserrat Caballé -Bernabé y Montserrat- junto a más familiares, amigos y vecinos del municipio que se acercaron hasta el templo a pesar de la persistente lluvia que descargó sobre la zona durante la jornada.

En el funeral, entre las decenas de personas que llenaron la nave central, se encontraban la mezzosoprano Beatriz Gimeno, el cantador de jotas y tenor Nacho del Río y el pianista y director del Auditorio de Zaragoza, Miguel Ángel Tapia. Durante la ceremonia, el propio Tapia fue el encargado de tocar el órgano para el ‘Ave Marií’ de Schubert con voz de Gimeno y el ‘Panis Angelicus’ en dúo con Del Río. También estuvo presente la pianista Mari Cruz Soriano. Una nieta, Daniela, tomó la palabra para recordar a su abuelo.

Posteriormente, los restos fueron conducidos al cementerio municipal, donde descansarán junto a los de los padres del cantante, que falleció el pasado viernes a los 93 años en la Ciudad Condal. "Ha sido una despedida muy bonita y emotiva para una persona que merece ser recordada y apreciada, especialmente en su tierra", decía Paco García Salcedo, de la Fundación Casa de los Alcaínes, que ha promovido un museo en la localidad natal.

"Queremos mantener su recuerdo vivo y fomentar el reconocimiento a su figura, que no ocurra aquello de olvidar a los que tanto han hecho y manteniendo sus raíces", insistía García. Lo más inmediato será la representación, en junio, de ‘Madama Butterfly’, de Puccini. "La teníamos prevista ya con mucho tiempo de antelación, pero la pandemia lo ha impedido todo, incluso que Bernabé pudiera haber visto la inauguración, aunque sí tenía fotos", recordaba García Salcedo.

Para el alcalde, Eugenio Torrubia, Martí fue el mejor embajador de la localidad. "Siempre ha llevado a su pueblo en el corazón, estaba orgulloso. Nunca ha dejado de visitarlo, hasta compró tierras y venía una vez al mes hasta que la salud se lo ha impedido. Era muy humilde y de hablar con todo el mundo", apuntó.

Una persona muy querida

En las calles de Villarroya, algunos vecinos, como Isabel Vera, incidían en que "la gente lo apreciaba mucho y él quería mucho a su pueblo". "Tenía una hermana en la residencia y más familia, y siempre han tenido y mantenido vínculo aquí", explicaba esa vecina cerca del quiosco musical que mira frente a frente la portada de la iglesia parroquial.

"Era muy bueno y una gran persona. Recuerdo cuando le hicieron el homenaje, hace ya más de 30 años, y no se ha visto otra igual", rememoraba. Se refiere al acto que tuvo lugar en agosto de 1989 en el que el Ayuntamiento le entregó una placa con su nombramiento como hijo predilecto y se le dedicó la calle en la que se encuentra su casa natal. "Participaba en la cofradía del Cristo y siempre que pudo estuvo aquí", valoraba Vela.

Al igual que ella, Ángeles Pérez, también vecina, recordaba la figura de Bernabé Martínez Remacha. "Era buen amigo de mi padre y se acordaba mucho de cuando, en una finca que tenemos cerca de una chopera, se iban a comer una paella".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión