Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

TEBEOS. ARTES & LETRAS

60 autores de cómic rinden homenaje a Goya en Zaragoza

Los Depósitos del Pignatelli acogen una exposición en la que dibujantes muy distintos se aproximan al pintor de Fuendetodos en su 275 aniversario

Una de las mujeres que ha dibujado Luis Royo.
Una de las mujeres que ha dibujado Luis Royo.
Luis Royo.

Los antiguos depósitos del Pignatelli recogen el homenaje que el mundo del cómic rinde a Goya. 60 autores de cómic se reconocen influenciados por el de Fuendetodos, entre ellos Miguelanxo Prado, Marta Martínez, Max, Rodrigo Zayas, ATA, Forges, Javirroyo, Ester de la Piedra, Irene Márquez o Carmen González.

Se destapan cameos de sus 'Caprichos', de sus Pinturas negras o de 'Los desastres de la guerra', en innumerables viñetas. Su vida y obra ha dado lugar a historias plasmadas en formato cómic, unas rigurosas, otras divulgativas, algunas fantásticas. Se exponen además diversas recreaciones del prohombre, uno de los aragoneses más reconocidos y aclamados de nuestra historia.

“La muestra indaga en el Goya más oscuro, más lúcido y más crítico. Aquel que, inmisericorde, retrata el horror de la guerra, la pobreza de espíritu de la plebe, la avaricia de los burgueses o el esnobismo de la nobleza. Goya critica con saña al Antiguo Régimen, pero no es tan ingenuo como para no hacer lo propio también con la Ilustración”, dice Juan Royo Abenia, comisario.

Es una hipótesis contrastada que Goya fue precursor de géneros (cómic, humor gráfico, fotoperiodismo) y estilos (surrealismo). Si a ello le añadimos su certera y lúcida visión de la realidad social y su valiente y desgarradora denuncia activa nos encontramos con un referente de plena actualidad, en un mundo cambiante que requiere de visiones alternativas frente a los tópicos y lugares comunes que acechan la realidad para manipularla.

Es una hipótesis contrastada que Goya fue precursor de géneros (cómic, humor gráfico, fotoperiodismo) y estilos (surrealismo)

“Goya abrió el camino a la modernidad, en particular con su obra de madurez; no tanto, que también, por la libre pincelada de esa obra tardía, que auguraba caminos pictóricos que luego se definirían, sino por su innovadora concepción espacial, anunciadora de nuestro lenguaje contemporáneo”, dice Raúl.

La obra de Fran Galán.
Detalle de la obra goyesca de Fran Galán.
Fran Galán.

La muestra se divide en un prólogo, cinco secciones ('Retrato', 'España misteriosa', 'Mujeres goyescas', 'Tauromaquia', 'La guerra y pinturas negras') para finalizar con un apoteósico funko de 3 metros obra de Bernal, que sin duda será el lugar elegido por los visitantes para inmortalizar su presencia en la exposición.

La captura del bandido Maragato por fray Pedro de Zaldivia de Goya (1806) ejerce la función de prólogo. Esta aleluya funciona como viñetas de un cómic en las que el famoso ladrón trata de robar los zapatos al frailee Fray Pedro de Zaldivia pero éste forcejea, le arrebata el rifle, lo descerraja, le golpea con la culata y consigue apresarle. Las aleluyas serán el precedente del tebeo como cultura popular.

A continuación, se muestran retratos de Goya -personaje de cómic en sí mismo- muchos hechos de propio para esta exposición por diferentes autores. A pesar de los diferentes estilos de cada artista, todos reflejan la recia personalidad del de Fuendetodos. Su parecido físico con el famoso superhéroe de Marvel, Lobezno (Wolverine) se antoja mucho más que una mera coincidencia.

La España misteriosa es la primera parada en este viaje por su retrato singular, incisivo, inmisericorde y mordaz de la realidad de una España conmocionada por la revolución de la vecina Francia. Como en un lujoso fanzine, la autoedición de las estampas grabadas al aguafuerte que componen sus caprichos, democratiza su arte y la eleva al rango de cultura popular.

Goya también retrató a reinas y sirvientas, aristócratas y burguesas, guerrilleras y labriegas, mozas y adultas. Siempre desde la elegancia, el respeto y la admiración es un claro precedente del feminismo: la mujer adquiere protagonismo y respeto. Las mujeres de Carmen González, Marta Martínez, Marta Alonso, Miguelanxo Prado o Luis Royo se reconocen deudoras de las mujeres goyescas en tatuajes, posturas y referencias. La maja de Ioanes Ennsis dibujada a bolígrafo bic de color azul es una muestra de virtuosismo y devoción por Goya.

Las mujeres de Carmen González, Marta Martínez, Marta Alonso, Miguelanxo Prado o Luis Royo se reconocen deudoras de las mujeres goyescas en tatuajes, posturas y referencias

La gran pasión de Goya fueron los toros y su lidia, ya fueran festejos populares y novilladas ( ‘Los toros de Burdeos’) o corridas profesionales ( ‘La tauromaquia’). El quiso ser torero, pero reconoció que se le daba mejor dibujarlos por los que se centró en sus habilidades. Se codeó y disfrutó con la flor y nata del ambiente taurino de la época. Especial homenaje es el que le hace Miguel Fuster, uno de los mejores dibujantes de cómic de España en los años setenta y que cayó en la indigencia durante quince años. En esa época financiaba los cartones de vino que eran su único sustento vendiendo cuadros de toros y flamencas a los turistas en Barcelona. David Vela reinterpreta el autorretrato de Goya vestido de torero incorporando diferentes caprichos que emergen de su caballete.

Los desastres de la guerra evitan banderas, pendones y honores ante tamaña barbarie de franceses y españoles. La crueldad del ser humano se escenifica en el ojo por ojo, mientras la violencia se desata en el campo de batalla. Fernando Monzón y Enrique Mendoza incorporan muchos desastres de Goya en viñetas que beben también del manga japonés y de la línea clara de la bd francobelga. Luis Royo retrata a la Agustina goyesca en su personaje de Luz, transforma la Zaragoza arrasada de Los Sitios en el Nueva York del tenebroso Malefic Time y a los franceses en demonios y brujos. 

Forges moderniza los fusilamientos de mayo con su característico toque de humor no exento de sarcasmo somarda.

Los muros de la Quinta del Sordo albergarán las pinturas más oscuras del alma de Goya. El resentimiento, la enfermedad y la tristeza se reflejan en el duelo a garrotazos de dos villanos o en el Saturno devora a sus hijos recién nacidos de su mujer por temor a ser destronado por ellos. Todo queda distorsionado: gestos, posturas, actitudes, luces, sombras, recovecos, manchas, rostros… en un intenso y emocionante clímax artístico que encumbra su genialidad. 

Los muros de la Quinta del Sordo albergarán las pinturas más oscuras del alma de Goya. El resentimiento, la enfermedad y la tristeza se reflejan en el duelo a garrotazos de dos villanos o en el Saturno devora a sus hijos recién nacidos de su mujer por temor a ser destronado por ellos

“La manipulación de marionetas requiere gran destreza para que no se aprecien los movimientos del titiritero y la función dramática resulte creíble. Al desorbitado enfrentamiento fraticida que pretenden hacernos interpretar en estos días, a pesar de sus imaginativas técnicas, le falta calidad en la ejecución, se ven los hilos, las varillas y las manos enguantadas agitando desde abajo al personal para convertirlos en parte de una trama que solo favorece a los dueños de este teatro de títeres”, dice ATA.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión