Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

la memoria de goya en aragón / 4

Las casas de Goya en Zaragoza: invitación a crear una ruta cultural

José Luis Ona documentó todas las viviendas que el pintor, de alquiler en alquiler, habitó en la ciudad. Su trabajo inspiraría fácilmente un recorrido turístico.

La última casa que habitó Goya siendo vecino de Zaragoza tenía la bodega en los antiguos baños judíos de la ciudad que se han conservado hasta nuestros días.
La última casa que habitó Goya siendo vecino de Zaragoza tenía la bodega en los antiguos baños judíos de la ciudad que se han conservado hasta nuestros días.
Guillermo Mestre

Hace ya casi un cuarto de siglo que la Institución Fernando el Católico publicó ‘Goya y su familia en Zaragoza’, libro en el que el arqueólogo e historiador José Luis Ona arrojaba mucha luz sobre los años del artista menos estudiados: los de su infancia y juventud en la capital aragonesa. Allí estaban detalladas, por ejemplo, todas las casas que habitó en la ciudad. Había una evidente ocasión para idear, a partir de la información contenida en aquel volumen, un recorrido turístico y cultural que siguiera los primeros pasos del pintor.

La oportunidad no ha sido aprovechada. «Es una opción para que tanto los propios zaragozanos como los turistas pudieran recorrer la biografía zaragozana de Goya. Y sigue pendiente; no se han señalizado ni las casas de las que quedan restos ni aquellas ahora ocupadas por otros edificios. La información está a disposición de cualquier ayuntamiento sensible», dice Ona, quien define este trabajo y otros como los que, por ejemplo, ha llevado a cabo en Fuendetodos como «mi labor de marcar biográficamente la obra de Goya».

La posible ruta zaragozana incluiría diez hitos. Empezando por la ahora levantada plaza de Salamero, donde estaba la casa en la que nacieron los cinco hermanos de Francisco de Goya y en la que él (que llegó al mundo en Fuendetodos porque este edificio estaba en reformas) pasó la mayor parte de su infancia, desde que tenía unas semanas y hasta 1757. Fue derribada en 1946 (¡año en el que se conmemoraba el 200 aniversario del nacimiento del artista!). Las obras actuales en Salamero facilitarían la excavación y estudio de la bodega, que sí ha resistido prácticamente intacta.

El recorrido seguiría por la plaza de San Pedro Nolasco, 3-4, y Alfonso I, 7-15. Luego estarían Coso, 132; Heroísmo, 3, y plaza de San Miguel, 4, el único edificio que permanece en pie. Mientras Goya estuvo en Italia, su familia vivió en Heroísmo, 49, y es posible que él también pasara allí algún tiempo. Luego estarían la esquina de las calles de Lacadena y Antonio Agustín; Coso, 128, y Alfonso I, 2. ¿Por qué tantas casas de Goya? «Porque, una vez que pierden la primera, que era la de su propiedad, no les queda otra que acudir al mercado del alquiler, y este era muy volátil. La familia dependía de su capacidad económica en cada momento. Goya pasa muchas penurias yendo de casa en casa. Este tipo de cosas marcan su carácter y, al final, también su obra», explica José Luis Ona.

Insiste el historiador: «El rastro físico de la vida de Goya en Zaragoza no ha desaparecido totalmente. Solo falta la voluntad política de plasmarlo en una ruta. No hay excusa para no enlazar permanentemente su biografía con la ciudad de Zaragoza».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión