Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

cine

La alfombra roja de los Feroz, marcada por la sobriedad y la elegancia

El negro predominó en una pasarela en la que el cine español se reencontró con el glamour.

Después de la alfombra roja de los Globos de Oro, atípica, corta y en gran parte virtual, había ganas de ver cómo la organización de los Premios Feroz resolvía una difícil papeleta en tiempos de pandemia. Y más teniendo en cuenta que, a diferencia de los galardones anglosajones y los Goya, que se entregarán el próximo 6 de marzo, a la ceremonia de este martes acudían también los nominados. Por el Hotel VP Plaza España Design de Madrid desfiló la plana mayor del cine español, en una pasarela sobria y elegante, en la que predominó el negro.

De negro iba, por ejemplo, Pilar Castro, la anfitriona y maestra de ceremonias. Ataviada con un elegante vestido de Pronovias con un volante blanco coronando el escote, joyas de Isidoro Hernández y zapatos de la firma Mascaró y la melena recogida en una larga coleta. "Hay que apoyar la cultura, que nos ha salvado mucho este año", afirmaba la presentadora, que alabó el guion escrito por Isa Calderón y Lucía Lijtmaer, "más amable y mucho más divertido" que el de otros años. La protagonista de 'Ane', Patricia López Arnaiz, "muy nerviosa" apostaba también por un traje negro, con una camisa blanca aflamencada. "No podíamos soñar con esto, pero creo que Donosti y Málaga ya hicieron que la gente se fijara en ella", apuntaba antes de saber que había ganado el premio.

La actriz Candela Peña
La actriz Candela Peña
Mariscal/EFE

De verde "esperanza" iba Candela Peña, que acudió a la gala con un vestido corto de Jorge Redondo, que lucía un gran lazo en el hombro porque "soy un regalo", diría la protagonista de 'La boda de Rosa'. Por el verde también apostó Paco León, con un traje de Gucci de tres piezas, de estilo setentero, con pantalones acampanados. "Nunca digo que no a los Feroz", admitía el actor y director, al que ayer le tocaba entregar premio. "Son una oportunidad de pasarlo bien, aunque sea jugando al quién es quién detrás de la mascarilla toda la noche", sostenía divertido. De las más elegantes y diferentes iba Macarena Gómez, que optó por un vestido de Teresa Helbig, de estilo japonés, con un color rojo apagado, con hombreras, y un cisne blanco estampado en el pecho.

Más discreta iba Verónica Echegui, una de las actrices laureadas de la noche. La intérprete llevaba un vestido con transparencias y estampado de margaritas de Dior y joyas de Tous. A varios metros de ella, los que marca la distancia de seguridad, posaba Milena Smit, con el look más rompedor de la noche, de la firma Jean Paul Gautier: una suerte de corpiño plateado del que surgían largas plumas negras y el pelo recogido en dos moños simétricos. Macarena Gómez, por su parte, optó por un vestido de estilo japonés, de color rojo, con hombreras y un ave estampada en blanco con una mascarilla a juego.

Entre los hombres, la mayor parte apostó por el traje negro. Así lo hizo Jorge Sanz, con camisa y hasta corbata negras, que defendió la "libertad de expresión", por aquello de que le tocaba entregar el premio honorífico a Victoria Abril. "Ha hecho siempre lo que ha querido, como ha querido y cuando ha querido, hasta convertirse en una diva porque puede, es única e irrepetible", defendía. Clásico iba también Javier Fesser, de traje y con camisa blanca, que se mostraba "feliz por salir de casa y ver a los amigos". Guillermo Toledo, también de traje, reconocía estar «muy feliz después de tanto tiempo». El actor, que no recibía ninguna nominación desde 2005, decía que le preocupaba más «el metro abarrotado por las mañanas, que el cine y el teatro donde se guardan las distancias».

Con abrigo largo y jersey de cuello largo de Pedro del Hierro se presentaba Javier Cámara, que decía entre risas que de los Feroz solo espera "cuchilladas porque la prensa está harta de los nominados y de los egos". Mario Casas, que acudió a la ceremonia con un traje de Bere Casillas, con camisa blanca y tirantes, agradecía el apoyo de la prensa en su carrera.

Sorprendentes

Sin duda, dos de los conjuntos que más llamaron la atención fueron los de Samantha Hudson y Esty Quesada. La primera lucía piernas de escándalo con sus shorts, las botas altas de tacón, las medias de rejilla, un top y una suerte de boa confeccionada en pelo, impaciente por tomar un bloody mary una fiesta donde, se acababa de enterar, no sirvieron alcohol.

Esty Quesada, más conocida como la youtuber Soy Una Pringada, iba con un vestido negro, de "muerta victoriana", decía, con un rosario al cuello y el pelo recogido en dos coletas rosas. "Pensaba que me estaban tomando el pelo", pensó cuando la invitaron a la gala.

 La cinta "Las niñas" de Pilar Palomero y la serie "Antidisturbios" de Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña recibieron este martes el reconocimiento a mejor serie y mejor película en la octava edición de los Premios Feroz, en una ceremonia en la que una Victoria Abril arrepentida recogió el Premio de Honor a su trayectoria.  
EFE
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión