Despliega el menú
Ocio y Cultura

120 años de sender. artes Y letras

El Espacio Sender en Huesca: fotografías, cartas, cuadros y un tónico medicinal

Una exposición permanente en el Instituto de Estudios Altoaragoneses: el mundo íntimo y el mundo literario del autor de 'Crónicas del alba'

120 años de Sender.
Partida de defunción de Amparo Barayón, primera esposa. P. S.
Pablo Segura.

Dos pequeñas salas del Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA), en Huesca, configuran el Espacio Sender, donde desde 2003 se muestran una exposición permanente de libros, fotos, óleos, cartas, manuscritos y objetos personales del autor nacido en Chalamera donados por familiares y amigos del escritor.

Todo ello forma parte del Centro de Estudios Senderianos (CES) del IEA, principal foco de información e investigación sobre el escritor aragonés y que cuenta con una completa y especializada biblioteca y una extensa red de especialistas. Además, publica ediciones críticas de títulos del autor y estudios monográficos sobre su obra, dota económicamente proyectos de investigación y ha organizado dos congresos internacionales en torno a su figura y su obra.

Entre los objetos que llegan desde distintas partes del mundo hay infinidad de fotografías, muchas familiares, otras de estudio y algunas de sus visitas a Huesca y Zaragoza en 1974 y 1976. En ellas aparece con hermanos, sus sucesivas esposas (se casó tres veces) amigos o autoridades. También hay cartas, muchas cartas. La mayoría son misivas recibidas por él hasta 1982, año de su muerte. Como el resto de los documentos, están catalogadas y digitalizadas pero no se pueden consultar a través de la web y sin un permiso especial. Todavía no han pasado los años correspondientes a la propiedad intelectual y en ellas se habla de sentimientos y acciones que pueden afectar a gente que está viva.

sender   3 - 2 - 21 foto pablo segurafo[[[FOTOGRAFOS]]]
Sender fue un gran aficionado a la pintura y pintó un buen puñado de cuadros.
Pablo Segura.

Bajo el cristal de una vitrina se puede ver el manuscrito de ‘Monte Odina’. Es una novela editada en 1980 vinculada a la juventud de Ramón J. Sender. Cuando tenía 20 años recibió de Francisco Laguna, amigo y dueño de la finca así denominada, el encargo de organizar una biblioteca para la casa que iba a restaurar. Este y otros planes se truncaron con la Guerra Civil. El volumen, donado por la familia del escritor, contiene textos escritos a mano y mecanografiados, así como recortes de periódicos, anotaciones en los márgenes...

En este espacio se halla también la primera edición de ‘Imán’, novela con la que debutó el altoaragonés en 1930. Aunque en fotocopias, se cuenta también con la primera impresión de ‘Mosén Millán’, publicada en México en 1953 y que después se llamó ‘Réquiem por un campesino español’. Tampoco se ha podido comprar la primera edición de ‘Los cinco libros de Ariadna’ (1957), pero sí hay varias de la entrañable ‘Crónicas del alba’.

En los expositores también puede verse la tarjeta de identificación del Departamento de Migración en México, de septiembre de 1939, ya que Ramón J. Sender vivió 37 años en España y 43 en el exilio, primero en Francia y después en México y Estados Unidos). Igualmente, forma parte de este fondo la Medalla de la Universidad de Zaragoza concedida al escritor y el Diploma de la Universidad de Los Ángeles. En solitario luce el lazo de Isabel la Católica que le otorgó el rey Juan Carlos en 1980.

Desde su casa de San Diego llegaron una mesa y una silla de líneas sencillas, así como una colección de libros y un frasco de tónico medicinal para los bronquios apenas utilizado (Sender padecía asma). Entre sus objetos personales viajaron incluso unos tirantes y un reloj.

Sobre las paredes del Espacio Sender cuelgan numerosos cuadros propios, porque al autor de Chalamera también le gustaba pintar. Hay autorretratos y paisajes imposibles. Aquí se guarda el libro-catálogo de la exposición de pintura que hizo en la galería Multitud en Madrid en 1975.

En una carpeta azul hay numerosos recortes de periódicos de Nueva York, donde el escritor colaboraba con artículos que, en su mayoría, corresponden a críticas literarias. Las donaciones son constantes. La última ha sido una foto de Sender sentado junto al ibón de Plan con algunos amigos como Ricardo Compairé.

En el último año, por la pandemia, se han reducido las visitas a este espacio, que está abierto desde las 9.00 a las 14.00 de lunes a viernes y los miércoles, además, de 17.00 a 20.00.

Etiquetas
Comentarios