Despliega el menú
Ocio y Cultura

La pandemia no frena la campaña de excavaciones en Los Bañales

Los trabajos en el yacimiento se adaptan a las medidas dictadas por el Gobierno para posibilitar el desarrollo de la actividad arqueológica durante este verano.

La pandemia no frena la campaña de excavaciones en Los Bañales
La pandemia no frena la campaña de excavaciones en Los Bañales
Fundación Uncastillo

La campaña de excavaciones en el yacimiento de Los Bañales, que ya va por su decimosegunda edición, ha comenzado este año un poco más tarde de lo habitual. Desde el pasado día 18, Juan José Bienes, arqueólogo director técnico del proyecto y dos operarios contratados, Pedro Ultra y Fernando Casado, iniciaron los primeros trabajos tras más de dos meses sin que nadie pudiera acceder al lugar debido a las medidas de confinamiento decretadas por la alerta sanitaria. “Solíamos empezar hacia mediados de abril, pero este año no pudo ser antes y además necesitábamos el permiso de la Dirección General de Patrimonio, que por la paralización de los procedimientos administrativos tardó un poquito más, aunque la rapidez en la atención ha sido ejemplar”, resalta Javier Andreu, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Navarra y director del proyecto arqueológico de Los Bañales.

“La primera semana se nos ha ido prácticamente en limpiar el yacimiento de toda la maleza que había crecido en una primavera que ha sido muy lluviosa y en unos meses en que absolutamente nadie pisó el yacimiento”, añade. Estos meses, entre marzo y mayo, son los que más visitas registra el lugar: entre 1.500 y 2.000 visitantes de los alrededor de 4.000 que pasan al año por Los Bañales. “Teníamos un montón de grupos, de colegios y asociaciones, concertados para ese periodo y obviamente hubo que suspenderlos todos”, cuenta Andreu.

En los labores de retirada de las malas hierbas también han colaborado las brigadas municipales de los ayuntamientos de Layana y Uncastillo, un actuación necesaria para poner a tono el yacimiento, no solo por el efecto estético, sino porque según por dónde se cuele la vegetación puede acabar dañando algunos de los muros y estructuras.

La pandemia no frena la campaña de excavaciones en el yacimiento Los Bañales
La pandemia no frena la campaña de excavaciones en el yacimiento Los Bañales
Fundación Uncastillo

Durante este última semana ya han transcurrido los primeros trabajos propiamente arqueológicos y al mismo tiempo continúa el reclutamiento de los estudiantes que participarán en la campaña que dará comienzo el 28 de junio y finalizará el 26 de julio. “Aunque este año hemos recibido solicitudes de Francia, Portugal e Italia, en principio, las hemos desechado. Ahora, con el cambio de política del Gobierno y la posible apertura de fronteras reconsideramos alguna de ellas, que resolveremos en los próximos días. Pero lo que sí vamos a hacer es reducir el tamaño de los grupos, explica el director del proyecto arqueológico.

De los 40 estudiantes, 20 por tanda, que suele participar cada año se pasará a unos 25 como máximo. Además, en el proceso de selección se busca que exista una componente de confiabilidad en los estudiantes, alumnos que conocen el proyecto o están familiarizados con él, y algunos que pertenecen a la comarca. “Este año vamos a tener estudiantes de la Universidad de Zaragoza que provienen de Uncastillo, Ejea de los Caballeros o Tauste”, avanza.

Las Universidades de procedencia de los estudiantes (a espera de que se confirmen las becas) serán: Universidad de Zaragoza (con alumnos procedentes de Cinco Villas, Comarca de Zaragoza y Somontano de Barbastro), Autónoma de Madrid, Complutense de Madrid, UNED, Universidad de Murcia, San Pablo CEU, Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Universidad de Navarra (con varios alumnos del Diploma de Arqueología que ofrece la Facultad de Filosofía y Letras). En total, se han recibido unas 150 solicitudes para alrededor de 28 estudiantes que serán becados.

Semana de puertas abiertas

También va a ser decisivo el esfuerzo de los ayuntamientos de Uncastillo y de Biota, que posibilitan junto a la comarca dispersar a los alumnos en las habitaciones de los albergues donde se alojen para respetar las recomendaciones. Además, se está elaborando un protocolo de normas para la campaña de excavaciones, como no centrar a muchas personas en determinados sectores o mantener la distancia recomendada, entre otras.

Este año, la jornada de puertas abiertas, que a la que asistían hasta 1.000 personas, no podrá celebrarse. “Siguiendo las indicaciones del Gobierno con respecto a los sitios patrimoniales vamos a intentar que se transforme en una semana de puertas abiertas, el 20 y el 26 de julio, con cita previa y recibiendo pequeños grupos de 30-40 personas con un par de turnos al día, para no perder esa dimensión social que creo que es muy característica de Los Bañales”, avanza Andreu.

“En nuestra apuesta por salvar la campaña ha pensado mucho en lo mal que lo ha pasado el territorio de las Cinco Villas a efectos turísticos: restaurantes que no han facturado, establecimiento y hostelería que tampoco. Hemos visto en la excavación una oportunidad de darles vida durante esas cuatro semanas que estamos allí, cuando se genera un cierto flujo económico que de no mantenerlo sería terrible para una comarca que tiene en el turismo, estratégica y acertadamente, un polo de desarrollo”, afirma.

La pandemia no frena la campaña de excavaciones en Los Bañales
La pandemia no frena la campaña de excavaciones en Los Bañales
Fundación Uncastillo

Este año se va a prescindir de intervenir en zonas que impliquen concentrar a los estudiantes y el equipo en sondeos muy minuciosos. Esto lleva a cancelar la excavación en la domus, un espacio en el que se lleva trabajando en estos últimos años, aunque sí se va a mantener una labor de restauración consistente en una extracción de fragmentos de pintura mural que aparecieron en una de las habitaciones. Este cometido corre a cargo de la restauradora Miriam Tomás que contará con la ayuda de uno o dos estudiantes en el proceso de engasado y retirada de las pinturas de la que pudo ser la habitación principal.

Los trabajos también se desarrollarán en la zona más estrictamente norte del yacimiento para ir delimitando en extensión las estructuras que ya en una primera labor de sondeo se localizaron el año pasado, donde aparecieron dos cubetas con marcas excavadas en la roca, unos depósitos que sugieren que se trata de un centro de producción, aunque no se sabe a ciencia cierta de qué (aceite u otra sustancia).

“El planteamiento de esta campaña se centra en la restauración de la domus que, una vez retirados los lienzos de pintura mural, nos va a permitir ver una habitación sellada por el propio derrumbe de las pinturas, lo que históricamente también es muy interesante por los materiales que fechen el momento del abandono de esa vivienda aristocrática. Por otra parte, tras avanzar en el conocimiento de esa parte productiva que es más monumental, quizá, y que históricamente es muy interesante. Desde el primer año, seguimos preguntándonos dos cosas: el nombre de la ciudad y de qué vivían. Es decir, qué explica la presencia de Los Bañales y el impacto que tiene económicamente en el territorio en época romana. Quizá esas cubetas y el centro productivo que se genera alrededor y que parece que pronto se abandona y cambia de función nos puedan dar una pequeña pista”, concluye el director del proyecto arqueológico.

Etiquetas
Comentarios