Despliega el menú
Ocio y Cultura

espectáculos

Las orquestas de verbenas, sin trabajo por la pandemia

Algunos grupos intentan reconvertir sus canciones de baile en espectáculos musicales para espectadores sentados.

Una de las últimas actuaciones, en marzo pasado, del grupo Fórmula Show.
Una de las últimas actuaciones, en marzo pasado, del grupo Fórmula Show.
R. S.

Mucho se ha hablado de las grandes afecciones de la pandemia provocada por el coronavirus en el sector de los espectáculos musicales, sobre todo en lo referente a conciertos de destacadas figuras y en las grandes y pequeñas salas de conciertos. Pero hay otro ámbito mucho menos mediático en el que la covid-19 ha arrasado todas las actuaciones desde principios de marzo, dejando un futuro más que incierto: el de las orquestas y grupos dedicados a la música de verbenas en las fiestas de pueblos y ciudades.

Desde que se declaró el estado de alarma, estos grupos han visto suspendidas todas las actuaciones programadas para la primavera y las previsiones son que se cancelen las que tenían ya firmadas para buena parte del verano, periodo en el que se registra una mayor actividad en el sector. Los empresarios y trabajadores están desolados al venirse abajo su medio de vida, del que dependen miles de familias en toda España.

"Estamos trabajando sin parar, ensayando y preparando materiales y giras, durante todo el invierno, para llevar nuestro espectáculo a todas las fiestas de los pueblos y ciudades y ahora nos hemos quedado sin trabajo", señala el barbastrense Santiago Chicharro, técnico con una larga trayectoria controlando las mesas de sonido de grupos orquestales y que ahora trabaja en Miami Show.

"Hay una gran cantidad de profesionales dedicados a esto: músicos, técnicos, transportistas, mánagers... En mi grupo somos 22 personas, o sea, un total de 22 familias que viven gracias a este trabajo. Si se multiplica estas familias por el número de orquestas que hay en toda España, calculo que hay más de medio millón de personas que se están quedando sin ingresos con la suspensión de las fiestas", añade Chicharro, quien pide la comprensión de los ayuntamientos para que intenten, en lo posible, evitar la cancelación de los festejos este verano. "Es nuestro trabajo y además, aunque sea una semana o unos días, nosotros somos parte de también de esos pueblos a los que llevamos el espectáculo".

Por último, también pide a las grandes figuras de la música, a intérpretes y compositores, que no se olviden de estos miles de trabajadores que a pie de obra, en los escenarios de los pueblos, contribuyen a difundir esas canciones de éxito cada temporada y a que cobren los correspondientes derechos de autor porque las orquestas rellenan religiosamente la ‘hoja de autores’ cuando hacen cada actuación.

La Orquesta Oasis Musical, en una actuación en un pabellón durante los últimos carnavales.
La Orquesta Oasis Musical, en una actuación en un pabellón durante los últimos carnavales.
O. M.

Raúl Sierra, músico, además de empresario del grupo zaragozano Fórmula Show y mánager de Oasis Musical, comparte el mismo estado de pesimismo expresado por Chicharro, ya que la crisis sanitaria ha llegado en el momento en que empezaba la temporada alta para estos grupos y orquestas, dado que en los meses de verano se concentran el 80% de las actuaciones que hacen a lo largo del año.

Así, sus conjuntos ya se han visto afectados, por ejemplo, por la suspensión de bailes y verbenas en las fiestas de las fallas valencianas y en otros festejos que debían haberse desarrollado en localidades aragonesas con ocasión de la festividad de San Jorge. "Este 2020 se presentaba como uno de los mejores de los últimos años y se está yendo al garete", se lamenta Sierra, quien señala que la inmensa mayoría de los músicos y personal auxiliar de los grupos viven exclusivamente de este trabajo. Podrán recibir las ayudas aprobadas por el Gobierno quienes estén acogidos al Régimen General de Artistas en espectáculos públicos y cobrarán en función de los bolos que hicieron el año pasado.

"Fórmula Show tenía previstas para este año más de 85 actuaciones, de las que alrededor de un tercio deberían desarrollarse durante el mes de agosto. Durante junio y julio se me antoja imposible la celebración de fiestas populares al estilo tradicional, con bailes y verbenas en las plazas o en pabellones, y habrá que ver lo que ocurre durante el mes de agosto, pero las perspectivas no son nada halagüeñas", añade. Para los meses de mayo y junio, en que se permitirán conciertos al aire libre con aforos limitados a 400 y 800 personas en las distintas fases de desescalada, están preparando un espectáculo que sería visual y musical más que de baile.

"La mayoría de las empresas del sector vivimos fundamentalmente de la temporalidad de primavera y verano y si perdemos las opciones de trabajar en esa temporada perdemos el año y ¿qué empresa del sector (pymes y autónomos) puede hacer frente a eso sin cerrar? Por eso, pedimos comprensión a las administraciones públicas con las que tenemos un contrato firmado para 2020, y solicitamos adaptarnos a la situación excepcional, cumpliendo, por supuesto, todas las medidas de seguridad e higiene necesarias. No pedimos más ayudas ni subsidios, simplemente adaptarnos para poder sobrevivir", concluye Raúl Sierra.

Etiquetas
Comentarios