Despliega el menú
Ocio y Cultura

televisión. series de novela

Al principio fueron el escritor y la novela, y después llegaron las series inolvidables

Historias de una o varias entregas para seguir y ver en las plataformas en tiempos de crisis: desde 'Juego de tronos' o 'Bones' a 'La casa de papel'

Novelas que generan series.
Javier Rey encarna a Sito Miñanco en la serie 'Fariña', que surgió del libro de Nacho Carretero.
Atresmedia.

Para algunos las series de televisión son el nuevo Shakespeare o la Scheherezade moderna, que lo mezcla todo: el arte novelar y sus técnicas, el cine y la televisión, y todo ello al alcance de un click. Los novelistas siempre han sido los surtidores de argumentos y de desarrollo de las tramas, y sigue ocurriendo así. Quizá más que nunca. Son muchas, muchísimas las novelas que han sido adaptadas para el cine y la televisión.

En estos tiempos de coronavirus, hay una serie que podría ser el paradigma de la psicosis y el horror que vivimos: ‘La peste’, creada por Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, que transcurre en la Sevilla del siglo XVI sociedades secretas y vínculos con las Indias, tomada por la peste. Pero esa serie, como suele suceder en ocasiones, es una creación de los guionistas y cineastas. Novelas que dieron a lugar a series, que tienen un correlato con la actualidad, podrían ser ‘El cuento de la criada’, de la canadiense Margaret Atwood, que ya tiene dos temporadas y que cuenta con una Elisabeth Moos en estado de gracia. Es texto de ciencia ficción sobre la mujer reducida a incubadora en un período convulso tras desastres de toda índole. Y ‘The leftlovers’ es un texto Tom Perrota, que parte de una terrible situación: 140 millones de personas han desaparecido de la Tierra, el 2% de la población. Justin Theroux y Liv Tyler encarnan a dos de los principales protagonistas; el jefe de policía y la mujer que es acosada y perseguida por una secta a la que está vinculada la esposa del policía.

La nómina de series es extensa. Si seguimos hablando de las extranjeras, hay de todo tipo: la novelista Diana Gabaldón inició en 1991 la publicación de ‘Outlander’, una novela en la que una enfermera de la II Guerra Mundial, de1945, realiza un viaje en el tiempo –algo que aquí hemos visto luego en ‘El ministerio del tiempo’- a la Escocia de 1743 y vive toda suerte de aventuras con el soldado Jamie. La serie, que lleva ya ocho entregas, propone un viaje por la historia de Europa con un trasfondo no solo guerrero, sino de magia y romanticismo. Los protagonistas no dudan en hacer el amor en plena noche en medio del bosque.

Novelas que generan series.
Claire y Jamie, los protagonistas románticos de 'Outlander', una serie que nace de las novelas de Diana Gabaldón.
Sony.

George R. R. Martin jamás se había imaginado lo que iba a suceder con su novela ‘Canción de hielo y fuego’, esa lucha incesante por el poder en un lugar imaginario, en un contexto medieval preñado de fantasía, como los dragones voladores, que ha dado lugar a 'Juego de tronos'. Ofreció ocho entregas y es difícil recordar una serie de tanto impacto social. Se rodó en varios lugares del mundo y tuvo distintas localizaciones en España.

‘Heridas abiertas’ se titula la novela de Gillian Flynn que arranca de una situación crítica, y narra la historia de una periodista alcohólica que investiga la muerte de una jóvenes. A Amy Adams, entre otros, la acompaña Patricia Carlkson, una de las actrices fetiches de Isabel Coixet. Otra serie que nació de una novela, en esta caso de la antropóloga Kathy Reichs, fue ‘Bones’, cuyo ‘alter ego’ es la doctora Brennan, y lleva doce temporadas con sus sofisticadas y originales investigaciones. En esta nómina para ver en las plataformas, llama la atención ‘Sherlock’, basada en los libros de Arthur Conan Doyle: es un clásico que siempre vuelve. Y este, muy bien valorado, está en cartel desde 2010 a 2120. Ahí es nada.

Si miramos hacia España resulta casi inevitable decir que vivimos un tiempo de esplendor. Eso sí, no conviene olvidar que aquí se han hecho maravillas como ‘Fortunata y Jacinta’ de Galdós, ‘La Regenta’ de Clarín o ‘La plaza del Diamante’ de Mercè Rodoreda, por citar algunas, sin remontarnos a otras de los 70 como ‘Los tres mosqueteros’ o ‘El Conde de Montecristo’, que figuran en los recuerdos de muchos.

La conversión de novelas en serie está a la orden del día. Un buen ejemplo es ‘La catedral del mar’ de Ildefonso Falcones, origen de una poderosa serie de 8 capítulos. Sucede en la Barcelona del siglo XIV y cuenta el ascenso social de su protagonista Arnau. En una Barcelona más reciente, la de los años 60 y 70 del siglo XX, sucedía la novela ‘El día de mañana’ de Ignacio Martínez de Pisón, la historia de un delator y una pasión que le duró casi toda la vida; es un formidable retrato de una época, de unos personajes de la ambivalencia de un personaje sumamente complejo.

‘Entre costuras’, de María Dueñas, dio lugar a una serie refinada en once capítulos, que contaba la historia de Sira Quiroga (un estupendo trabajo de Adriana Ugalde) en Portugal, España y Marruecos en un relato que mezclaba el hilo, la pasión, la política y el espionaje.

‘Fariña’ nació de un texto ensayístico y narrativo de Nacho Carretero sobre el narcotráfico en Galicia: Javier Rey encarna a Sito Miñanco en un proyecto que crea adicción por su veracidad y su energía. La exitosa ‘La casa de papel’ es otro ejemplo de serie creada por Álex Pina (Carlos María Domínguez escribió una novela de idéntico título, con varias ediciones, que no tiene nada que ver con este proyecto de Atresmedia en colaboración con Vancouver Media) que cuenta los preparativos para asaltar la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, que organiza un personaje enigmático (Álvaro Morte) y capta a un puñado de jóvenes. La serie, dicho de paso, ha fascinado a los ‘millenials’ y la lleva tres entregas. Dentro de poco, en Antena 3, llegará ‘Patria’, inspirada en la novena homónima de Fernando Aramburu, que por cierto tiene ecos de Zaragoza, Calamocha y Huesca.

Etiquetas
Comentarios