Despliega el menú
Ocio y Cultura

teatro principal

Mag Lari: "La magia es un instrumento al servicio de mi espectáculo"

El mago que hizo desaparecer a 65 músicos de la Orquesta Sinfónica de Sant Cugat llevará la próxima semana al Teatro Principal de Zaragoza el 'show' 'Dolce Vita' y hará invisible a una persona del público.

Mag Lari presentará su último espectáculo durante cuatro días en el Teatro Principal de Zaragoza
Mag Lari presentará su último espectáculo durante cuatro días en el Teatro Principal de Zaragoza
Toni Galán

Un día, mientras Mag Lari actuaba en el Teatro Tívoli de Barcelona, empezó a salir humo de una habitación. Acudieron los bomberos, pidieron que se desalojara el teatro y el mago, en escena, pidió al público que se fuera. No le hicieron caso. "La gente se reía, pensaban que era un 'gag' que formaba parte del espectáculo. Así que les dije: 'Para que vean que es verdad, me voy yo el primero'. Y nada, el público se reía aún más y no abandonaba el patio de butacas. Hasta que no aparecieron los bomberos no se lo tomaron en serio". Esta anécdota simboliza lo que Mag Lari es sobre el escenario: un ilusionista que tiene en el humor su mejor herramienta de trabajo. O un humorista que utiliza la magia para epatar al público.

Mag Lari, que entre sus récords destaca el haber hecho desaparecer durante un número a los 65 músicos de la Orquesta Sinfónica de Sant Cugat, lleva más de 2.500 funciones en  sus 25 años de carrera como mago. Ahora llega al Teatro Principal de Zaragoza (5-8 de diciembre, entradas de 5 a 25 euros) con un nuevo espectáculo, 'Dolce Vita'. En el público zaragozano aún se guarda el recuerdo de 'Lari Poppins', espectáculo que trajo al Principal en 2016 y que prácticamente llenó el teatro en todas las funciones.

"Lo que planteo en 'Dolce vita' es un homenaje a Italia, también a sus tópicos -señala el artista-. El primer golpe de inspiración me vino en el coche, escuchando la radio. Pusieron la canción de Ryan Paris y me dije: 'esto tiene un espectáculo'. Y me puse a pensar en los números, enmarcados dentro de un viaje imaginario por Italia".

La magia de escena es la disciplina más difícil, porque el engaño (la ilusión, más bien) se hace con elementos de grandes dimensiones y ante público que observa al artista desde distintas perspectivas. Es en la magia de escena donde se calibra verdaderamente a un profesional, y Mag Lari ha desarrollado en ella casi toda su carrera.

"Los ingredientes básicos de un buen espectáculo -señala- son: magia impactante, humor y puesta en escena. Hoy hay que cuidar mucho el vestuario, las luces y el trato con el público. En mi caso es fundamental también el humor. Tengo un sentido del humor cáustico, cínico... Me río de mí mismo y de la propia magia. Yo quería ser actor, y la magia me ha servido no solo para hacer lo que quiero, sin ceñirme a lo que pide un director, sino para ponerla ponerla al servicio de mi espectáculo". 

El artista no desvela mucho de los números de 'Dolce Vita', aunque admite que "haré desaparecer a una persona elegida entre el público" y que hay uno en el que "suben todos los niños presentes al escenario". 

Para Mag Lari, "la magia hoy es casi un corpus cerrado. Puedes hacer un número muy original, pero si vas a la esencia, seguramente encontrarás que el principio que lo sustenta ya es conocido. La magia, siempre, está en contemplar el número en vivo. Una presentación distinta, desenfadada, puede hacer que un efecto parezca nuevo. A nivel técnico, de diseño y de dramaturgia, eso sí, la magia que se hace ahora no tiene nada que ver con la que se practicaba años atrás. No somos engañadores, somos ilusionistas".

Etiquetas
Comentarios