Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

La experta en arte bruto Jo Farb inicia una campaña para salvar la ‘Casa de Dios’ de Épila

La profesora alerta de que «uno de los mejores entornos artísticos del mundo está en peligro» y lanza una iniciativa de recogida de firmas en internet pidiendo al ayuntamiento que intervenga

Casa de Dios de Épila.
Aspecto exterior de unos de los edificios más singuladores y turbadores de Aragón: la casa Basanta de Épila.
José Luis Solanilla.

«¡Uno de los mejores entornos artísticos del mundo está en peligro! Salvemos la Casa de Dios!». Así reza el encabezamiento de la campaña de recogida de firmas que ha puesto en marcha en la página web https://secure.avaaz.org la norteamericana Jo Farb Hernández. Esta profesora del departamento de Arte e Historia del Arte de la Universidad estatal de San José, de California, está considerada una de las mayores expertas en arte bruto del mundo y es autora de varios libros sobre este tipo de manifestaciones artísticas, uno de ellos dedicado por entero a los conjuntos de este tipo registrados en España.

Precisamente en ese tomo, titulado ‘Singular Spaces’, el conjunto que Julio Basanta creó en Épila y que él mismo bautizó como la ‘Casa de Dios’, ocupa un lugar muy importante. En él destaca las cualidades del conjunto de Épila, con unos argumentos que ahora utiliza también en la exposición de motivos de la página en la que lanza la petición de ayuda para conservarlo.

«Julio Basanta, quien murió en el verano del año pasado a la edad de 85 años, fue un artista autodidacta que creó uno de los entornos artísticos más importantes del mundo. Sin ningún entrenamiento formal en arte, arquitectura o ingeniería, trabajó durante más de 40 años, construyendo docenas de esculturas policromadas para ilustrar su ferviente creencia de su filosofía ‘No matarás’, una misión inspirada en las muertes prematuras de su hermano y su hijo», señala Farb.

Añade la profesora: «Aunque el sitio está ubicado en las afueras de un pueblo en el centro de España, miles de visitantes internacionales han realizado el viaje expresamente para ver su trabajo, y ha aparecido en varias revistas internacionales de arte, libros y programas de televisión».

Jo Farb asegura que en el algo más de un año transcurrido desde la muerte de Basanta, el trabajo ha comenzado a degradarse gravemente. «Las fuertes lluvias del invierno han provocado grietas en las superficies de cemento de las esculturas, y la pintura ha comenzado a perder gran parte de su color. Dos esculturas ya se han derrumbado y es posible que el trabajo sea irreparable después de otra temporada de invierno difícil o dos. En consecuencia, es imperativo que tomemos medidas hoy para convencer a los gobiernos locales y regionales de que intervengan para salvar y preservar el arte de Basanta».

«Las obras de arte público de artistas autodidactas a menudo se ven amenazadas, pero podemos ayudar. Firme esta petición dirigida al gobierno municipal del pueblo de Épila y al Gobierno de Aragón para que asignen fondos para que podamos comenzar a conservar este sitio y preservarlo para que lo disfruten las generaciones futuras. ¡El tiempo es esencial!», concluye la experta.

Antes de la desaparición de Basanta, su familia ya había manifestado repetidamente la necesidad de que el municipio se hiciese cargo de la conservación del conjunto escultórico, dada su precaria situación económica. Pero las peticiones de Basanta, de sus descendientes, críticos y expertos en arte han caído hasta ahora en saco roto, a pesar del notable atractivo que esta casa despierta entre los miles de visitantes que llegan cada año alertados de su existencia por las numerosa referencias que se pueden encontrar en internet y en las redes sociales. El sitio web, Avaaz.org, que acoge ahora la campaña es una organización civil global estadounidense fundada en enero de 2007 que promueve el activismo ciudadano en asuntos como el cambio climático, derechos humanos, corrupción, pobreza, derechos de los animales, paz y conflicto.

Casa de Dios de Épila.
El conjunto de arquitectura popular y de arte bruto, con Julio Basanta, ante él.
José Luis Solanilla.

EL FUTURO EN EL AIRE

Museo o centro de interpretación, una solución

El inmueble y la pequeña finca que alberga la obra del creador autodidacta Julio Basanta en la localidad de Épila tiene un futuro cada vez más incierto. El original y destacado artista ‘outsider’, como también se les llama a estos creadores, Julio Basanta falleció el 8 de julio del año pasado y desde entonces e el conjunto escultórico se ha deteriorado notablemente, como ha constatado en varias visitas Jo Farb Hernández, la más reconocida experta en este tipo de creación artística y autora de varios tomos en los que recopila los mejores ejemplos que se pueden encontrar por todo el mundo.

Una de las soluciones sería crear una especie de museo o centro de interpretación para concentrar las mejores piezas de este y otros artistas que han dejado su impronta por estos lares, tal como se hace en otros países. «Habiendo tantos artistas españoles tan innovadores en este género, es una verdadera lástima e incluso una vergüenza que no haya un museo con este enfoque. En Francia hay unos cuantos, tanto privados y públicos, y también en Finlandia, en Estados Unidos y en otros países. La calidad de los artistas españoles es igual de buena y merecen su propio espacio dedicado a su arte», según Farb.

Aragón cuenta con material suficiente para crear un centro en el que explicar todo lo relativo a este tipo de manifestaciones artísticas, lo que, además, permitiría conservar las obras y darlas a conocer. Esta profesora americana contactó hace tiempo con los hijos de José Foncillas, otro destacado creador autodidacta que ha dejado una importante obra en Barbastro, con el fin de valorar la creación de un espacio museístico en la finca donde se concentra su legado, en las afueras de Barbastro. Su hija, Nieves Foncillas, no descarta en el futuro crear allí ese centro. «Me gustaría empezar con un campo de trabajo de restauración con estudiantes internacionales, a los que ofrecer la posibilidad de poner en práctica técnicas de restauración, conocer el Somontano y recibir clases de español», señaló ayer.

Etiquetas
Comentarios