Ocio y Cultura

sERIES DE TELEVISIÓN

Bailando el ‘vogue’: de HBO al Casco de Zaragoza

El estreno de la segunda temporada de la serie ‘Pose’, sobre la subcultura ‘ballroom’, que enlaza el baile con la defensa de la diversidad sexual, coincide con la celebración hoy en la capital aragonesa de la primera cita internacional en torno a esta escena.

Esta misma semana ha llegado a las pantallas de HBO la segunda temporada de ‘Pose’, la serie de Ryan Murphy sobre el advenimiento, en el Nueva York de los 80, de la cultura ‘ballroom’, unas fiestas en las que una entonces muy castigada comunidad gay, que sufría el rechazo y los primeros zarpazos del sida, encontraba la forma de evadirse y de apoyarse mutuamente a través del baile y el transformismo, inspirados en el mundo de la moda y en universos aspiracionales. La casualidad ha querido que esta historia pase de hoy de la pantalla al Casco Histórico de Zaragoza, donde se va a celebrar el primer ‘ballroom’ internacional de la capital aragonesa. En esta cita se reunirán algunos de los nombres más destacados de la escena, que tiene, por cierto, los movimientos del ‘vogue’ (que tan populares hizo Madonna) como principal gancho entre el gran público. Ese baile, que nació en los ‘balls’ que describe ‘Pose’, tomó su nombre de la conocida revista de moda y sus posturas viven ahora una segunda juventud cuya estela ha llegado a orillas del Ebro, en un movimiento actualmente a medio camino entre lo puramente dancístico y la reivindicación de los derechos LGTB.

Precisamente, este último es uno de los objetivos de este primer ‘ball’ aragonés, que impulsan dos zaragozanos, Inés Ebony y Oski Revlon, nombres ‘de guerra’ que toman de las ‘casas’ a las que pertenecen (agrupacones internacionales de baile de ‘vogue’). Ellos, de hecho, son los primeros españoles en haber sido admitidos en ellas, entre las mejores de la escena ‘ballroom’. Además, ambos forman parte de la zaragozana Kiki House of Delicious. ‘Kiki’ es, como en la terminología de la cultura ‘vogue’, se denomina a los hijuelos o sucursales locales de las grandes casas.

Varias categorías

Un ‘ballroom’ consiste básicamente en una batalla de bailes. Los contendientes se miden ante un jurado en varias categorías, en las que los participantes, además de bailar o desfilar, han de vestirse de acuerdo a una temática general.

En el caso de la cita de hoy (desde las 17.30, en el pub Parros del número 7 de la calle del Temple, con entrada de 10 euros) será la Antigua Grecia. Como es preceptivo en un ‘ball’, danza y moda irán íntimamente de la mano, y serán los estampados de inspiración griega de Versace el hilo del que tirar para dejar volar la imaginación de los participantes. Así, en las categorías ‘runway’ y ‘fashion’, deberán desfilar ante los jueces con indumentaria, realizada generalmente por ellos mismos, inspirada en las togas griegas y en Versace. En otra de las categorías, llamada ‘realness’ (realidad), los bailarines deberán, guiados por la pura fantasía, meterse en la piel de otra persona o mundo completamente ajeno al suyo. En este caso, con los filósofos y los estudiantes griegos como ‘leit motiv’. Los dioses Apolo y Afrodita son el punto de partida para el concurso en la categoría ‘face’, esa en la que los bailarines de ‘vogue’ se enmarcan la cara con las manos. Y hay muchas más, como la ‘bizarre’, que saca el lado más extravagante y que este sábado se inspirará en el Caballo de Troya.

EN DETALLE

El comentarista: La de este sábado es una oportunidad de asistir a un espectáculo total de música, moda y baile, que cuenta además con un ‘comentator’, animador que marca el ritmo, caldea el ambiente y anima al público a participar.

Los jueces: Los jueces eliminan (con un gesto de cortar el cuello, ‘chop’) a los participantes (no sin las protestas del público), en un sistema de ‘solo puede quedar uno’. En la cita de Zaragoza, del jurado formarán parte algunos referentes internacionales de la escena ‘ballroom’ como Dinni Revlon, Riya West o Kaisha Cosima.

Para saber más: La cantante Madonna, como buena exploradora de tendencias, abrazó la cultura ‘vogue’ que hizo furor en las pistas de baile de medio mundo. No obstante, si hubo un hecho que favoreció la divulgación de esta subcultura fue la aparición de documentales como ‘Paris is burning’ o ‘Strike a pose’.

Etiquetas
Comentarios