Despliega el menú
Ocio y Cultura

Una década sin Sergio Algora

Hoy se cumplen diez años del fallecimiento de la voz de El Niño Gusano y poeta fértil e inspirado. Los homenajes, en forma de discos, libros o documental no dejan de sucederse.

Sergio Algora, junto a su querida colección de discos.
Sergio Algora, junto a su querida colección de discos.
Heraldo

Desde hace diez años, el 9 de julio se ha convertido en un día de luto para la cultura aragonesa y española. Tal día como hoy, hace una década, fallecía en Zaragoza Sergio Algora, un artista polifacético y brillante, que regaló un sinfín de obras, musicales y literarias, que siguen siendo admiradas y reivindicadas.

Tanto en su faceta musical (El Niño Gusano, La Costa Brava y Muy Poca Gente) como en la literaria (publicó poemarios y novelas), Algora imprimió su particular sello, rebosante de belleza y con una lírica frondosa, que a nadie deja indiferente. Tal fue su impacto que el paso del tiempo no ha borrado sus huellas. Al contrario. Su vigencia, lejos de mitigar, se expande.

Al disco que le dedicó en diciembre Francisco Nixon ('Normandía y Algora') y a la antología poética 'Celebrad los días' que publicó en enero Chamán Ediciones, se suma ahora el documental ‘Champán para todos’, cuyo estreno está previsto el próximo 20 de julio dentro del próximo Contempopránea, un festival que ha bautizado su escenario principal con el nombre del desaparecido poeta y cantante zaragozano.

Abordar la vida y obra de un personaje tan inclasificable y descomunal como Algora es el desafío que ha asumido Lola Lapaz, profesora de Guión y Narrativa Audiovisual en dos universidades barcelonesas. La génesis del proyecto nace de la fascinación que le despertó desde sus tiempos en El Niño Gusano. «La primera vez que escuché ‘El escarabajo más grande de Europa’ -el tercer y último elepé de la banda-, quedé deslumbrada. Era un tipo de música totalmente diferente de lo que existía en aquella época. A partir de ahí, seguí la trayectoria de Sergio en todo lo que hizo posteriormente», rememora Lapaz.

A través de las conversaciones y de indagaciones en archivos y hemerotecas, Palaz ha desentrañado las múltiples vertientes algorianas. «Todos han destacado la genialidad de Sergio, su talento más allá de lo convencional. A través de las entrevistas, he descubierto que era una persona muy querida y generosa, que dejó un gran poso en todos aquellos que le conocieron y que influyó en artistas de diversa índole», concluye.

Etiquetas
Comentarios