Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Cannes llega al ecuador

Resnais sorprende y Kiarostami decepciona en jornada de veteranos en Cannes

La veteranía reinó en Cannes con Alain Resnais y con Kiarostami que llegarón al ecuador de un festival sin demasiadas estrellas.

Alicia García de Francisco. Cannes Actualizada 21/05/2012 a las 20:06
0 Comentarios
Kiarostami, en CannesAGENCIAS

La veteranía reinó en Cannes con el francés Alain Resnais, que en 'Vous n'avez encore rien vu' hace un sorprendente homenaje al teatro con una curiosa duplicidad de personajes, y con el iraní Abbas Kiarostami, que cosechó los primeros abucheos del festival con 'Like someone in love'.

Resnais, a sus casi 90 años, se llevó una enorme ovación en una rueda de prensa en la que se mostró lúcido y activo al presentar una película con la que demuestra que sigue siendo fiel a sí mismo, a su amor por el teatro y a sus temas favoritos, el amor y la memoria.

Con un amplio reparto en el que los actores se interpretan a sí mismos -que incluye a Sabine Azéma, Pierre Arditi, Anne Consigny, Lambert Wilson, Mathieu Amalric o Michel Piccoli- Resnais pone en pie una representación a varias voces del mito de Eurídice y Orfeo.

Una historia con la que el director de 'Hiroshima, mon amour' ha querido mostrar "el enorme afecto" que siente por los actores de la película y por el cine y el teatro en general, pero que para él no es en ningún caso un testamento cinematográfico.

"Intento no pensar en mi película precedente y no repetirme. Pero si hubiera pensado que esta podría pasar por una especie de testamento, no hubiera tenido ni las ganas ni las fuerzas para hacerla", afirmó el realizador, que tras más de 65 años de carrera y pese a su enorme prestigio en Francia, no cuenta con la Palma de Oro de Cannes en su haber.

En 'Vous n'avez encore rien vu', un grupo de actores se encuentran ante una pantalla en la que se proyecta un montaje teatral sobre Eurídice y Orfeo. Todos ellos han participado anteriormente en esta obra y lo que se ve en la pantalla se solapa con lo que cada uno de ellos vuelve a representar a través del recuerdo que tienen de su trabajo.

Varios actores que interpretan el mismo papel y que en ocasiones repiten parte del texto; representaciones reales e imaginarias que se mezclan, o escenas con la técnica de pantalla partida en la que se ven diferentes escenas a la vez.

Variaciones al fin y al cabo sobre el mismo texto teatral en un escenario interior que cambia mágicamente a la búsqueda de una efecto concreto, que "los actores fueran capturados por los espectros y fantasmas de sus recuerdos", explicó Resnais.

Todo ellos en un ambiente absolutamente teatral, como ocurre en muchas de las películas de Resnais, que siempre ha tratado de trasladar al cine el sentimiento teatral. Para él, pese a las diferencias que existen, hay "algo esencial que acerca enormemente el cine y el teatro. En los dos casos se necesitan actores y en los dos casos, una vez comenzada la representación, no se puede volver atrás".

Y el elemento esencial son los actores, a los que el director mostró su respeto y admiración, al igual que todo su elenco se deshizo en elogios hacia su persona.

De "experiencia extraordinaria", "rodaje fascinante" y propuesta "perturbadora" fue calificada por algunos de ellos la oportunidad de trabajar con el director. Y más lejos fue Hippolyte Girardot, que afirmó: "Resnais es un país increíble".

Primeros abucheos

Una película lejos y a la vez cerca de 'Like someone in love', el filme con el que Kiarostami participa en la competición oficial de Cannes y que ha decepcionado en su primer pase.

Kiarostami se ha marchado esta vez a Japón para situar una extraña historia que tiene como protagonistas a una joven estudiante que se gana la vida como señorita de compañía y que se encuentra con un anciano profesor retirado.

Una historia de personajes solitarios y complejos que recuerda a 'Copie conforme' ('Copia certificada'), el filme de Kiarostami con el que Juliette Binoche ganó el premio de interpretación femenina en Cannes en 2010. Y lo hace principalmente por el juego entre los personajes y por el desconcierto que la falta de información crea en el espectador.

Porque, según explicó Kiarostami, de 71 años, su película "no tiene principio ni final". Los espectadores son lo suficientemente inteligentes para saber qué pasó antes y qué pasará después.

"Ninguna historia tiene principio ni final", dijo el ganador de la Palma de Oro en Cannes por 'El sabor de las cerezas'. "Si comprendes, el filme significa que lo que sientes o la forma de expresarlo es muy cercano a lo que muestra la película




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo