Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

La España vacía se llenó un 50 % en verano con quienes huyeron de la ciudad

Las provincias de Ávila, Soria o Teruel vieron incrementada su población entre un 35 y un 50 % este verano.

Viaducto del Algars junto a la estación de tren de Lledó
Viaducto del Algars junto a la estación de tren de Lledó
Laura Uranga

Las provincias de Ávila, Soria o Teruel vieron incrementada su población entre un 35 y un 50 % este verano, mientras que en provincias como Madrid, Zaragoza o Vizcaya solo quedaban entre el 61 y el 67 % de sus habitantes.

El estudio de movilidad de la población a partir de datos de telefonía móvil que publica este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE) detalla que el pasado 15 de agosto algunas áreas urbanas se encontraban prácticamente vacías, por ejemplo barrios de Alcoy (Alicante), Barakaldo (Vizcaya), Córdoba, Irún (Guipúzcoa), Segovia o Lezo (Guipúzcoa) que contaban con menos del 10 % de su población.

Ese día también se vaciaron algunas ciudades de más de 50.000 habitantes, como las madrileñas Fuenlabrada, Pozuelo de Alarcón y Rivas Vaciamadrid, que tenían menos del 40 % de la población que habitualmente pernocta en ellas.

Este estudio del INE utiliza el posicionamiento de los teléfonos móviles para conocer cómo se distribuía la población residente en España, dividida en 3.214 áreas, los días 17 de julio y 15 de agosto.

Como dato general, este trabajo revela que este año la movilidad a destinos vacacionales fue un 9,2 % superior a la de 2020, aunque se mantuvo un 11,2 % por debajo de los niveles del verano de 2019.

De forma más detallada, indica que la noche del viernes 16 de julio al sábado 17, el área de Noja (Cantabria) tuvo la mayor ganancia de población de toda España, como en 2020 y 2021, al pasar de 6.482 residentes a 37.243 personas, casi seis veces más.

Sallent de Gállego, en el pirineo oscense, multiplicó su población por más de cuatro, y en áreas como Peñíscola (Castellón), Oropesa del Mar (Castellón), Gandía (Valencia) o Valle de Hecho (Huesca), la población creció entre dos y cuatro veces.

La noche del viernes 14 al sábado 15 de agosto, Noja concentró un 534 % más de población, y también se detectaron muchas más personas de las empadronadas en zonas montañosas como Sallent de Gállego, Alp o Valle de Hecho; costeras como Oropesa del Mar, Peñíscola o Gandía; y de interior como Casalarreina (La Rioja).

Como el estudio de movilidad permite conocer los movimientos de población entre origen y destino, es posible saber las áreas concretas desde donde llegan y a donde van los veraneantes. Por ejemplo, el origen más frecuente de las personas que pernoctaron esas fechas en Gandía era Denia (Alicante), municipios del área metropolitana de Madrid, Puertollano (Ciudad Real) y Cuenca.

En Chiclana de la Frontera (Cádiz) venían de Sevilla capital, Dos Hermanas (Sevilla), Madrid y varios de los municipios más ricos de esta región; en Benidorm (Alicante), de Albacete, Vitoria-Gasteiz, Yecla (Murcia), Getafe (Madrid) y Arganda del Rey (Madrid); en Torrevieja (Alicante) de Murcia y el área metropolitana de Madrid; y en Santander de Burgos, Pozuelo de Alarcón (Madrid), Palencia y Madrid.

Analizando la segunda variable se observa que los principales destinos de los madrileños fueron Chiclana, Gandía, Denia, Oropesa del Mar y la provincia de Segovia; mientras en el caso de Barcelona fueron lugares de la costa catalana o el Pirineo, como las localidades gerundeses Palafrugell y Alp, o la tarraconense de Calafell.

Los residentes en Valencia eligieron principalmente Jávea (Alicante) y Denia; los de Sevilla zonas costeras de Cádiz y Huelva; y los de Zaragoza áreas montañosas oscenses y Salou (Tarragona). 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión