Nacional
Suscríbete

Arancha González Laya: "Pasamos a la diplomacia discreta con Marruecos; solo así seremos eficaces"

La ministra de Exteriores asegura que el líder del Frente Polisario Brahim Gali ingresó en un hospital con identidad falsa pero su entrada en España fue regular".

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, el pasado jueves en Zaragoza.
Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, el pasado jueves en Zaragoza.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Arancha González Laya ha vivido una de las semanas más complicadas desde su llegada al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. De visita por su tierra, el País Vasco, para asistir a una jornada del PSE dentro de los actos por los 135 años del partido y celebrar su propio cumpleaños, la ministra repasa la última hora de la crisis con Marruecos. Defiende la necesidad de un gran pacto europeo por la migración "por vía legal, ordenada y segura"

Una semana larga. ¿Le ha dejado tocada la crisis con Marruecos?

No. Porque en una crisis lo que hay que hacer siempre es mantener la cabeza fría e intentar gestionarla lo mejor que se puede. Y buscando siempre el interés de nuestro país que pasa por tener una buena relación con nuestro vecino marroquí. Tenemos que mirar al futuro y seguir impulsando una relación que es vital para los dos.

En Melilla se han vivido nuevos intentos de entrada saltando la valla. ¿Cuál es la situación?

Los intentos de salto a la valla de Melilla ocurren regularmente. Quizás lo que tenemos que pensar no es en ese incidente concreto, sino en cómo trabajamos juntos para que la migración, que es algo que necesitamos todos los países, España ciertamente lo necesita, se haga de manera ordenada, regular, legal, segura y no de esta manera tan dolorosa como hemos visto en estos días en Ceuta.

Con cientos de menores cruzando, algunos a punto de ahogarse...

Tenemos una obligación y la tenemos que ordenar en Europa, primero concluyendo el pacto europeo por la migración y el asilo y luego ampliándola a nuestros vecinos, con los cuales también tenemos que gestionar esta realidad desde la corresponsabilidad, nunca con respuestas unilaterales.

¿Cuáles deben ser las principales líneas de ese pacto?

Responsabilidad y solidaridad. No puede ser la responsabilidad solo de los países de primera frontera como son España, Italia, Francia o Grecia. Tiene que ser también con una solidaridad dentro del espacio comunitario. Debe ser un gran pacto europeo solidario que abra cauces para la migración por vías legales, ordenadas y seguras. Y si lo hacemos, podremos también luchar contra las mafias que están traficando con personas. Tenemos que acabar con esa lacra.

¿Qué va a pasar con los menores que siguen en Ceuta?

Lo que están haciendo en este momento las autoridades marroquíes es identificar a las familias y las familias identificar a los menores para que puedan retornar junto a los suyos.

¿Sigue habiendo padres buscando a sus hijos?

E hijos que están buscando a sus padres.

¿Fueron engañados?

Lo importante ahora no es eso, sino ver qué respuesta se les da a esos niños para que puedan volver con sus familias. Es ahí donde está poniendo el Gobierno todo su esfuerzo, entendiendo que lo principal es atender de manera particular a los menores que son los más vulnerables en esta discusión.

Organizaciones humanitarias han denunciado la persecución de migrantes en Ceuta para realizar 'devoluciones en caliente'...

Todas las devoluciones a Marruecos se hacen con las garantías de la ley. Todas. Todas. Todas. Porque España es un país garantista y tenemos una legislación que es también garantista.

¿Afirma entonces que no ha habido 'devoluciones en caliente'?

Existen decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que permiten algo que en la jerga se conoce como 'devolución en caliente', que es la devolución dentro de un plazo de tiempo de un ciudadano que ha entrado dentro del territorio español por la fuerza o ejerciendo la violencia.

¿Están abiertas las líneas de comunicación o la relación con Marruecos está tan resquebrajada que va a ser difícil recuperarlas?

Las líneas de comunicación siguen abiertas. El deseo de España es tener unas relaciones de buena vecindad y sólidas con nuestro vecino Marruecos. Nunca buscamos el desencuentro con Marruecos, no lo queremos, no lo alimentamos, queremos unas relaciones de buena vecindad.

Pero el desencuentro está ahí...

Entonces vamos a tener que trabajar ambos para reconducir esta situación.

¿Qué está haciendo el Gobierno para que las aguas vuelvan a su cauce?

Ahora entramos en la parte de la diplomacia discreta, donde se tiene que iniciar un diálogo y empezar a andar un camino que nos ayude a restablecer una relación en toda su plenitud.

¿Hay alguna señal por parte de Marruecos de que se puedan emprender ese camino que dice?

En esto hay que ser discretos porque solo siendo discretos vamos a ser eficaces. España no busca una relación de adversario con nuestro vecino, nunca lo hemos hecho y no lo vamos a hacer. Queremos una relación plena, estable, de respeto mutuo y de entendimiento.

Pero Marruecos sigue buscando un cambio de postura de España sobre el Sáhara Occidental.

Todos los gobiernos de España siempre han sido en esto muy claros. Para nosotros lo importante es la legalidad internacional y eso significa buscar a este contencioso una respuesta política, a través de una negociación que permita una estabilidad, una paz y una prosperidad. No tenemos una forma favorita de cómo ha de resolverse. Las partes lo tienen que decir y lo que elijan nos parecerá bien. Hay ideas que se han puesto sobre la mesa. Explorémoslas.

¿Se ha arrepentido de la decisión de acoger en secreto en un hospital español al líder del Frente Polisario?

No se ha hecho en secreto, se ha hecho discretamente. Acoger por razones humanitarias a una persona que está gravemente enferma, se hace de manera discreta. Y así se ha hecho. No creo que poner a una enfermo acogido por razones humanitarias en un hospital público en España sea secreto.

¿Fue un error no informar a Marruecos de que se iba a hacer esa labor humanitaria de manera discreta?

Yo insisto mucho en que siempre tenemos que hacer mucha autocrítica y ser muy humildes, pero también creo que cuando tenemos convicciones y las tenemos que ejercer y ser firmes en ellas.

Brahim Gali estaba ingresado en un hospital de Logroño con identidad falsa. ¿Eso es habitual?

Este señor se ha registrado en un hospital con otra identidad distinta a la suya por razones de discreción, pero su entrada a nuestro país se hizo por vía absolutamente regular con su identidad verdadera.

¿Es cierto que el ministro Grande-Marlaska advirtió de que no se acogiera a Ghali?

Cuando uno acoge a una persona por razones humanitarias lo está acogiendo España y no lo está cogiendo un ministro o un ministerio, lo está cogiendo España. Por tanto es España quien ha acogido a Brahim Gali. Insisto por razones humanitarias. Aquí no es ni una persona ni un Ministerio ni dos ni tres, es España el que está acogiendo a esta persona que estaba gravemente enferma cuando llegó a nuestro país.

¿Pero, ha habido diferencia de pareceres entre los miembros del Gobierno sobre esta decisión?

No. No porque independientemente de cuál sea la opinión de cada uno, aquí hay una postura que es la de España.

Gali tiene una citación para comparecer en la Audiencia Nacional por delitos muy graves. ¿Qué va a pasar ahora?

Lo que puedo decir es que la justicia haga su trabajo. La justicia en España es independiente y un Gobierno tiene que ser extremadamente prudente por mantener la independencia de la justicia.

¿El Gobierno va a pedir la mediación del Rey con Marruecos?

Las vías y los canales de discusión abiertos con Marruecos deben permanecer discretos para poder ser eficaces. El Rey de España como el presidente del Gobierno tienen grandes responsabilidades en materia de política exterior y las ejercen plenamente en nombre de nuestro país. No creo que sea útil explicar cómo se están haciendo. Esa es la garantía de que las gestiones puedan llegar a buen término. Daremos cuenta cuando tengamos que hacerlo, ahora no.

La oposición ha puesto en entredicho su gestión. ¿Se ha sentido suficientemente apoyada por el resto de ministros?

Me siento plenamente apoyada en el ejercicio de mis funciones. Las ejerzo con mucha humildad siempre, también con mucha determinación. Yo misma cuestiono constantemente lo que hago, cómo lo hago, pero también con mucha firmeza. Cuando se trata es de entender dónde están los intereses de nuestro país, hay que hacerlo con firmeza. Y cuando se trata de nuestro país, todas las fuerzas políticas, también el líder del principal partido de la oposición deberían estar ahí porque se trata de nuestro país. La política exterior es una política de Estado y tiene que jugar también la oposición a que sea política de Estado.

Pablo Casado sigue cargando la responsabilidad de la crisis vivida sobre Sánchez y le ha pedido que rompa con Podemos.

Ya no sabe uno a dónde mirar. Cada día es una ocurrencia diferente. En este tema tenemos que tener muy claro que se trata de la defensa de nuestro país y ante eso deberíamos estar todos juntos.

¿Cómo es posible que ni siquiera una cuestión de Estado concite el consenso?

El primer partido de la oposición en España nunca ha aceptado la legitimidad de este gobierno, juega a deslegitimarlo desde el primer día del mandato.

La ultraderecha ha encontrado en Ceuta el mejor escenario para lanzar su discurso y ya ha convocado manifestaciones.

Lo que los ceutíes quieren no son manifestaciones sino soluciones y ahí ha estado el Gobierno desde el primer día.

Le ha molestado al Gobierno que Estados Unidos haya mantenido interlocución con Marruecos y no con España?

Absolutamente no. La razón por la cual Estados Unidos mantuvo una conversación con Marruecos esta semana tal como ambos. Marruecos y Estados Unidos, han explicado es en el contexto del grave conflicto entre Israel y Palestina.

¿Joe Biden no ha hablado aún con Pedro Sánchez? ¿No echan en falta esa interlocución?

Al tratarse de una frontera externa de la Unión Europea era una cuestión entre la UE y Marruecos, Estados Unidos no tenía nada que ver en esta discusión. Sí hubo un pronunciamiento de EE. UU. hablando de algo que para ese país y para España es muy importante que es que la migración sea segura ordenada y regular. Ese es el mensaje que envió, que estaba a favor de la inmigración regular, segura y ordenada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión