Despliega el menú
Nacional

Sánchez impulsa a Illa como candidato a la Generalitat y apunta a Darias para Sanidad

Iceta se hace a un lado presionado por los datos demoscópicos pero el presidente sopesa poner en sus manos la cartera de Política Territorial.

Sánchez e Illa visitan la Unidad Central de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos del Hospital de La Paz
Sánchez e Illa visitan la Unidad Central de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos del Hospital de La Paz
FERNANDO VILLAR

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat en las elecciones del 14 de febrero. La decisión se anunció este miércoles después de meses de rumores negados hasta el último minuto por sus protagonistas. En principio, el político catalán seguirá aún unas semanas al frente de su cartera, pero Pedro Sánchez ya prepara su reemplazo y ha posado la mirada sobre la ministra de Política Territorial, Carolina Darias. Miquel Iceta podría, a su vez, ser recompensado con la cartera de Política Territorial, que dejaría vacante la ministra canaria.

La designación de Illa fue presentada públicamente como el resultado de una larga reflexión personal de Iceta, refrendada después por los órganos del PSC, sobre el que Sánchez carece, teóricamente, de autoridad. Sin embargo, fuentes del Gobierno no niegan que el jefe del Ejecutivo ha desempeñado un papel importante en este giro de guion. El pasado septiembre, el líder de los socialistas catalanes aseguró en Onda Cero que volvería a ser candidato "salvo terremoto o problema cardiaco agudo". Y este mismo martes Illa defendió que su jefe de filas en el partido era la mejor opción.

Las próximas catalanas -que a pesar de estar ya convocados podrían acabar retrasándose por exigencias de la pandemia, como ocurrió con las gallegas y las vascas- no son para el jefe del Ejecutivo unas elecciones más. De su resultado depende en buena medida que la estabilidad conquistada en el primer año del gobierno de coalición se mantenga. Todos los sondeos apuntan a que el PSC mejorará considerablemente su posición respecto a los últimos comicios, en buena medida porque se beneficia de la previsible debacle de Ciudadanos, por un lado, y de la política hacia Cataluña impulsada por el Gobierno del PSOE y Podemos, por otro. Pero la mayoría de ellos lo sitúan hasta ahora en tercera posición, detrás de ERC y JxCat.

El Consejo Nacional del PSC ratifica la propuesta de Miquel Iceta, para que Salvador Illa sea el candidato de los socialistas a la Generalitat de Cataluña en las próximas elecciones

Los socialistas apelan a un estudio cualitativo propio, realizado el pasado julio, para defender que la candidatura de Illa puede dar un impulso definitivo a su campaña. El ministro de Sanidad, que es también secretario de Organización del PSC, ha pasado durante este año de ser uno de los miembros menos conocidos del Ejecutivo, según el CIS, a colocarse solo por detrás de Pablo Iglesias. Y su valoración pasó de un 4,2 antes de la pandemia a casi el aprobado, un 4,7, en el barómetro de octubre, solo por detrás de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Además, es el segundo político mejor valorado por los catalanes. Nadie esperaba algo así cuando fue designado, pero la gestión de la crisis de la covid-19 lo ha trastocado todo.

Que la Moncloa ha tenido algo que ver en el paso atrás de Iceta lo demuestra también el hecho de que en el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas, que dirige José Félix Tezanos, se incluyera ya una pregunta en la que se preguntaba por Illa entre los nombres de los candidatos oficiales de todos los partidos a presidente de la Generalitat. Paradójicamente, recibió peor puntuación que Iceta. Pero en el Ejecutivo restan importancia a ese hecho.

El hasta ahora aspirante a presidente de la Generalitat de los socialistas ha explicado a sus colaboradores que el partido no necesitaba para estos comicios un "buen candidato" como podría ser él sino un candidato "ganador" y entiende que ese es el ministro de Sanidad.

Romper la "inercia"

Fuentes socialistas aducen que sus trabajos demoscópicos indican que en Cataluña hay una pulsión de cambio pero que no se visualizaba a Iceta como la persona para liderarlo. El propio primer secretario del PSC dijo algo similar este miércoles en su exposición ante el Consell Nacional al que pidió ratificar el nombramiento de Illa. "Nuestro trabajo -dijo- es convencer a los catalanes de que el cambio que quieren es posible y eso lo conseguiremos si demostramos que no nos resignamos". Ese es el mensaje que pretende lanzar la candidatura del ministro de Sanidad, del que alabó la capacidad de gestión frente a la "inercia" que habría significado, según dijo, su continuidad.

De momento, el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, ya ha concedido credibilidad a ese discurso y ayer se apresuró a afirmar en su cuenta de Twitter que en los próximos comicios habrá que elegir entre su formación y el PSC. Junqueras defendió que con el cambio en su cabeza de cartel los socialistas catalanes demuestran que pretenden sustituir a Ciudadanos y presentó a su formación como la mejor opción para hacerles frente, en un momento en el que los sondeos empiezan a reflejar un repunte de sus rivales soberanistas de JxCat, a los que hasta ahora jamás han conseguido vencer en unas elecciones autonómicas.

La operación para situar a Illa como candidato era conocida por muy pocos en el PSOE y en el propio PSC, aunque algunas fuentes apuntan a que desde noviembre ya estaban en la pomada la vicepresidenta Carmen Calvo, la vicesecretaria general y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, el secretario de Organización, José Luis Ábalos y su número dos, Santos Cerdán. El ministro pidió un tiempo para decirse. "Soy un servidor público -zanjó ayer-. Si los compañeros lo piden, lo único que les puedo decir es 'aquí estoy, listo para ayudar desde donde pueda ser más útil'".

El presidente del Gobierno ha transmitido ya que ahora se limitará a hacer los cambios justos para cubrir su puesto. Este mismo martes, en su comparecencia de fin de año en la Moncloa, aseguró que no tenía intención de acometer una crisis de Gobierno.

Etiquetas
Comentarios