Despliega el menú
Nacional

La operación Illa: el secreto que una decena de dirigentes guardó 44 días

Sánchez aceptó perder al ministro que ha gestionado la pandemia de la COVID-19, pero pidió "prudencia" y recomendó que su marcha no se hiciera pública hasta la llegada de la vacuna.

Illa, tras la Interterritorial de Salud de este miércoles.
La operación Illa: el secreto que una decena de dirigentes guardó 44 días
Kiko Huesca/EFE

La operación para situar a Salvador Illa como candidato a la Generalitat en vez de Miquel Iceta se gestó en Madrid el pasado 16 de noviembre, pero no se ha hecho público hasta 44 días después porque una decena de dirigentes aceptó guardar el secreto hasta que llegara la vacuna.

Según fuentes socialistas consultadas por Efe, fue el propio Iceta quien planteó el relevo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante quien defendió que el aún ministro de Sanidad era "el mejor candidato" para propulsar a los socialistas hasta la Generalitat, donde no gobiernan desde 2010.

Al exponer su propuesta al líder del PSOE, Iceta esgrimió varias encuestas que señalaban que Illa podría sacar mejores resultados que él en las elecciones catalanas previstas para el 14 de febrero.

Sánchez aceptó perder al ministro que ha gestionado la pandemia de la COVID-19, pero pidió "prudencia" y recomendó que su marcha no se hiciera pública hasta la llegada de la vacuna.

Salvador Illa pidió 24 horas para pensarlo y finalmente aceptó.

Para evitar filtraciones, esta operación política se puso en conocimiento de un grupo muy reducido de dirigentes, que no supera en mucho la decena.

Según fuentes de Ferraz, en el PSOE lo sabían el portavoz, José Luis Ábalos; la vicesecretaria general, Adriana Lastra; la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; y el secretario de coordinación territorial, Santos Cerdán; además del jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo.

En Sanidad, estaba al tanto su jefe de gabinete, Víctor Francos, pero fuentes del ministerio han indicado que al resto de miembros del organigrama directivo se lo ha comunicado esta misma mañana por vía telefónica.

En el PSC, según fuentes del partido, lo sabían la presidenta del partido, Núria Marín; la viceprimera secretaria, Eva Granados; y la jefa de gabinete, Cristina González. Pero el grueso de los miembros de la ejecutiva y de los candidatos que acompañarán a Illa en la carrera hasta el 14F lo han sabido hoy mismo, algunos a través de la prensa.

De hecho, fuentes de los socialistas catalanes apuntan que había un "run run" y algunos rumores sobre "que había un plan", pero admiten que las alarmas no saltaron hasta que ayer martes se publicaron las listas de candidatos a las elecciones sin un número uno.

El "bombazo" y su gestación, según diversas fuentes, no ha despertado recelos entre las filas socialistas -"no ha habido pelusilla", resaltan- porque se entiende como un gesto de "generosidad" del primer secretario hacia Illa, que desde hace meses ya se perfilaba como su relevo natural.

Además, esas mismas fuentes confían en que Iceta continuará su carrera en la política estatal.

Miquel Iceta, que tomó las riendas del PSC cuando el partido pasaba por sus horas más bajas, ya había sido candidato en dos ocasiones -2015 y 2017- y, pese a la tendencia positiva de los sondeos, fuentes del partido admiten que con él al frente "lo máximo hubieran sido 25 diputados".

Sin embargo, con Illa al frente, fuentes de la dirección del PSC creen que se puede aspirar a "ganar" los comicios y agregan: "Es un gran gesto de generosidad y un mensaje de que vamos a por todas". 

Etiquetas
Comentarios