Despliega el menú
Nacional

EMPLEO

España tardará cuatro años en crear empleo neto y volver al nivel precovid

La pandemia destruye los puestos de trabajo generados en los dos últimos ejercicios y en 2021 solo se recuperarán 200.000, un tercio.

Oficina del INAEM en Doctor Cerrada de Zaragoza.
Oficina del INAEM en Zaragoza.
Guillermo Mestre

Año convulso, también para el empleo. La pandemia revirtió de golpe y porrazo la tendencia de crecimiento que se había registrado desde 2014. No solo se ha frenado en seco este avance, que incluso llegó a superar el 3%, sino que se han destruido en el último año casi 700.000 puestos de trabajo a consecuencia de la covid-19, lo que supone que se han perdido prácticamente todos los empleos creados los dos últimos años. Así, el número de ocupados se ha reducido hasta los 19,2 millones, lo que supone una caída interanual del 3,5%. La peor parte, como suele ocurrir en España en época de crisis, se la han llevado los jóvenes: hay 216.300 trabajadores menos de menos de 25 años, una caída cercana al 20%, lo que significa que ellos han perdido prácticamente uno de cada cinco empleos, según refleja el VIII Monitor Anual Adecco de Ocupación.

No será fácil reparar lo perdido incluso con la llegada de las vacunas. El próximo año apenas se sumarán 200.000 nuevos empleos, según prevé el Gobierno, en línea con las estimaciones realizadas por Asempleo, la patronal de las agencias temporales. Es decir, en 2021 solo se recuperará uno de cada tres puestos destruidos. Y harán falta cuatro años para conseguir que España vuelva a crear empleo neto, según recoge una nueva edición del Índice ManpowerGroup. Hasta 2024 no se conseguirá volver a las cifras precovid. Y peor aún: la economía española tardará alrededor de seis años, hasta 2026, en lograr los niveles de empleo que tenía a mediados de 2007, justo antes del inicio de la crisis financiera que arrancó en 2008, que aun no había recobrado.

La crisis económica derivada del virus ha tenido un mayor impacto en los colectivos más frágiles. En concreto, jóvenes menores de 35 años, con bajo nivel educativo y fundamentalmente trabajando en pymes de los sectores del turismo, hostelería y comercio son los que más sufren las consecuencias a cierre de 2020, según el mencionado informe.

Así, la crisis de 2020 deja ver un patrón común en cuanto a grupos sociales, sectores y tipología de empresa más afectados, pero además ha acentuado la brecha entre los más y menos resistentes. Frente a la contracción del -4,9% de la afiliación de los jóvenes de menos de 35 años (233.000 afiliados menos), la reducción en el grupo de 35 y más es prácticamente nula (-26.000 en total). El grueso del nuevo desempleo del último año lo han absorbido mayoritariamente los jóvenes -sea cual sea su nivel de formación-, aunque de forma más pronunciada los que tienen niveles educativos más bajos. Por el contrario, apenas se ve diferencia por sexos: hombres y mujeres han sufrido por igual la pérdida de afiliaciones.

Debacle en el turismo

Turismo, comercio y hostelería, que representan el 21% del PIB español y que en los últimos seis años han sido responsables de la creación continua de empleo (alrededor de un 3% anual, con picos de hasta un 4,4% interanual en febrero de 2020), son ahora los grandes afectados por la crisis. La mayor caída en lo que va de año se ha registrado en hostelería, aunque en números absolutos también destaca el impacto en el comercio. Los sectores más afectados concentran ya más del 100% de la destrucción de empleo.

Por tamaño de empresa, hay un gran contraste entre las de 50 empleados (con un recorte medio del 4,5%), las de menos de 250 trabajadores (-4,3%) y las de más de 500 empleados, que crecen un simbólico 1% en empleo neto. Lo que permanece invariable es una caída de la afiliación superior al 12% en hostelería y actividades artísticas y recreativas, independientemente del tamaño de la empresa.

El impacto acumulado en la pérdida de empleo este año ronda el 5 %, confirmando las estimaciones de inicios de año con los primeros meses de la crisis. El dato es aún más preocupante al considerar el gran impacto en el empleo juvenil y en los sectores que en el último trimestre de 2019 soportaban el 75% del empleo del país (15,3 millones de trabajadores), y ahora sufren el 110% de las pérdidas (cerca de 900.000 empleos).

Etiquetas
Comentarios