Despliega el menú
Nacional

coronavirus

España, en estado de alarma para frenar la pandemia de coronavirus

Pedro Sánchez ha anunciado esta medida, que entra en vigor este sábado y permite limitar temporalmente la circulación de personas, intervenir industrias y requisar bienes.

Consejo de Ministros

España apura este viernes preparándose para entrar, por segunda vez en democracia, en estado de alarma, una medida excepcional que formalizará este sábado el Consejo de Ministros en una reunión extraordinaria con el objetivo de frenar la expansión del coronavirus.La decisión se toma cuando los casos de infectados superan los 4.200 y son más de 100 las personas que han muerto por la enfermedad covid-19, la mayoría de ellas en la Comunidad de Madrid. 

Y esto no es más que "una primera fase" y "no cabe descartar" que en la próxima semana los positivos confirmados superen los 10.000, según ha admitido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa, en la que ha anunciado su decisión más complicada hasta la fecha: declarar el estado de alarma.

A la espera de las medidas concretas que adoptará mañana el Consejo de Ministros, la declaración del estado de alarma, que se prolongará durante 15 días, es una de las vías constitucionales que puede usar el Gobierno para paliar las consecuencias de pandemias como ésta.

Porque permite, entre otras cosas, limitar movimientos de personas o intervenir "locales de cualquier naturaleza" como los hospitales privados. Es incluso una opción que podría facilitar el aplazamiento de las elecciones vascas y gallegas previstas para el próximo 5 de abril. El estado de alarma, así como el de sitio o excepción, está regulado por el artículo 116 de la Constitución española y desarrollado mediante ley orgánica del 1 de junio de 1981.

Esta medida permite al Ejecutivo limitar la circulación de personas y vehículos. Prevé la posibilidad de requisas temporales o la intervención de fábricas, explotaciones y locales. Incluso, aunque el abastecimiento está garantizado, en casos extremos se podría racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad

Regulado por el artículo 116 de la Constitución española y desarrollado mediante ley orgánica del 1 de junio de 1981, el estado de alarma, así como el de sitio o excepción, era un planteamiento que ya sobrevolaba desde hace días en diversos ámbitos ante el avance imparable del coronavirus en nuestro país.

De acuerdo con el último balance del Ministerio de Sanidad, España registra 121 fallecidos, 37 más que ayer; en un día, se han contabilizado 1.267 casos más y ya suman 4.231.

"Este virus lo pararemos unidos", ha enfatizado el jefe del Ejecutivo, quien ha reconocido que "tardaremos semanas". "Va a ser muy duro y difícil", ha reconocido para apelar a continuación a la "unidad, la responsabilidad y la disciplina social" para poner freno a esta amenaza.

Una emergencia que "superaremos -ha dicho- amparándonos en el consejo de la ciencia y apoyándonos en todos los recursos del Estado, pero también es seguro que lo conseguiremos antes con los menores daños humanos, económicos y sociales posibles si lo hacemos unidos y cumpliendo cada cual con nuestro deber".

Pedro Sánchez no ha dudado de que será posible ganar a la enfermedad covid-19, pero ha pedido "responsabilidad social" para lograrlo. "La victoria depende de cada uno de nosotros: el heroísmo también consiste en lavarse las manos, quedarse en casa y no contagiar", ha declarado Pedro Sánchez en su comparecencia a las 15.30 de este mediodía. Ha hecho especial hincapié en la necesidad de que "los compatriotas" seamos responsables y llevemos a cabo cada uno nuestra misión. A los más jóvenes les ha pedido especialmente responsabilidad porque pueden actuar como transmisores a los más débiles, por lo que les ha instado a "limitar los contactos y mantener la distancia social". Todos tenemos un deber: seguir los consejos de los médicos con absoluta responsabilidad social".

La decisión de decretar el estado de alarma también ha recibido el aval, no sin críticas, de la oposición: desde el PP, su líder, Pablo Casado, ha asegurado que apoyará incluso una prórroga si es necesaria dentro de 15 días porque corresponden "medidas extraordinarias para situaciones extraordinarias".

De la misma forma, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ya había pedido antes esta medida, ha confiado en que se pueda "recuperar el tiempo perdido"; y desde Vox, Santiago Abascal ha considerado que la decisión llega tarde y ha acusado a Sánchez de actuar de forma irresponsable porque "sigue dejándolo para mañana".

Precisamente este sábado entrarán en vigor las últimas restricciones acordadas en la Comunidad de Madrid, que acumula casi la mitad de los contagiados con un total de 1.990 casos: desde este sábado tendrán que echar el cierre todos los establecimientos a excepción de los comercios de alimentación y las farmacias.

En Euskadi, el Gobierno autonómico ha decretado el estado de "emergencia sanitaria", lo que permitirá adoptar a partir de este sábado medidas excepcionales como confinar a personas en sus domicilios y limitar el acceso a zonas de peligro de infección, ya sea un hospital, una localidad o toda la Comunidad.

También la Generalitat de Cataluña, que este viernes ha superado al País Vasco en número de afectados, ha acordado ordenar el cese de actividades y el cierre de pistas de esquí, gimnasios, locales de ocio como discotecas y áreas comerciales no destinadas a alimentación y productos de primera necesidad.

Cataluña es ya la segunda comunidad autónoma más afectada, con 509 casos, por delante del País Vasco, con 417, y La Rioja, con 259.

En la provincia de Barcelona, los Mossos d'Esquadra controlan los accesos a los municipios barceloneses de Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena, cuyos 70.000 habitantes están desde esta pasada medianoche confinados para evitar la propagación del coronavirus que comenzó ayer en un hospital. 

Ante estas cifras, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha suspendido todas las actuaciones judiciales programadas en la Comunidad de Madrid, el País Vasco, Haro (La Rioja) e Igualada. La Audiencia Nacional también ha anulado todos los juicios y actuaciones judiciales durante 15 días desde el próximo lunes, excepto los ya comenzados.

La propagación de la enfermedad en Madrid ha levantado las suspicacias de otras comunidades, de forma que el Gobierno valenciano, que registra 94 casos, ha instado a los madrileños a no viajar y ha decretado el cierre de centros culturales, deportivos y de ocio.

En Murcia, con 35 infectados, se ha procedido a ordenar el confinamiento de todos los municipios costeros ante la llegada de residentes de otras autonomías. En Sanxenxo (Pontevedra) se ha pedido incluso a los ciudadanos que "no incurran en histerias" ante la llegada de madrileños.

Mientras tanto, la amenaza sigue acechando a la celebración de la Semana Santa. Así ha ocurrido por ejemplo en Canarias, Badajoz, Valladolid y Mallorca, que ya han confirmado la suspensión de las actividades programadas.  

El coronavirus se ha llevado por delante además la agenda de la reina, que aunque ha dado negativo en las pruebas, al igual que Don Felipe, ha optado por suspender sus actos tras haber estado en contacto con algún portador del virus como la ministra Irene Montero.

En Aragón, el presidente de la comunidad, Javier Lambán, ha comparecido este viernes para recomendar a los aragoneses que "por responsabilidad", "en la mayor medida posible”, deben permanecer en sus domicilios.

Lambán ha hecho un llamamiento específico a los estudiantes que, desde el lunes, no tendrán que ir a clase para paliar la transmisión del coronavirus. “La gente debe tener claro que cerrar la Universidad o los institutos no es irse de vacaciones, sino algo bastante más duro que ir a clase por duro que sea a veces para los alumnos”, ha dicho. 

Estado de alarma, en el artículo 116 de la Constitución

El estado de alarma, así como el de sitio o excepción, está regulado por el artículo 116 de la Constitución española y desarrollado mediante ley orgánica del 1 de junio de 1981.

De acuerdo con esta ley, el Gobierno, con autorización del Congreso, puede proceder mediante un decreto a declarar el estado de alarma en todo o en parte del territorio nacional ante diversas circunstancias, entre ellas, como es el caso actual, "crisis sanitarias tales como epidemias y situaciones de contaminación graves".  

Con el estado de alarma, que inicialmente durará 15 días prorrogables, se pueden tomar las siguientes medidas: limitar la circulación o la permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados; practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias; intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados; limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad; e impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción de los productos de primera necesidad.

(Siga aquí toda la información sobre la epidemia de coronavirus)

Etiquetas
Comentarios