Despliega el menú
Nacional

Independentistas acosan a un médico en Cataluña porque en su centro de salud se habló en castellano a una paciente

Buscaban presionar al director del centro para que despidiera a la doctora que no habló en catalán.

El hostigamiento fue capitaneado por Santiago Espot, conocido empresario y activista independentista con un notable historial de crispación social
El hostigamiento fue capitaneado por Santiago Espot, conocido empresario y activista independentista con un notable historial de crispación social

Un grupo de soberanistas catalanes pidió explicaciones al director de un centro médico en Barcelona tras la denuncia de una paciente, que se sintió humillada cuando una doctora se dirigió en castellano a su hija.

Al parecer, la paciente, acompañada por su madre a la consulta de una doctora interina de urgencias del CAP Les Corts, fue atendida en castellano, ante lo que la madre tuvo que actuar como traductora, ya que la propia paciente, que podría padecer una discapacidad psíquica, solo entiende el catalán.

Por ello, un grupo de activistas independentistas que consideró "ofensivo" el servicio, irrumpió en el centro de salud para exigir al director del mismo el despido de la profesional implicada. 

En un vídeo, en el que aparece Santiago Espot (conocido empresario y activista independentista) y que publica 'Moviment identitari català' (MIC), se ve como un grupo de personas pide explicaciones al director del centro médico en cuestión. El responsable poco puede hacer para hacer frente al acoso. Al menos nueve personas le rodean actuando como una suerte de autoridad independentista, exigiéndole explicaciones y abroncándole, argumentando que "esto es una puñetera colonia. Aquí vienen médicos con el ánimo del colonizador a menospreciar". "¿Se ha echado ya a la persona en cuestión?", pregunta una de las acosadoras, a lo que el médico responde: "No, en absoluto, solo faltaría". 

Los reproches suben de tono cuando el líder del grupo señala elevando la voz que "los catalanes somos muy generosos". "Dejad que hablen en castellano, pero que nos humillen en nuestra casa... ¡Esto no se va a repetir aquí!", exclama. El trabajador del centro se defiende con estas palabras: "Ustedes, con todo el respeto se están convirtiendo en un tribunal". A lo que le responden con tono de burla: "De la Inquisición, tribunal de la Inquisición". 

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona (COMB), Jaume Padrós, ha criticado el incidente: "Ya manifesté, en nombre del COMB, que este tipo de 'escraches' eran inadmisibles", y ha lamentado que se cree un falso conflicto.

"Ni juicios paralelos ni somatenes. Si hay alguna queja, solo la paciente (o su tutor si fuera el caso) es la persona válida para vehicularla a través de un procedimiento garantista", ha afirmado Padrós en un apunte en Twitter, donde también ha defendido la excelencia de los profesionales de ese centro.

El caso fue hecho público por la Plataforma per la Llengua, que alertó el lunes de un incremento de casos de "discriminación lingüística a pacientes en centros de salud catalanes, que son sistemáticos y no se investigan".

Etiquetas
Comentarios