Despliega el menú
Huesca

Bienes de Aragón

El obispado de Lérida quiere usar el catalán como lengua oficial en el litigio de los bienes

Solicita al juzgado no traducir los documentos y que se utilice la denominación ‘Lleida’.

El Obispado de Lérida se opone a traducir al castellano los documentos del juicio de los bienes de Aragón.
El obispo de Lérida, Salvador Giménez, en una imagen de archivo.
Rafael Gobantes

Por si el litigio por los bienes de las parroquias no fuera suficiente motivo de conflicto, ahora el obispado de Lérida ha rizado el rizo, al pretender que el catalán se convierta en idioma oficial en el proceso seguido en el juzgado de instrucción número 1 de Barbastro, que instruye la demanda civil de la diócesis aragonesa para recuperar la posesión de las 111 obras de arte retenidas en Cataluña. El abogado del prelado leridano Salvador Giménez pretende presentar documentación en ese idioma y no tener que traducirla al castellano. Para ello justifica que es una lengua oficial en la Comunidad Aragón, una afirmación que no se corresponde con la legislación autonómica.

En el escrito de alegaciones presentado el 25 de marzo por el letrado de Giménez, José Luis Gómez Gusí, este se muestra “sorprendido” por el hecho de que quien reivindica obras de arte sacro que provienen de las parroquias orientales manifieste no entender el catalán y pida la traducción de los documentos. Menciona los estudios de un profesor de la Universidad de Zaragoza y deduce de ellos que el catalán es una lengua oficial en Aragón y en especial en las parroquias de las comarcas orientales disgregadas en los años 90, de las que trata el litigio. Gómez Gusí va más allá al aludir a la normativa de educación para señalar que se trata de una lengua vehicular, “eso sí, voluntaria y optativa”.

Sin embargo, el letrado olvida la Ley de Lenguas de Aragón, y con ella le replica el abogado Joaquín Guerrero, quien planteó la demanda para recuperar los bienes y defenderá al Obispado de Barbastro-Monzón en el juicio señalado para el próximo mes de mayo. La legislación aragonesa, dice, solo califica de oficial el español. El resto de modalidades lingüísticas, como el catalán o el aragonés, están reconocidas como “propias, originales e históricas”, y en todo caso el derecho a utilizarlas solo resulta efectivo en las zonas donde se hablan, que no es el caso de Barbastro.

“La sede de este juzgado queda excluida de cualquier uso distinto del castellano, por lo que el obispado de Lérida tiene la obligación de producir todos sus escritos y documentos en castellano o traducidos a esta lengua”, indica el letrado aragonés al juez. Además, no habla del uso de las lenguas aragonesas en la administración de justicia.

Osca, Cesaragusta y Monsó

A la diócesis catalana tampoco le parece “acertado ni válido” que la otra parte se refiera a ella como el obispado de Lérida y no de Lleida y le insta a usar en lo sucesivo esta última denominación. El letrado del obispo Salvador Giménez alega que la ley estatal 2/1992 cambió la denominación de las provincias de Lérida y Gerona por Lleida y Girona. “No existe en el Estado español la denominación Lérida, sí que existe un Lérida en Colombia”.

No obstante, aclara José Luis Gómez Gusí, “no somos puristas”, “ni vamos a poner obstáculos de tan nimia importancia”, por lo que se puede usar Lérida o Lleida. Eso sí, ironiza con que “nosotros no nos referimos a Huesca como Osca, que es la denominación antigua, ni a Zaragoza como Cesaraugusta, ni a Monzón como Monçó o Monsó”.

El obispado de Barbastro ha replicado también a este argumentario. Recuerda que el obispado de Lérida no es una circunscripción eclesiástica que coincida con la provincia (de hecho en esta hay tres diócesis: Lérida, Solsona y Seo de Urgel). “La ley estatal 2/1992 solo impone el cambio en la denominación de la provincia no de la ciudad ni de su obispado, y desde luego no vincula para nada ni siquiera en los escritos que deba producir un abogado particular”, manifiesta.

Ni siquiera a la denominación utilizada por la propia Iglesia católica, ya que esta se refiere al obispado de Lérida como Ilerdensis (latín), de Lérida (español) o de Lleida (catalán), “pues son tres denominaciones utilizadas indistintamente en el ámbito eclesiástico”. El escrito de alegaciones ante el juzgado de instrucción número 1 de Barbastro se acompaña de hecho con el nombramiento oficial del actual obispo y menciona que “como se puede ver no habla ni por asomo del obispado de Lleida sino del Obispado Ilerdense en latín (Ilerdessem episcopum).

Consulta aquí más noticias sobre los bienes de Sijena.

Etiquetas
Comentarios