Nacional

El PSOE presiona a Rivera para que se abstenga al enfriarse la "vía Iglesias"

Pedro Sánchez también ha pedido la abstención al PP, algo a lo que Casado se ha negado.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez.
El presidente en funciones, Pedro Sánchez.
Efe

El PSOE ha aprovechado este lunes el reguero de dimisiones en Ciudadanos para presionar a Albert Rivera y pedirle que se abstenga en la investidura de Pedro Sánchez, una opción que se vislumbra remota aún pero que ha salido a la luz debido al enfriamiento de las negociaciones con Pablo Iglesias.

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura tras el encargo del rey se encuentra inmerso en la segunda ronda de contactos para recabar los apoyos que le permitan seguir en La Moncloa y, si la semana pasada trascendió un segundo encuentro discreto con Iglesias, este lunes se ha conocido la reunión, también discreta, que ha celebrado con el líder del PP, Pablo Casado.

Fuentes conocedoras de la entrevista con el presidente de los populares han indicado que durante la misma Sánchez ha planteado nuevamente la opción de la abstención, pero Casado, otra vez, se ha negado.

La abstención es la llave de la presión a Ciudadanos que el PSOE, por medio de su secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha abierto después de la reunión de la Ejecutiva socialista, a la que no ha asistido Sánchez.

Ha tenido el ministro de Fomento un argumento idóneo para abrir esta vía de presión: el abandono de Ciudadanos de su diputado y portavoz económico en el Congreso, Toni Roldán; la marcha de la dirección nacional de este partido del eurodiputado Javier Nart; y la renuncia a su escaño del candidato del partido naranja en el Principado de Asturias, Juan Vázquez.

También ha influido en la presión el resultado de la votación interna de la Ejecutiva de Ciudadanos celebrada este lunes, en la que dirigentes de renombre, como Luis Garicano o el propio Nart, se han pronunciado en contra del veto a Sánchez en una negociación de investidura.

Así que Ábalos, en rueda de prensa, ha pedido a Rivera que "salga de su laberinto" y de la premisa del "cuanto peor, mejor", que parece haber adoptado y que revela, según sus palabras, una anteposición de los intereses personales y partidistas a los de España.

"Pedimos (al líder de Cs) que escuche a su partido y se abstenga, que escuche a su alrededor y que recapacite: se lo han dicho los fundadores (de la formación), miembros de la Ejecutiva y sus correlegionarios liberales en el extranjero. La realidad es tozuda, y nadie aplaude o apoya este giro ni aquí ni en Europa", ha resumido Ábalos.

Sin salir de este contexto, el dirigente socialista ha incidido en que "nadie quiere pactos secretos con Vox como el de Palencia, que imite a la derecha o que boicotee" la legislatura" para apostillar acto seguido, retóricamente: "¿Cuántos Roldán, Valls o Nart o desmentidos de Macron hacen falta para que rectifique?".

Desde hace semanas tanto Pedro Sánchez, la última vez el viernes pasado en Bruselas, como los portavoces socialistas apuntan a la abstención del PP o de Cs como escenarios que hagan factible la investidura. La sensación es que ni Casado ni Rivera van a ceder.

Por lo que ha destacado Ábalos, Sánchez ha tanteado otra vez al líder del PP al poner sobre la mesa acuerdos de alcance nacional, si bien Casado no se ha movido de su posición ni parece que haya dejado algún resquicio. Fuentes populares han recordado que el presidente de la organización siempre ha postulado "pactos de Estado" en sus cara a cara con el secretario general del PSOE.

Las apelaciones a la abstención de Ciudadanos y del Partido Popular, que no son novedosas, se han producido, sin embargo, en una coyuntura de enfriamiento de las negociaciones que llevan semanas desarrollando Sánchez e Iglesias.

El compás de espera que atraviesan las conversaciones con el partido morado, al que Ábalos ha vuelto a denominar "socio prioritario", obedece a las discrepancias sobre cómo conjuntar un Gobierno que Podemos sigue calificando como de "coalición" y que el PSOE insiste en llamarlo de "cooperación", hasta el punto de que esta fórmula podría desatascar la investidura, ha dicho.

Además, Sánchez e Iglesias, así como sus dirigentes, se han intercambiado estos días emplazamientos a reanudar la negociación, de modo que si el primero emplaza al segundo a que responda cuanto antes su oferta de "cooperación", incluidos determinados puestos de la administración (no se sabe cuáles), el segundo emplaza al primero a que le haga una propuesta.

Mientras tanto, el secretario general de Podemos, ante el ruido que conduce a la abstención de Cs y de PP, ha declarado que a los votantes socialistas no les gustaría que la investidura de Sánchez saliera gracias a estos apoyos, por lo que ha reiterado su "plena disponibilidad" a negociar "equipos y programa" y, por extensión, formar gobierno con el PSOE.

"Pregunten ustedes a Pedro Sánchez si está trabajándose la investidura con el PP y con Ciudadanos en vez de con nosotros", ha espetado el líder de Unidas Podemos, quien nuevamente ha apelado a la discreción como mejor cauce de negociación y no el de los medios.

Etiquetas
Comentarios