Despliega el menú
Nacional

elecciones generales 2019

Las anécdotas más destacadas en las últimas elecciones generales

La última fiesta de la democracia, en junio de 2016, dejó algunas curiosidades que recordamos aquí

Elecciones 26J. Jornada Electoral en el Ayuntamiento de Zaragozaº
Electores en el patio central del Ayuntamiento de Zaragoza en las elecciones del 26-J 
José Miguel Marco

La última cita electoral, celebrada el 26 de junio de 2016 conjuró a los españoles alrededor de las urnas apenas seis meses después de las anteriores de diciembre de 2015. Quizá al ir los votantes con la lección tan reciente no hubo grandes incidencias, aunque la jornada electoral sí dejó, como de costumbre, anécdotas de lo más variado.

Curiosidades 'made in Aragón'

Las mesas electorales se constituyeron sin contratiempos, con algunas excepciones como la ocurrido en Jaca. Dos vocales de una de las mesas del colegio electoral de Benitas manifestaron no saber leer ni escribir, por lo que hubo que volver a formar la mesa. Tras la intervención de la Junta Electoral, quedaron excluidos y tuvieron que ocupar su lugar dos personas que esperaban para depositar sus papeletas

Zaragoza disfrutó de un curioso estreno, el del Ayuntamiento como colegio electoral. Allí se ubicaron 14 mesas para evitar los problemas de accesibilidad que presentaban los centros que se habilitaban en otras ocasiones en el Casco Histórico. También en la capital aragonesa, un miembro de una mesa se presentó con claros síntomas de embriaguez, pero no se libró de cumplir con su obligación.

Los que sí pudieron seguir con la fiesta durante la jornada electoral fueron los votantes de Calatayud o Caspe. En estas localidades, muchos acudieron a su cita con las urnas con atuendos medievales ya que los bilbilitanos celebraban las Alfonsadas y el 26-J también coincidió con la conmemoración del Compromiso de Caspe

En España

Ya a escala nacional, la normalidad fue la tónica habitual, aunque hubo algunas situaciones inesperadas. Por la mañana, un hombre de 92 años se acercó a votar a un colegio electoral de Ortega y Gasset, en Madrid, depositó los sobres en la urna y cayó muerto. Lo mismo le ocurrió a un votante de 79 años de Santa Coloma de Farners, en Gerona. En el lado opuesto de la vida, en el Colegio de Nuestra Señora de los Desamparados en Valencia una vocal se puso de parto antes de constituir la mesa.

En el distrito de Arganzuela de Madrid, un votante creyó que era buena idea unir la noche y el día y se presentó a votar vestido de espermatozoide. En ese mismo distrito, las sedes del Partido Comunista y de Equo amanecían con pintadas de ‘Rojos’.

En La Coruña se torcieron más las cosas. Los representantes de En Marea grabaron un vídeo en el que preguntaban a una votante anciana si sabía qué día era y ella decía que no, ante lo que pidieron impugnar su voto. En un tono más amable, el personaje Mocito Feliz, que persigue a los famosos para hacerse fotos con ellos, se retrató en Málaga con Alberto Garzón, al que confesó votar Unidos Podemos y halagó con que era «más cercano que Pablo Iglesias».

Consulta aquí las últimas noticias sobre las elecciones generales de 2019.

Etiquetas
Comentarios