Despliega el menú
Internacional

Incendio en París

Las grandes fortunas inician las donaciones para devolver su esplendor a Notre Dame

Las primeras aportaciones públicas y privadas para reconstruir la catedral parisina ya superan los 300 millones de euros.

Evalúan los daños en Notre Dame tras el incendio
Evalúan los daños en Notre Dame tras el incendio
Agencias

No se habían apagado aún las cenizas del incendio en la catedral de Notre Dame y una lluvia de promesas de financiación, tanto de instituciones como de las mayores fortunas del país, ya trataba este martes de paliar la conmoción que sufren los franceses por uno de sus monumentos más queridos.

El presidente Emmanuel Macron quiso dejarlo claro poco antes de la medianoche: "Reconstruiremos Notre Dame todos juntos", y anunció una colecta oficial en Francia y el extranjero.

Los anuncios llegaron sin pausa. La familia de Bernard Arnault, la mayor fortuna de Francia y propietaria del grupo del lujo LVMH, señaló a través de un comunicado que realizará "una donación de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que forma parte de la Historia de Francia".

Además, el grupo LVMH explicó que pone a disposición del Estado "todos los equipos creativos, arquitectónicos y financieros para ayudar al largo de trabajo de reconstrucción y a la recolecta de fondos".

El anuncio de los Arnault respondía así al de la familia de François-Henri Pinault, otro de los grandes bolsillos de Francia, que cuando el incendio todavía no había sido sofocado, se comprometió a aportar cien millones a través de su sociedad de inversiones Artemis.

Quizá para poner en contexto esta euforia dadivosa, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de París, Christophe Girard, se aprestó a matizar que de esos 300 millones de euros habrá que descontar las pingües desgravaciones fiscales que esas donaciones acarrearían.

Y ese dinero, argumentó Girard en la emisora "France Info", serán los contribuyentes quienes lo aporten.

El debate sobre las exenciones para quienes quieran aportar en la reconstrucción ya se ha abierto. El ministro de Cultura, Franck Riester, baraja declarar Notre Dame como "Tesoro nacional" lo que garantizaría reducciones de impuestos de más del 60% para empresas y particulares.

Pero ni siquiera eso es seguro, ya que esa calificación se reserva normalmente para las obras que corren riesgo de salir del territorio francés.

Con el fin de ordenar la previsible avalancha de contribuciones, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, propuso convocar una "conferencia internacional de donantes", que se celebraría en el Ayuntamiento y en la que también se someterían a examen ideas para la reconstrucción.

También se comprometió a que la institución que dirige contribuya con unos 50 millones de euros para los trabajos.

Primeras ayudas públicas

A esa primera llegada de millones de manos privadas se sumarán otros diez que la presidenta de la región de Ile de France, Valérie Pécresse, ha anunciado que desbloqueará como ayuda de emergencia para participar en la reconstrucción de la catedral.

El Parlamento Europeo va a instalar una urna a la entrada del hemiciclo donde tienen lugar los plenos para que los eurodiputados, funcionarios y visitantes puedan dejar sus donativos para la reconstrucción del monumento francés.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha propuesto la celebración de una "conferencia internacional de donantes", según informa radio France Inter. Hidalgo pretende reunir a expertos en diversas materias y "recabar los fondos necesarios" para reconstruir Notre Dame.

También el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado que desde Bruselas van a "apoyar todos los esfuerzos". "Francia resultó este lunes gravemente herida, pero todos somos hoy un poco viudos y viudas" y es que "Europa fue herida, Francia fue herida, París fue herida, todos lo fuimos", ha destacado.

Notre Dame es también símbolo de la cultura europea y por ello el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instó a todos los Estados miembros de la Unión Europea a contribuir en la reconstrucción de la seo. Durante su intervención este martes en el pleno de la Eurocámara, Tusk se ha dirigido a los franceses "no solo como presidente del Parlamento Europeo sino como ciudadano de Gdansk", una ciudad polaca destruida en 90% por la guerra y que, al final, renació de sus cenizas.

"Reconstruiréis vuestra catedral. Desde Estrasburgo, la capital francesa de la Unión Europea, pido a los veintiocho Estados miembros que formen parte de esta tarea", ha subrayado. "Está en juego algo más que la ayuda material», ha afirmado Tusk para quien el incendio ha demostrado que «una vez más que estamos unidos por algo más profundo e importante que los tratados".

Sin salir del mismo Parlamento Europeo, su presidente, Antonio Tajani, que se ha referido a Notre Dame como "la primera catedral de mi vida" ha propuesto a los eurodiputados que donen el salario que percibirán este martes para contribuir de manera solidaria a la reconstrucción. Según ha manifestado ante la Eurocámara, "estaremos al lado del pueblo francés, porque tardar tiempo en curar esta herida", ha anunciado.

Etiquetas
Comentarios