Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

gastronomía

Salad Boutique, una alternativa sana para compensar los excesos navideños

Ofrece más de 30 propuestas de ensaladas a partir de una base de seis ingredientes que cubren las necesidades nutricionales de la comida.

Andrei y Diana Hristache abrieron Salad Boutique hace dos años y medio.
Andrei y Diana Hristache abrieron Salad Boutique hace dos años y medio.
A. Toquero

Cuando todavía queda pendiente algún que otro exceso culinario alrededor de las mesas navideñas, conviene ir apuntando en la agenda opciones sanas y saludables para compensar el exceso de calorías de estas fechas. En el Actur, Salad Boutique (c/ Gertrudis Gómez de Avellaneda, 37. 671 285 280) es una alternativa interesante y novedosa que responde a este perfil.

Andrei y Diana Hristache se embarcaron en este proyecto hace dos años y medio. En la denominación del local se resume buena parte de su propuesta: una boutique donde se sirven ensaladas. O mejor: un establecimiento de comida sana asociado a una forma de vida saludable. “No somos un local de moda como han abierto tantos últimamente; nuestro punto de partida es que le debemos al cuerpo una alimentación sana y ese es el objetivo que nos guía”, comenta esta pareja.

Las ensaladas se preparan al momento eligiendo entre más de 55 ingredientes.
Las ensaladas se preparan al momento eligiendo entre más de 55 ingredientes.
A. Toquero

Su concepto de ensalada es muy amplio. En su catálogo hay diseñadas alrededor de 30, pero todas las semanas aparece una nueva y luego está la opción de que cada cliente se prepare la suya. En ellas se incluyen seis ingredientes. “El objetivo es ofrecer un plato único compensado nutricionalmente; las que seleccionamos llevan carbohidratos, proteínas y vitaminas en la proporción adecuada para cubrir las necesidades de una comida saludable”, explica Diana.

Opciones hay muchas. Una de las creaciones más recientes incluye kale, pasta, pollo, huevo, queso feta y pepino. La Popeye (espinacas, pavo, queso emmental, tomates cherry, aguacate y nueces) es una de las más demandadas y, según la época del año, aparecen distintos productos de temporada. Ahora, por ejemplo, triunfan las que llevan legumbres como garbanzos y lentejas, o las de arroz.

Pasta, pollo, queso, tomates cherry y kale son algunos de los ingredientes utilizados.
Pasta, pollo, queso, tomates cherry y kale son algunos de los ingredientes utilizados.
A. Toquero

Pero tan importantes como los ingredientes son los aliños. Así lo entiende esta pareja rumana que recomienda uno u otro en función de la ensalada. “Las de invierno –explica Andrei– combinan muy bien con una vinagreta de oliva negra”. En este caso, son ellos mismos los que adquieren las aceitunas del Bajo Aragón, las deshuesan y las trituran.

La salsa pesto es una de las más utilizadas. Además de la albahaca, emplean eneldo, menta, perejil… El listado de hierbas aromáticas es amplio, y en la mayoría de los casos las cultivan en un huerto que tienen en Juslibol. “Con los pétalos de rosa hacemos un sirope que es como una mermelada”, sugieren.

Su pequeña plantación no les da para conseguir muchas verduras y hortalizas y, por supuesto, tampoco fruta. “Dos veces a la semana hacemos una compra grande en Mercazaragoza; vamos a las cuatro de la mañana porque nos gusta ver los productos y elegirlos personalmente”, aseguran.

Las ensaladas son contundentes y cubren las necesidades nutricionales de una comida.
Las ensaladas son contundentes y cubren las necesidades nutricionales de una comida.
A. Toquero

“Esta idea de comprar casi a diario es fundamental porque queremos ofrecer ingredientes lo más frescos posibles”, prosiguen. En el mostrador tienen alrededor de 55 para elegir, así que son unos expertos en ajustar las previsiones de compra y de venta para intentar no desperdiciar nada.

Su propuesta de plato único es contundente. Cada ensalada pesa entre 500 y 600 gramos. “Cuesta terminarlas”, explican. Su perfil de clientela, hasta ahora, la tienen bastante clara: trabajadores que demandan comer sano y rápido, con una edad entre 35 y 50 años. “Con el público más joven nos está costando un poco más –comenta Diana–, todavía no ven la necesidad de comer de una forma más saludable”.

Pero no solo de ensaladas vive Salad Boutique. En su carta también hay tostadas y wraps, además de cremas calientes en invierno y gazpacho en verano. Por supuesto, todo casero. Sin olvidar los postres, que responden a este mismo perfil: mousse de mango y maracuyá, tiramisú, tarta de queso, yogur griego con chía o granola…

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión