Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

gastronomía

El Arrebol, un restaurante de camping con vistas de lujo a la Peña Oroel

Este alojamiento turístico de Jaca ofrece una propuesta gastronómica de altura con una carta de vinos de más de cien referencias.

La Peña Oroel al fondo, desde la terraza recientemente acristalada.
La Peña Oroel al fondo, desde la terraza recientemente acristalada.
A. Toquero

El Arrebol Comfort Camp de Jaca (carretera N-330. Km 642. Jaca. 974 579 557) se empezó a hacer realidad en 2006. Ese año tan solo era el sueño de la familia Enériz, que se plasmó en el momento de adquirir el terreno del antiguo camping de la localidad altoaragonesa. Luis Enériz y su mujer Miryam, junto a sus hijos Álvaro, Tamara y Mónica se embarcaron en el proyecto. No son de Jaca, pero en ellos ha anidado con fuerza el sentimiento de pertenecer a un lugar al que siempre quieren volver.

“Jaca nos ha dado muchos recuerdos inolvidables y queríamos devolver a la zona el favor con un nuevo concepto de alojamiento turístico”, destacan los hermanos. Trece años les costó plasmar este deseo, que se hizo realidad en 2020, en los peores momentos de la pandemia. “Hemos creado un alojamiento de calidad, con bungalows de estilo nórdico, parcelas totalmente equipadas o una piscina que se asemeja a un ibón del Pirineo”, prosigue Tamara, así que les llevó tiempo. “Cuando todo estaba listo, las cosas se complicaron, pero sí o sí había que abrir”, resume.

Miryam García, en el comedor del restaurante del camping.
Miryam García, en el comedor del restaurante del camping.
A. Toquero

Para ellos, estos meses han sido de altibajos, de adaptarse a lo que tocaba en cada momento, pero, sobre todo, “de buscar a un tipo de cliente que nunca había ido de camping y que por el alto nivel de confort que ofrecemos se siente como en casa”.

Esa búsqueda ha llevado a la familia Enériz a ofrecer un servicio de restauración nada habitual en una instalación de estas características. Por supuesto, desde el primer momento han tenido claro que el restaurante El Arrebol debía abrirse al cliente que no estaba alojado. Pero claro, competir en Jaca, que tiene una oferta gastronómica tan amplia, no es una tarea sencilla.

“La gente nos pregunta constantemente si se puede ir al restaurante sin estar en el camping –explica Tamara–, y las personas que se animan a venir y prueban, cambian totalmente el concepto y muchas repiten”. El mayor inconveniente estando alojado en Jaca es que hay que desplazarse hasta el lugar. No está lejos del casco urbano, pero ya hay que coger el coche.

Streak tartar es una de las recetas que aparece en los menús y en la carta.
Streak tartar es una de las recetas que aparece en los menús y en la carta.
A. Toquero

Para compensar esta molestia y sentir que la visita merece la pena, el Arrebol ha diseñado una propuesta de altura que se asienta sobre varios pilares. En primer lugar, el comedor y sus vistas. Está totalmente acristalado y toda la luz que recibe es natural. Lo más llamativo es la estampa de fondo, la Peña Oroel, que se adivina desde cualquier esquina. Lo último ha sido el cerramiento de la terraza para poder utilizarla en invierno, así que se ha ganado un nuevo espacio paran contemplar la belleza del entorno.

Hay más detalles, como la buena insonorización del local o una vajilla de calidad que realza el contenido del plato. De los fogones se ocupa el cocinero Abderrazak Es Safiri, que ha trabajado en Francia y en el restaurante Las Torres de Huesca. Suyo es el diseño de la carta, que presenta un recetario reconocible que se asienta sobre materias primas de calidad.

El comedor está totalmente acristalado para tener buenas vistas al exterior.
El comedor está totalmente acristalado para tener buenas vistas al exterior.
A. Toquero

Destaca el apartado 'De la tierra' con propuestas como solomillo de ternera del Valle de Brotro con salsa de boletus o foie, cordero deshuesado a baja temperatura con parmentier de patata trufada o steak tartar con salsa kimchi, mostaza, alcaparras y huevo. También hay una buena selección de pescados como tataki de atún marinado, lomo de bacalao a baja temperatura con ajo blanco o pulpo a la gallega.

En invierno, el restaurante abre de jueves a domingo, y entre semana se ofrece un menú del día (22 euros) que suele incluir recetas de mucho nivel como canelones de foie y pato, steak tartar, cordero confitado al arroma de romero o magret de pato con salsa de pimienta negra.

Llama la atención la carta de vinos. Cuenta con alrededor de cien referencias, otro detalle que muestra que difícilmente se puede catalogar a El Arrebol como un restaurante de camping. Sin duda, es mucho más. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión