Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

vinos de aragón

La gama Valonga crece con un moscatel seco y una garnacha

El blanco Claraluna y el tinto de la variedad aragonesa por excelencia son vinos jóvenes con una destacada personalidad.

Exterior de la bodega situada en la Finca Valonga.
Exterior de la bodega situada en la Finca Valonga.
Finca Valonga

La Bodega Finca Valonga, ubicada en el término de Belver de Cinca (Huesca) y acogida a la IGP Vinos de la Tierra valle del Cinca, acaba de incorporar dos nuevas referencias a su ya amplio catálogo de vinos: un blanco y un tinto de la última añada, la 2019. El primero es muy original y destaca por su gran personalidad, cualidad de la que también hace gala el tinto de garnacha.

Finca Valonga Claraluna es un blanco elaborado mayoritariamente con uva moscatel de grano menudo (90%), con un pequeño porcentaje de chardonnay. Pese a que el moscatel nos lleva instantáneamente a recuerdos de vinos de corte dulce, este Claraluna es seco y brilla por su juventud. Tiene mucha intensidad aromática, con notas de fruta con hueso (melocotón y albaricoque, sobre todo) y tropicales (piña ) y también cítricos y aromas elegantes a flores blancas, como jazmín y azahar.

Botella de Finca Falonga Claraluna 2019.
Botella de Finca Falonga Claraluna 2019.
Finca Valonga

En su paso por la boca, hace gala de una acidez perfectamente equilibrada con los 13,5 grados alcohólicos que registra la etiqueta y da muestras de una agradable untuosidad. Las uvas con las que se elabora proceden de un viñedo situado a 350 metros de la bodega, muy cerca de la ribera del Cinca. Es una zona caracterizada por un clima muy seco, con suelos calizos, una gran exposición solar y escasa pluviometría. Su precio en la tienda ‘on line’ de la bodega es de 6,70 euros.

La otra novedad es un tinto de garnacha de 2019, cuyas uvas provienen de la finca La Tejería, situada en la misma finca y a escasos metros de sus instalaciones, como todo el viñedo que abastece a la bodega. Finca Valonga Garnacha 2019 da muestras de su juventud ya al llevarlo a la copa, donde presenta un bonito color cereza granate. Destacan sus aromas limpios e intensos muy típicos de la variedad, con frutas rojas y negras, sobre todo fresones y cerezas, además de algunas notas florales de tonos violetas. 

Botella de Finca Valonga Garnacha 2019.
Botella de Finca Valonga Garnacha 2019.
Finca Valonga

En la boca es muy aterciopelado y deja el recuerdo de las mejores garnachas aragonesas, con unos taninos pulidos que acarician el paladar y despiertan los recuerdos de los vinos que degustábamos en nuestros inicios en el mundo del vino, apenas alcanzada la mayoría de edad. Su precio es el mismo que el del Claraluna, 6,70 euros.

Finca Valonga es una bodega familiar con viñedo propio y está gestionada por la tercera generación de la familia Ferrer, que la regenta desde 1931. Es una antigua finca agrícola con carácter integral, convertida en la actualidad en una empresa agroalimentaria familiar, dedicada al cultivo de viñedo, nogales, olivos, almendros y cereales, que comercializa directamente sus frutos. Es muy interesante desde el punto de vista enoturístico y tiene además un restaurante.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión