Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

VINOS DE ARAGÓN

Vinos auténticos y sensuales con uvas autóctonas y 'nativas'

Bodegas Care, de la D. O. Cariñena, apuesta por productos diferenciados en un mundo muy globalizado.

Care Garnacha Blanca Nativa y Care Garnacha Nativa tinto.
Care Garnacha Blanca Nativa y Care Garnacha Nativa tinto.
HA

Bodegas Care, de la D. O. Cariñena, fue una de las empresas que lideró hace ya bastantes años la modernización de los vinos de esta zona elaboradora, poniendo en el mercado productos muy actuales en botellas muy bien vestidas con las creaciones del diseñador Enrique Torrijos.

Esta filosofía de empresa ha ido adaptándose a la evolución de los mercados y gustos de los consumidores, de forma que hace un tiempo emprendió la senda de elaborar vinos auténticos con variedades autóctonas como forma de diferenciarse en un mercado cada vez más globalizado. Ha profundizado, además, en el trabajo con clones tradicionales de esas uvas autóctonas y levaduras también del terruño, dando como resultado esta línea de vinos "nativos" que, encima de esa exclusividad, aportan un gran potencial organoléptico y gratificantes sensaciones.

Care Garnacha Blanca Nativa 2019.
Care Garnacha Blanca Nativa 2019.
HA

Hay ya en el mercado cuatro referencias, que traen también una imagen renovada: Garnacha Blanca Nativa, Garnacha Nativa tinto, Cariñena Nativa y Moscatel de Alejandría. Hoy nos centramos en los dos primeros, especialmente en el blanco de garnacha de 2019, una novedad que me ha gustado por su frescura y su complejidad aromática, donde hay referencias florales y de frutas muy sabrosas como la pera, el melón amarillo y confituras, además de cítricos y hierbas aromáticas. Su consistencia en la boca viene sustentada también por el trabajo con sus lías durante tres meses en barricas de roble francés. Tiene un grado alcohólico del 13,5% y un precio recomendado de 8,50 euros.

Me ha parecido un vino muy sensual, cumplido que cabría otorgarle también al Care Garnacha Nativa 2018 tinto, que estuvo ocho meses criándose en barricas y que ofrece unas cualidades muy típicas de la garnacha en Aragón: frutas rojas y negras, flores y hierbas aromáticas adornadas con especias y tostados de la madera. Es puro terciopelo en la boca, con acidez y taninos ajustados a la perfección. Su precio recomendado es de 8,50 euros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión