Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía 

Tarta red velvet, una receta clásica americana para triunfar este puente

El queso y la textura aterciopelada son las claves del éxito de esta elaboración a la que no podrán resistirse ni siquiera aquellos que se consideran poco golosos. 

Red velvet
La textura aterciopelada del pastel le hace recibir ese nombre.
Freepik

El puente de diciembre es, para muchos, el momento de dar el pistoletazo de salida a la época navideña, bien poniendo la decoración en casa, bien asistiendo a algunas de las propuestas festivas de la ciudad. Otros aprovecharán para hacer alguna escapada e incluso habrá quienes inviertan estos días en pensar (y probar) el menú con el que deleitarán a sus invitados en las comilonas de Navidad. Para estos últimos, traemos una receta muy apetitosa para el pase dulce de estas reuniones (siempre con permiso de los turrones y los polvorones). La red velvet es una receta clásica americana en la que el bizcocho jugoso es el protagonista, igual que ocurre con otras populares tartas de esa zona. Aunque requiere de cierto tiempo de elaboración, el resultado merece la pena. 

Ingredientes para el bizcocho 

  • 125 gramos de mantequilla.
  • 3 huevos.
  • 275 gramos de azúcar.
  • 280 gramos de harina.
  • 15 gramos de cacao en polvo. 
  • 1 cucharada de levadura y otra de bicarbonato.
  • Una pizca de sal.
  • 240 gramos de buttermilk (que se prepara con 220 ml de leche entera y 20 ml de vinagre blanco o limón. Esperar 10 minutos a que se corte). 
  • Colorante rojo (en gel). 
  • Extracto de vainilla. 











Elaboración del bizcocho 

1

El secreto está en la masa 

El primer paso es tamizar la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal. Estos se reservan mientras se unen los ingredientes líquidos: buttermilk, colorante, vinagre y la vainilla. Después, con una batidora con varillas, se mezcla la mantequilla (a temperatura ambiente) con el azúcar hasta que quede una mezcla esponjosa. Cuando esto ocurra, se añaden uno a uno los huevos batiendo a velocidad baja en cada incorporación. Después, se añaden los ingredientes secos y los líquidos alternativamente, terminando por los primeros. 

2

¡Al horno!

El último paso para preparar el bizcocho es repartir la masa en varios moldes con los que preparar las distintas capas y hornear durante 25 o 30 minutos. Una vez cocinado, hay que envolverlo en papel transparente y dejarlo reposar un mínimo de cuatro horas antes de rellenarlo. 

Ingredientes para la crema 

  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 600 gramos de azúcar glass. 
  • 250 gramos de queso crema. 

Preparación

1

Montar la crema

Primero hay que batir el azúcar a velocidad baja y, luego, subir a media y añadir la mantequilla. Si queda una masa seca, se puede añadir leche para que consiga montarse. Una vez conseguimos una mezcla montada y esponjosa, se añade el queso crema mientras se bate a baja velocidad y luego se sube a media para que se integre. Cuanto más se bata, más densa será la crema. 

El toque final 

Para montar la tarta, hay que cortar los bizcochos por la mitad para conseguir cuatro trozos redondos. Primero se pone la parte de abajo de uno, se unta con la crema de queso y se coloca encima la parte de arriba del bizcocho y se repite el mismo proceso con el resto de bizcochos. La espátula es el utensilio más adecuado para extender la crema. Además, se puede cubrir toda la tarta con la cobertura de queso. Hay que reservarla en la nevera para que se conserve. 

Etiquetas
Comentarios