Salud

Heraldo Saludable

¿Es recomendable preparar el cuerpo para las comilonas de Navidad?

Comidas y cenas copiosas están a la orden del día llegadas estas fechas, y las indigestiones, en muchas ocasiones, también.

Consomé, gambas, pavo y ternasco son algunos de los platos que no faltan en las casas de los aragoneses.
Consomé, gambas, pavo y ternasco son algunos de los platos que no faltan en las casas de los aragoneses.

Las Navidades, además de una época familiar y muy alegre, son el periodo por excelencia de los festines a deshora y siempre abundantes. Pavo, ternasco, gambas, gulas y surtidos de turrones y polvorones visten las mesas de la mayoría de los aragoneses y resistirse a la tentación es difícil. Pero, ¿es conveniente preparar el cuerpo para evitar que los excesos pasen factura a nuestra salud al finalizar las fiestas? La dietista zaragozana Sara Garcés lo tiene claro: no.

"En Navidad no hay por qué abstenerse de comer, simplemente hay que ser consciente de qué se come y cuánta cantidad", explica la dietista. Y asevera: "a nuestro cuerpo le da exactamente igual que sean fiestas; lo va a almacenar todo de la misma manera. Por tanto, es fundamental pasar unas buenas fechas y disfrutar de la comida casera, pero controlando las cantidades".

Ante el bombardeo de dietas milagro de cara a estas fechas, la dietista advierte que no hay que preparar el cuerpo de manera alguna. La única realidad es que hay que comer saludable cada día del año, y si, como es normal, en estas fiestas hay algún día que nos excedemos un poquito más, no pasa nada. Simplemente hay que volver a la rutina sin hacer ningún tipo de compensación, destaca.

Cinco consejos para afrontar las comidas de Navidad

"Hay que ser consciente de que las Navidades son días normales y  tu cuerpo lo sabe", explica Garcés. "Todos los excesos que se hagan en estas fechas van a tener el mismo efecto en el organismo que cualquier otro mes del año", asegura esta dietista. Hay que evitar al máximo las bebidas alcohólicas, "por su evidente y demostrado peligro para la salud", recuerda Garcés. En caso de comer dulces navideños, hacerlo con moderación. La dietista considera que no es necesario dejar de comerlos, pero "es preferible elegir trozos pequeños y no consumirlos a diario". Aunque sea Navidad, no hay que olvidar comer" abundantes frutas y verduras, además de alimentos de calidad, como legumbres". "Es esencial no hacer ningún tipo de dieta milagro al acabar las Navidades con el objetivo de bajar rápidamente de peso. Seguir una alimentación adecuada y saludable y pedir ayuda a un dietista o dietista-nutricionista sí es necesario", concluye Sara Garcés.Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios