Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Prohibido vender foie gras en Nueva York a partir de 2022

La medida, que considera que las técnicas usadas para producirlo son crueles con las aves, causa perplejidad en los productores españoles

Prohibido vender foie gra en Nueva York a partir de 2020.
FILE PHOTO: An employee prepares foie gras (duck liver) at the Maison Lafitte company factory in Montaut, France January 10, 2019. REUTERS/Regis Duvignau/File Photo [[[REUTERS VOCENTO]]] NEW YORK-FOIEGRAS/
Regis Duvignau/Reuters

 El foie gras tiene los días contados en Nueva York, después de que las autoridades de la ciudad hayan acordado prohibir su venta a partir de 2022 por considerar que las técnicas usadas para su producción son crueles con las aves.

La Gran Manzana, una de las grandes capitales gastronómicas de Estados Unidos, se sumará así al estado de California, donde el lujoso producto de origen francés ya está vetado.

El Concejo municipal neoyorquino ha aprobado la medida con una amplia mayoría en una votación celebrada este miércoles, por lo que la medida queda únicamente pendiente de la firma del alcalde, Bill de Blasio, cuya oficina ya ha confirmado que la ratificará.

Carlina Rivera, la concejala impulsora de la medida, defiende que la nueva legislación va en contra del "proceso más inhumano" que se da en la industria alimentaria.

Según los defensores de la prohibición, las técnicas tradicionales empleadas para engordar el hígado de las aves resultan extremadamente crueles y una forma de tortura.

Para incrementar el tamaño del hígado -hasta diez veces- se fuerza a los animales a ingerir, a través de un embudo o de un tubo, grandes cantidades de alimentos, principalmente granos de maíz hervidos con grasa.

El veto al foie gras, ya sea a su producción o venta, es ya una realidad en varios lugares del mundo, pero la prohibición en Nueva York -una de las ciudades con más restaurantes y tiendas gastronómicas de lujo- puede suponer un importante golpe para la industria.

La medida afectará no solo a las importaciones, sino también a compañías estadounidenses que fabrican el producto, incluidas varias importantes en el estado de Nueva York, para quienes la Gran Manzana es su principal mercado.

Para dar tiempo a que las empresas se adapten, el veto no entrará en vigor hasta 2022.

La nueva norma, que es parte de un amplio paquete de medidas para combatir la crueldad contra animales, incluye multas de hasta 2.000 dólares (casi 1.800 euros) para quien la viole.

No se descarta que, una vez aprobada por el alcalde, la industria inicie una batalla legal contra la prohibición, algo que ya hizo en California, aunque sin éxito, pues los jueces han desestimado hasta ahora sus argumentos.  

Perplejidad entre los productores españoles

La decisión del Ayuntamiento de Nueva York de prohibir la venta de foie gras en la ciudad causa "perplejidad" entre los productores españoles, quienes admiten su preocupación por la presión ejercida por asociaciones animalistas en todo el mundo para tomar medidas de este tipo.

Así lo ha explicado este jueves en declaraciones a Efeagro el presidente de la patronal del sector (Interpalm), Enrique de Prado, quien ha descartado un impacto directo a los fabricantes españoles, ya que no pueden exportar a Estados Unidos.

La propuesta partió de la concejala demócrata Carlina Rivera y, tras ser aprobada en votación, prohíbe a los comercios y restaurantes neoyorquinos ofrecer foie, bajo pena de multa de entre 500 y 2.000 dólares.

Sus impulsores enmarcan la medida en su estrategia de consolidar a Nueva York como ciudad que lidera la protección de los derechos de los animales.

"Es triste que se tomen medidas sin ninguna base científica; los estudios demuestran que no puede haber maltrato porque los animales maltratados -en este caso ocas- son incapaces de producir foie", ha defendido De Prado.

En su opinión, esta prohibición está vinculada con la presión ejercida "por grupos animalistas que encabezan un ataque frontal contra el sector de la carne y la producción animal a nivel mundial" y cuyos efectos también se ven en Europa durante los últimos años.

Sin embargo, ha considerado que no se vislumbran de momento prohibiciones a la venta de foie en el continente, ya que en Europa existen más "garantías" ante lo que en su opinión son "actuaciones arbitrarias".

"Estos activistas son muy activos en redes sociales, pero no representan a la mayoría social de sus países ni del continente", ha advertido el presidente de la patronal, quien censura lo que bajo su punta de vista es un intento del "mundo urbano de decirle a la gente que vive en las zonas rurales lo que se puede comer y lo que no", pese a que el primero es menos sostenible.

España produjo 613 toneladas de foie en 2018, apenas el 2,6 % de toda la producción europea, aunque el país consume cerca de 3.000 toneladas y es claramente importador.

"Las empresas españolas del sector también exportan, porque tendemos a comprar de fuera foie de bajo precio y nosotros vendemos producto de mayor valor añadido", ha afirmado.

El sector está compuesto por cerca de una treintena de ganaderías, una docena de empresas transformadoras y "seis o siete mataderos", localizados fundamentalmente en zonas rurales de Cataluña, Aragón, Castilla y León, Navarra y País Vasco.  

Etiquetas
Comentarios