Gastronomía

Gastronomía

Planes con niños 

Esto es lo que los niños pueden (y deben) hacer en la cocina según su edad

Además de ayudar en las tareas del hogar, los más pequeños adquieren hábitos más saludables cuando están en este espacio de la casa. 

Niños en la cocina.
Los niños que cocinan mantienen una dieta más variada y equilibrada.
Freepik

La educación de los más pequeños es un proceso complejo en el que muchas veces se comenten errores, ya que son muchos los ámbitos en los que formarles. No solo se requiere de una educación curricular que adquirirán, en gran parte, en el colegio. También es necesario inculcarles hábitos saludables y respetuosos. Las tareas de casa son uno de los aspectos formativos que se deben fomentar desde niños. Así, según la edad, los más pequeños pueden implicarse en las labores domésticas y sentirse así parte del equipo familiar, además de fomentar su autonomía y aumentar su autoestima. La cocina es otro de los ámbitos donde pueden ayudar. Y no solo pueden, sino que también deben hacerlo, puesto que presenta numerosos beneficios para su salud. 

Esto es lo que los niños pueden hacer en la cocina según su edad

Niño cocinando.
1

De 4 a 6 años

Los niños que tienen entre 4 y 6 años ya pueden cascar y batir los huevos y machacar patatas o alimentos cocidos. También pueden untar los moldes de harina o mantequilla (para preparar jugosos bizcochos con la receta fácil del yogur) y ensartar trozos de carne o de fruta para las brochetas. Moler con el mortero y decorar tartas y dulces son otras de las tareas que pueden llevar a cabo.

Niña cocina.
2

De 6 a 8 años

En este caso, además de los pasos anteriores, los niños pueden pesar los alimentos para acertar con las cantidades en las recetas, exprimir cítricos, estirar masas (para después elaborar suculentas pizzas), rallar el pan o recoger la vajilla. 

Niña cocina.
3

Más de 8 años

Aunque en el programa de televisión 'Masterchef Junior' puedan hacerlo antes, lo más habitual es empezar a emplatar y a usar la manga pastelera a partir de los 8 años.

Beneficios para su salud

La cocina, además de ser beneficiosa en su educación, también es buena para su salud. Según un reciente estudio del comparador de seguros Acierto.com, aquellos niños que cocinan, comen un 80% más de verduras, un 30% más de pollo y consumen una tercera parte de calorías. De esta forma se establecen las bases para que sean adultos más sanos y conscientes de la alimentación. Esto se debe a que, a través de la elaboración de recetas, es cuando se amplía la variedad de alimentos que se conocen. Así, se aumenta su curiosidad por probar nuevos productos. 

Otro de los beneficios de que los más pequeños se metan en la cocina es que contribuye a estrechar los vínculos familiares gracias al trabajo en equipo, la paciencia, el esfuerzo y la responsabilidad; todo ello con un mismo objetivo: un suculento y sabroso final. También se potencia su creatividad. 

Además, al estar en este espacio también se potencia su responsabilidad con el resto de tareas del hogar, puesto que deben aprender que, una vez terminada la elaboración (y degustada), hay que limpiar la cocina a fondo, aunque durante el cocinado se haya ido limpiando. 

Etiquetas
Comentarios