Gastronomía

Gastronomía

Siete trucos para comer sano fuera de casa

Los suculentos menús de los establecimientos donde reinan los postres, las guarniciones y las salsas hacen un flaco favor al organismo en plena 'operación bikini' si se consumen a diario.

Al comer fuera de casa solemos excedernos en las cantidades y en la ingesta de calorías.
Al comer fuera de casa solemos excedernos en las cantidades y en la ingesta de calorías.
Unsplash

Poco son los que se resisten al placer de la comida. Además de ser una acción vital y diaria, el hecho de comer también es una cuestión social y son muchas las personas que, por obligación o por ocio, comen fuera de casa a menudo. Planificar el menú semanal, cocinar purés y sopas y no comer delante del ordenador son algunos de los trucos para alimentarse bien en el trabajo con un 'tupper' saludable, que conviene llenar de verduras e hidratos de carbono, ya que son los alimentos más recomendables para transportar en estos recipientes.

La actividad física y una adecuada alimentación siempre contribuyen a mejorar en cualquier enfermedad, pero es difícil resistirse a los suculentos menús de los restaurantes y más en Aragón,  la comunidad donde más barato sale comer en un restaurante con estrella Michelin. Postres, guarniciones y salsas llenan las cartas de estos establecimientos donde muchas personas comen a diario. Descubre los trucos para que la comida fuera de casa sea todo un manjar, sin renunciar a la 'operación bikini'.

Evita los establecimientos tipo 'buffet': no se recomiendan para diario porque son demasiado tentadores. En este tipo de restaurantes aún se cae más en el 'comer por los ojos'.  No mires el menú durante demasiado tiempo: las detalladas descripciones de los platos los hacen parecer extremadamente suculentos. No leerlos con demasiada precisión ayudar a no caer en la tentación.  Opta por platos simples: las elaboraciones que contienen demasiados ingredientes no son simples y acumulan mayores índices de grasa. La mejor guarnición son las verduras.  Adiós a los refrescos: las bebidas con gas no son adecuadas para una dieta saludable. La mejor opción para acompañar el menú es el agua, el vino -entre cuyos beneficios se incluye la prevención de la diabetes-  o la cerveza, buena para el corazón y rica en vitamina B, entre otros beneficiosSalsas aparte: si el plato está acompañado de salsa, la mejor opción es pedir que la sirvan aparte para regular su consumo. Los aliños de aceite son más recomendables.  Sí al postre: es muy difícil resistirse a este dulce final. La recomendación es compartirlo, porque así se ingiere una porción más pequeña. Los postres con fruta o las infusiones son una buena alternativa. No renuncies a la gastronomía internacional: si te gusta la comida china, el arroz puede ser integral. Lo mismo ocurre con las variantes de otras comidas internacionales. - Ir al suplemento de gastronomía 

Etiquetas
Comentarios