Gastronomía

Gastronomía

Nuevas monas de Ascaso con el toque Luc Eyriey

Las novedades conviven con los modelos clásicos, todos elaborados con ingredientes naturales.

Una de las monas artesanas de Ascaso.
Una de las monas artesanas de Ascaso.
Gabi Orte/Chilindrón

Pastelería Ascaso apuesta este año por la renovación del formato de sus tradicionales monas de Pascua y, sin renunciar a la calidad del chocolate de Valrhona, los modelos clásicos, habituales en estas fechas, conviven con los nuevos en los escaparates de sus establecimientos de Huesca, Zaragoza y Madrid. Para ello, y tras una formación exclusiva con el maestro chocolatero artesano Luc Eyriey, se ha apostado por piezas más redondeadas, combinando diferentes tamaños de esferas, tubos y formas ovaladas: "Trabajamos el chocolate desde hace 40 años con buenos resultados, pero es cierto que el mercado exige estar al día con las tendencias y es lo que buscamos con los nuevos modelos", explicó Sura Ascaso, responsable de Negocio de esta pyme aragonesa.

Por ello, el maestro chocolatero de Ascaso, José Antonio García Álvarez, asistió a una formación con Eyriey, de la que han nacido nuevas piezas, como el perro Stephen o una moderna Caperucita Roja con el lobo apostado sobre un semáforo. "Estamos muy contentos con la acogida que están teniendo entre nuestros clientes –aseguró Ascaso–, aunque también las tradicionales tienen mucho tirón: el castillo, el barco, el avión, la casita, la tortuga… que tampoco pueden renunciar a los muñecos de moda, como los Trolls, los Minions o la Patrulla Canina".

Y, por supuesto, los huevos de Pascua, en diferentes formatos y con distintos soportes, o los ya clásicos balones de fútbol y de baloncesto realizados en su totalidad con chocolate.

"De estas monas de Pascua es interesante destacar su total elaboración con ingredientes naturales: de chocolate con leche o negro, no cuentan con conservantes ni colorantes artificiales en sus recetas", añadió la responsable de Ascaso.

La marca, en manos de la cuarta generación, cuenta con tres pastelerías propias en los centros urbanos de Huesca (Coso Alto, 9), Zaragoza (calle del Arquitecto Yarza, 5) y Madrid (calle de Zurbano, 25).

Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios