Economía
Suscríbete

La corrección del INE saca a España un año antes de la crisis pero con un exiguo crecimiento hasta 2022

Eleva el PIB de 2020 a 2022 en 1,3 puntos por la "dificultad" que tuvo al calcularlo, lo que permitirá reducir la deuda pública al 110%.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital en funciones, Nadia Calviño durante la reunión del Consejo en su formación de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin), en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España).
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital en funciones, Nadia Calviño durante la reunión del Consejo en su formación de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin), en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España).
Title EP

La economía española ha pasado de ser la última de la Unión Europea en recuperar todo el terreno perdido tras el 'shock' de la pandemia a situarse entre las que consiguieron ese hito antes de lo previsto. De conseguirlo en el primer trimestre de 2023 -la fecha que marcaba hasta ahora ese punto de inflexión- a lograrlo a lo largo de 2022. Es decir, casi un año antes. O lo que es lo mismo, 1,3 puntos porcentuales más de Producto Interior Bruto (PIB) por un efecto de cálculo que el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha revisto al alza, con una inyección de casi 20.000 millones de euros extra.

El alza del PIB fue superior a lo estimado tanto en 2021, cuando creció un 6,4% (frente al 5,5% anunciado inicialmente), como en 2022, con un 5,8%, que contrasta con el 5,5% publicitado por el INE. Además, aclara que en el peor momento de la pandemia, la economía cayó un 11,2%, una décima menos de lo anunciado.

El reajuste de los cálculos del INE llega en un momento clave para determinar cuál será el crecimiento de España este 2023 (este mismo martes se conocerán las previsiones del Banco de España y la OCDE). Y con los nuevos datos en la mano, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha indicado que "España tendrá un nivel de crecimiento con respecto a 2019 superior al resto de los países grandes del euro Alemania Francia o Italia". La estimación del Ejecutivo pasa por un ejercicio con un alza del 2,3%.

Desde los peores rigores de la pandemia, el INE ha sostenido la complejidad que ha supuesto cuantificar correctamente todos los datos que ha venido aportando en materia de PIB, aunque también en la inflación. Ahora, apunta que es "consciente de la dificultad de la medición estadística de la actividad económica en circunstancias tan excepcionales como las que ha supuesto la crisis del covid-19". No es el único organismo que ha llevado a cabo esta revisión. También lo han hecho en Reino Unido y Países Bajos, no sin polémica interna a cuenta de las acusaciones de manipulación de la oposición.

Los datos del INE han chocado en los últimos meses con los que otros organismos oficiales venían mostrando en materia de consumo, como el incremento de la recaudación por IVA frente a la demanda doméstica o la afiliación a la Seguridad Social frente al empleo de la EPA, entre otros. Pero no ha sido hasta ahora cuando la institución ha recompuesto todos sus cálculos apuntando precisamente por el impulso del consumo privado, el desempeño del sector exterior y el mejor comportamiento previsto de la industria manufacturera.

Esta nueva realidad ha permitido a España dejar de ser el último de la fila en superar la parálisis de la pandemia, aunque la economía sigue siendo una de las que menor crecimiento acumulado tienen desde que estalló aquella crisis a principios de 2020.

Ha superado la barrera pero, al menos hasta finales del año pasado, la economía española apenas había mejorado en una décima la situación en la que se encontraba a finales de 2019. Algo mejor, aunque sin grandes alegrías, se encuentran otras grandes potencias como Alemania (ahora acechada por la recesión técnica), Francia o Italia. Y los socios que sí han conseguido repuntar son Polonia (con un PIB que es ya un 10% superior al previo a la covid-19), Países Bajos (un 6%) o Portugal (un 3%), según los datos de Eurostat.

Un mejor ajuste de cuentas

Este reajuste de datos con esta nueva revisión al alza, cambian también otras estadísticas de forma favorable, como la deuda pública y el déficit. Los datos del INE incluyen unos 20.000 millones de euros en la economía española, lo que permite rebajar la ratio deuda/PIB en 1,6 puntos adicionales y permitirá al Gobierno conseguir el objetivo de reducción del endeudamiento por debajo del 110% para finales de este año.

La previsión para la deuda en 2023 era del 111,9% del PIB y el año en el que se estimaba que bajaría del 110% (109,1%) era en 2024. El futuro Gobierno tendrá más margen para cuantificar también el déficit público, que se calcula en función del nuevo PIB.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión