Economía
Suscríbete

economía

Balance tras el covid: "Hay más gente trabajando, pero con menos jornada"

El sindicato USO ha presentado un informe en el que destaca la pérdida de 420.000 horas de trabajo respecto a 2019 en España.

Foto de archivo de un camarero en un bar
Foto de archivo de un camarero en un bar
Pixabay

El empleo resiste a la incertidumbre económica si se atiende a los datos de paro. En febrero estaban registrados en las oficinas de empleo 58.290 desempleados en Aragón y 2,9 millones en España, que se alejan de las cifras de periodos de crisis como la de 2008 donde llegaron a ser el doble. Sin embargo, en el análisis de la calidad del empleo que se crea, medida por las horas trabajadas que figuran en los contratos de trabajo, no se habrían alcanzado las cifras anteriores a la pandemia de covid-19.

"Hay más gente trabajando, pero con menos jornada", alerta Joaquín Pérez, secretario general del sindicato USO. "Se está troceando el empleo y creando una situación donde tener un contrato indefinido no implica tener un salario que permita llegar a fin de mes", según apunta el último informe de la organización sindical, en el que hace un balance de la evolución del empleo entre 2019 y 2022. En la comparación se fija en cuántas horas se trabajaban en 2019 y cuántas el pasado año. La diferencia es de casi 420.000 horas menos de trabajo porque aunque el paro baja "no ha mejorado el empleo, se ha repartido entre más trabajadores", analiza el sindicalista.

La población activa ha crecido en casi 400.000 personas, la población ocupada, en algo más de 600.000, pero cada uno de las veinte millones de personas que de media estuvieron ocupadas en 2022 ha trabajado una hora y media menos a la semana que antes de la pandemia, recalca la organización sindical.

Menos horas

El informe destaca que España no ha recuperado las horas de trabajo previas a la pandemia porque los contratos que se han hecho han sido de menor duración. Así, en 2019 la jornada media era de 33,5 horas efectivas, mientras que 2022 acabó con 32,1 horas. "Esto supone que, a pesar de haber más ocupación, cada persona trabaja, de media, 1,4 horas a la semana menos que en 2019", apunta. En esta pérdida de horas de trabajo las mujeres siguen teniendo una jornada media muy inferior a los hombres, 29,4 horas semanales frente a 34,5. Los contratos a tiempo parcial y temporales "son siempre muy superiores en mujeres", añade.

Otro colectivo que sigue sin recuperarse es el de los jóvenes. "Seguimos teniendo un 13% de tasa paro en España que es el doble de la Unión Europea y uno cada tres jóvenes está en paro", apunta. En Aragón se sitúa en el 9,4%, según la última Encuesta de Población Activa (EPA) de diciembre. El paro juvenil considera que es un "mal endémico" de nuestra estructura laboral y pide que se reactive el contrato de relevo. 

Fijos discontinuos, temporales en la práctica

El informe recoge que con la reforma laboral del Gobierno se ha conseguido reducir la temporalidad al 21,1 %, pero el sindicato advierte de que sigue habiendo una parte no contemplada. Así, la modalidad estrella para lograrlo, el contrato fijo discontinuo, se considera como indefinido "a pesar de que tiene una actividad efectiva que es temporal". Además, el tiempo que el trabajador permanece sin actividad no computa como parado. "El fijo discontinuo en la práctica puede ser una persona que trabaje una hora a la semana", advierte Pérez. 

Por otro lado, alerta del crecimiento de las jornadas parciales dentro de esos indefinidos y da un "suspenso absoluto" a la Administración en la lucha contra la temporalidad. "La contratación temporal se ha reducido en el sector privado, pero en el sector público ha aumentado”, alerta. Ha pasado del 27,7 % en 2019 al 31,4 % en 2022. “Uno de cada tres trabajadores públicos tiene un contrato temporal", señala.

"Trabajador pobre"

Esta situación se convierte en el caldo de cultivo propicio para que aumente el perfil del "trabajador pobre" del que vienen alertando las organizaciones sindicales y entidades que trabajan con personas en riesgo de exclusión social. Si bajan las horas trabajadas, bajan los ingresos. "Una jornada reducida implica un salario reducido", apunta Pérez. Por ello, conseguir un empleo no significa poder cubrir los gastos básicos. 

La subida de la inflación ha agudizado aún más la pérdida de poder adquisitivo que afirma sufren "todos los colectivos, desde los trabajadores hasta los pensionistas". Este año critica que los salarios estén subiendo "menos de la mitad que la inflación", que se encuentra en el 6% de media nacional. Reconoce que en las negociaciones en las empresas hay "mucha reticencia a una subida salarial ligada al IPC".

El sindicato, que no participa en la mesa de diálogo social donde solo cuentan con representación CC. OO. y UGT, valora las últimas subidas del salario mínimo acordadas entre el Gobierno. La última se ha fijado por ley, sin el acuerdo de las organizaciones empresariales, hasta llegar a 1.080 euros al mes, para una jornada completa (40 horas semanales). "Subir el SMI está muy bien, pero si trabajo cinco horas y tengo pareja que una temporada trabaja y otra no, tenemos un problema como sociedad", apunta, como ejemplo de situación precaria, ante la necesidad de avanzar en la mejora de la calidad de los contratos. En caso contrario los jóvenes no pueden independizarse por no poder acceder a una vivienda y aumentan las dificultades económicas en las familias, añade a la lista de colectivos más afectados.

En el mes de febrero la contratación habría empezado a dar señales de mayor ralentización ya que se han hecho 1.084.802 contratos en el país, lo que supone un 25% menos que en el mismo mes de 2022. Pérez alerta sobre las pocas horas de trabajo que incluyen muchos de ellos. "Los contratos de duración inferior a la semana han supuesto en febrero un 35,8% de los contratos temporales que se realizaron: uno de cada tres contratos temporales duró menos de siete días", recalca. Solo el 58,2% de la totalidad de los contratos realizados en febrero lo fueron a jornada completa.

Por ello, considera que "estamos peor que antes de la pandemia, con menos empleo efectivo y menores salarios. Seguir empobreciendo a la mayoría no puede ser la solución”.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión