Economía
Suscríbete por 1€

Un grupo emiratí compra Sémolas Cinco Villas, propiedad del extinto Arento

Al Abiar Flour Mill adquiere la fábrica de Tauste, la última unidad productiva que estaba en liquidación en el proceso concursal abierto a la cooperativa aragonesa.

Imagen de archivo de Sémolas Cinco Villas
Imagen de archivo de Sémolas Cinco Villas
Google Maps

Sémolas Cinco Villas, la fábrica de sémolas y harinas situada en Tauste y propiedad del ya desaparecido grupo cooperativo Arento, tiene nuevo propietario. El grupo emiratí Al Abiar Flour Mill, con sede en Dubái, ha adquirido esta unidad productiva, la tercera y última que quedaba por asignar dentro del proceso concursal abierto a Arento Arento Grupo Cooperativo Agroalimentario de Aragón y sus sociedades dependientes. Antes había sido Cárnicas Cinco Villas quien se quedó con la unidad productiva cárnica mientras que la sociedad mercantil Nutercop se convirtió en noviembre de 2021 en la nueva propietaria de la harinera de Daroca.

La firma de la compra se produjo el pasado 20 de abril, explican los administradores concursales Carlos Terreu y Miguel Ángel Palazón, que detallan que para la venta de esta unidad productiva se realizó una subasta a sobre cerrado al que concurrió una segunda empresa interesada. Fue, sin embargo, la oferta del grupo emiratí para la que se pidió autorización al juzgado al considerarla la mejor propuesta, que contaba además con el visto bueno de la práctica totalidad de los bancos que son acreedores hipotecarios.

Este grupo emiratí, con presencia en Francia e Italia, tiene una filial en Turquía en la que fabrica maquinaria para la elaboración de sémolas y harinas, máquinas con la que precisamente está equipada la fábrica zaragozana, ahora de su propiedad y con la que esta compañía desembarca en España.

Al Abir Flour Mill subrogará a los 19 empleados -había 20 pero se produjo una baja voluntaria- que actualmente se encontraban en ERTE. La semolera funcionó con normalidad hasta finales de 2021 suministrando producto al grupo Siro, pero, como explican Terreu y Palazón, dado que la demanda de la firma valenciana no era suficiente para mantener la fábrica funcionando con continuidad se decidió aplicar un expediente de regulación temporal de empleo hasta que concluyera el proceso de venta y los nuevos propietarios pudieron continuar con dicha plantilla.

El grupo emiratí tiene planes de expansión. La compañía, que tiene como objetivo producir sémolas especiales para el mercado del norte de África, prever alcanzar en un par de años los 34 trabajadores. Su plan de inversión incluye además el desembolso de algo más de 1,3 millones de euros en activos en tres años, a los que se suma una inversión operativa para poner en marcha la actividad de algo más de 7 millones de euros.

Aunque la previsión inicial de la compañía de Dubái era comenzar cuanto antes la actividad en Sémolas Cinco Villas, los administradores concursales creen que ahora el nuevo propietario "se tomará su tiempo", ya que desde presentó su decisión de invertir hasta que se ha consumado la venta el escenario internacional ha cambiado. "Presentaron la oferta en enero, pero ahora con la guerra de Ucrania puede que no tengan tanta prisa en poner en marcha la fábrica, pero lo van a hacer porque la venta se ha consumado", detallan.

Quedan flecos en el proceso

Aunque las unidades productivas de la ya extinta Arento están asignadas, todavía quedan flecos en el proceso concursal. Explican los administradores que está pendiente de formalizar la escritura de uno de los activos que tenía el grupo cooperativo, un secadero de almendras situado en Ainzón que se quedó la cooperativa de Borja. Se trata, sin embargo, de un trámite administrativo porque incluso esta sociedad ya trabajó en el secadero en la última campaña.

Está también todavía pendiente la venta de tres inmuebles edificados sobre un derecho de superficie concedido por Mercazaragoza a Arento Industrias Cárnicas, cuya unidad productiva (maquinaria y plantilla) fue adquirida por Cárnicas Gállego. "Estamos intentando encontrar compradores y aunque ha habido alguien que nos ha preguntado no hemos tenido ninguna oferta en firme y tampoco Mercazaragoza quiere quedárselos. Nos está costando porque son concesiones administrativas, y quedan 40 años de concesión, lo que significa que tiene una vida limitada por lo que es más complicado encontrar a un posible comprador", añade Terreu y Palazón, que matizan que aunque se estuvo intentando realizar una dación en pago a Mercazaragoza no fue posible porque sobre esos derechos también existe una hipoteca, por lo que, finalmente se sacará a subasta pero no será a sobre cerrado, sino judicial, a través del Boletín Oficial del Estado (BOE).

Con todas estas ventas se ha atendido primero a los acreedores hipotecarios y también los créditos a la masa, pero va a quedar una parte importante de crédito sin atender por lo que habrá una conclusión del concurso pero sin satisfacción total de las deudas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión