Despliega el menú
Economía

coronavirus

Ventilación en las oficinas: "Es un grave error quitarte la mascarilla cuando estás en tu mesa"

Cada vez hay más estudios que avalan que la covid se contagia por el aire, y ello hace necesario revisar las medidas de prevención en espacios cerrados.

Medidas de seguridad en un edificio de oficinas de Zaragoza.
Medidas de seguridad en un edificio de oficinas de Zaragoza.
Laura Uranga

La ventilación en las oficinas como medida para prevenir los contagios de covid, como en los colegios, se complica con el frío. El riesgo de catarros, que pueden confundirse con covid, o viceversa, enfrenta a los empleados y plantea la búsqueda de alternativas, cuando cada vez cobra más fuerza la propagación del virus por el aire. Un grupo de científicos españoles, entre ellos el catedrático aragonés José Luis Jiménez, han presentado este lunes un estudio encargado por el Ministerio de Sanidad, en el que aseguran haber confirmado la "evidencia significativa" de que el virus se transmite por aerosoles. 

"Cuando respiramos siempre echamos aerosoles, que se dispersan llenando la habitación. Si estás cerca de la persona contagiosa ahí hay mucha cantidad de aerosoles contagiosos porque los está exhalando, pero si estás lejos, también hay. Cuanto más tiempo se está en la habitación, más cantidad de aerosoles", señala Carlos López Serrano, Ingeniero industrial zaragozano, defensor como Jiménez de la necesidad de prevenir contagios al respirar. En una jornada laboral de ocho horas se van acumulando estas pequeñas partículas, que se quedan flotando en el aire, minutos u horas, dependiendo de varios factores como la ventilación. Recuerda que la propagación del virus en el aire se produce "como si la persona contagiosa fuera un fumador compulsivo que está echando humo de un puro"

Nuevo escenario

Hasta ahora, mientras se ha mantenido la tesis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que la transmisión principal era por "gotículas" al hablar o estornudar, las medidas de prevención se han diseñado con esta base que de reconocerse el contagio por aerosoles podría hacer replantear algunas de las primeras que se lanzaron tras la vuelta a la oficina finalizado el anterior confinamiento.

"El criterio científico general ya va en esa dirección por lo que hay un nuevo escenario de garantía de protección", coincide José de las Morenas, secretario de Política Sindical e Industrial de UGT Aragón, que explica que hay dudas entre las plantillas. Señala que las empresas deben concienciarse de hacer una "inversión en prevención para recuperar la salud laboral de los trabajadores".

"El riesgo cero no existe, pero habrá que poner todas las capas posibles como la distancia, higiene de manos, mascarilla y añadimos la ventilación y filtración", resume Manuel Ruiz de Adana Santiago, doctor Ingeniero Industrial, miembro del Comité Técnico de la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración (Atecyr).

Estas serían algunas de las claves que dan los técnicos en esta nueva oleada de contagios:

1. Mascarilla. Antes de que empezara a extenderse la teoría del contagio por aerosoles, en algunos centros de trabajo se flexibilizó el uso cuando el empleado no se movía de su sitio, si se mantenía la distancia de seguridad con el compañero. Ahora, quienes defienden el riesgo por aerosoles apuntan que "es un grave error quitarte la mascarilla cuando estás en tu mesa. Si fueras contagioso ese aire ha soltado más cantidad de aerosoles que no has filtrado", advierte López Serrano.  "Si piensas exclusivamente en gotículas esa estrategia es acertada", pero respalda los estudios que apuntan a que el 80% de los contagios se producen por aerosoles y en torno al 5% por gotículas. En interiores recomienda utilizar la mascarilla FFP2 por su mejor ajuste y oor estar diseñada para filtrar.

2. Mamparas. "De cara las gotículas pueden tener eficacia porque las gotas van a quedar proyectadas en la pantalla y de cara a ayudar a mantener la distancia, pero de cara al aerosol tienen poca eficacia porque este se mueve con las corrientes de aire", apunta López Serrano, también miembro de la Comisión de Seguridad y Salud del Colegio de Ingenieros Industriales de Aragon y Rioja (COIIAR). Añade que "dificultan la ventilación"

3. Ventilación con corriente. El ingeniero defiende que "la forma más eficaz y económica de reducir la concentración de aerosoles es una ventilación, a ser posible con corriente, una ventilación cruzada y de forma continuada, todo el tiempo". En ello coincide Ruiz de Adana. "La casuística de los tipos de oficinas y sistemas de climatización es muy grande", apunta el también profesor titular del Área de Máquinas y Motores Térmicos de la Universidad de Córdoba. En el caso de los edificios en los que no se pueden abrir las ventanas, el buen funcionamiento de estos sistemas será clave para garantizar la calidad del aire. En los baños, López Serrano aconseja que esté la extracción de aire del baño funcionando las 24 horas o se coloque un ventilador.

Se aconseja que la extracción de aire del baño esté funcionando las 24 horas o se coloque un ventilador

4. Mediciones del CO2. Para saber si la ventilación es suficiente para "limpiar" el ambiente, ambos ingenieros coinciden con los expertos en aerosoles en la necesidad de instalar medidores de CO2. Se colocarán alejados de las ventanas. Estos aparatos miden la cantidad de CO2 en el aire.  En la calle es de 400 ppm (partes por millón). Dentro de una oficina debería de estar por debajo de las 700 ppm para reducir el riesgo de contagio. López Serrano explica que el aparato "te da una medida de cuánto aire estás respirando que ha pasando antes por los pulmones de otra personas. Si el valor se sitúa en 880 ppm, significa que  "el 1% de aire que estás tragando lo ha respirado antes otra persona". Este porcentaje se va incrementando hasta que si llega a 2.400 ppm "es que el 5% lo ha respirado alguien". Afirma que en oficinas cerradas "es normal llegar a valores de 2.000 o 3.000 ppm". 

5. Sistemas de climatización. La casuística de los tipos de oficinas y sistemas de climatización "es muy grande", señala Ruiz de Adana. En los sistemas de climatización de oficinas "muchos ya disponen de una toma de aire exterior y el propio sistema permite hacer la renovación del aire". El objetivo es evitar la recirculación del aire. Pide "revisarlos" y comprobar que coja del exterior 12,5 litros por segundo y por persona. "Se puede aumentar la ventilación o reducir la ocupación de los locales" de ahí la reducción de aforos en comercio y hostelería, y fomentar el teletrabajo. Aconseja mejorar también la filtración de aire.

 6. Filtros HEPA. Para los técnicos, "la prioridad es ventilar con aire de la calle y lo que no se pueda conseguir, con un filtro HEPA", apunta López Serrano. "Cuando utilizamos filtro para covid se tiene que estar utilizando de forma continua y en un caudal muy alto", aconseja. Hay que buscar uno en función del tamaño de la estancia y "conviene colocarlos de dos o cuatro veces mayor capacidad de filtrado". Pone como ejemplo que si la planta tiene 120 metros, se coloquen cuatro filtros que estén calculados para 120 metros cada uno.

El filtro HEPA es un refuerzo, por lo que hay que mantener las ventanas abiertas de forma continua

Aconseja ponerlos "en zonas centrales, mejor si están un poco elevados, donde puedan recoger aire y repartirlo". Pero apunta que "el filtro HEPA es un refuerzo", por lo que sigue defendiendo la necesidad de mantener "las ventanas abiertas de forma continua".

Desde UGT Aragón añaden que "si el edificio no tiene una situación de poder garantizar una climatización adecuada uno de los factores preventivos es el teletrabajo, siempre que sea posible y con los medios adecuados", señala De las Morenas.

"Si somos capaces de mantener las ventanas abiertas nos va a asegurar una buena ventilación. El reto ahora es el frío", señala Ruiz de Adama. Ambos ingenieros coinciden en que este año habrá que llevar varias capas para evitar resfriados. López Serrano aconseja "ir más abrigados a la oficina" porque señala que las ventanas tienen que estar abiertas todo el día.

"Este invierno si queremos estar seguros en oficinas donde no haya una buena ventilación la primera norma es que hay que llevarse más ropa", reconoce Ruiz de Adana. Aunque afirma que en los últimos años se ha luchado por la eficiencia energética, este año habrá que "primar la salud" y abrir la ventana con la calefacción puesta.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios