Despliega el menú
Economía

irpf

La información sobre alquileres y las restricciones del estado de alarma marcan la campaña de Renta en las gestorías

Hacienda ha pedido más datos este año sobre los pisos arrendados a lo que se han unido las dificultades para entregar la documentación a los profesionales por la pandemia.

Gestoría en el centro de Zaragoza.
Gestoría en el centro de Zaragoza con un buzón para recibir documentación durante el estado de alarma.
Oliver Duch

La campaña de Renta que ha finalizado esta semana ha sido "complicada" para los gestores administrativos. Los profesionales han tenido que lidiar con las restricciones del estado de alarma decretado por la pandemia de covid-19 y la sobrecarga de trabajo por otros asuntos como los ERTE. 

Dentro de su trabajo de confección de declaraciones del impuesto sobre la renta, han destacado en su balance de campaña "el incremento de los datos que solicita la Agencia Tributaria en relación a los inmuebles alquilados".  La Administración ha ampliado "de forma significativa" en esta campaña el volumen de información que solicitaba a los contribuyentes que tienen inmuebles arrendados pasando a solicitar datos como la forma de adquisición, la fecha de compra, el importe, la fecha de mejoras, la fecha del contrato de alquiler o la relación de inmuebles accesorios al principal, entre otros. "Es cierto que toda esta información adicional ha provocado cierta extrañeza en el que contribuyente aragonés", ha señalado la presidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Aragón y La Rioja, María Teresa Gómez Latorre y así se ha reflejado el estudio realizado la entidad, en el que que un 42% de sus encuestados resalta este punto como el más consultado en esta campaña de la Renta.

Entre las otras consultas más populares de la campaña se encuentran las tradicionales preguntas sobre las deducciones generales y sobre la compraventa de inmuebles.

Dudas sobre si se ampliaba el plazo

Desde el citado colegio explican que durante toda la campaña  el contribuyente ha preguntado también de forma insistente por una posible ampliación del calendario de presentación, cuestión que finalmente no se ha producido. Y es que, tal y como se refleja en los resultados del estudio, debido a los efectos del estado de alarma un porcentaje significativo de los contribuyentes -especialmente el tramo de contribuyentes más mayores- "han tenido serias dificultades para realizar algunos trámites como por ejemplo conseguir la documentación bancaria o para entregar cualquier tipo de documentación".

A diferencia de otros años, las gestorías administrativas han recibido a muchos contribuyentes en las últimas semanas que pensando que se produciría una ampliación de plazo han dejado la elaboración de la declaración para los últimos instantes y han tenido que acudir a un profesional para llegar a tiempo y sin errores. "Es cierto que ha habido un perfil de contribuyente que ha acudido este año a nuestros despachos porque se le había echado el tiempo encima, confiado en que habría una ampliación de plazo que posteriormente no se ha dado. También el plazo afectó a otro grupo amplio de contribuyentes, pero justo en el sentido contrario. Quisieron presentar la declaración por sí solas en las primeras fechas con el objeto de cobrar lo antes posible, pero posteriormente han venido a las gestorías para realizar modificaciones o rectificaciones. Y este año -tal y como nos dice el estudio- hay un tercer grupo muy significativo que serían aquellos ciudadanos con rentas más complicadas (herencias, alquileres, compra venta de acciones) que no han querido correr ningún tipo de riesgo y acudido en busca del asesoramiento oportuno", ha afirmado Gómez Latorre.

Además desde la perspectiva del gestor administrativo, un 55,5% señala en la encuesta que no considera adecuado una  prolongación del plazo de la campaña. A pesar de esto, son varias las dificultades que estos profesionales han experimentado en esta campaña y que se reflejan en el estudio. En primer lugar la imposibilidad de realizar entrevistas personales durante gran parte de la campaña como consecuencia de estado de alarma, ha conllevado una atención al ciudadano muy limitada. Se han tenido que utilizar medios digitales para llevar a cabo esa tarea, pero estos medios no son siempre válidos para todos los contribuyentes.

Medidas de seguridad

 Al mismo tiempo, en las gestorías administrativas han tenido que implantar protocolos de seguridad para recibir y tratar la información que sí llegaba en papel, teniendo que aplicar los criterios sanitarios correspondientes. A esto hay que sumarle que el tradicional contacto fluido con la Agencia Tributaria no ha resultado igual de sencillo en esta edición por los efectos evidentes del estado de alarma.

Y todo ello ha coincidido en el tiempo con todos aquellos trámites y situaciones derivadas de la crisis sanitaria (ERTE, ceses de actividad, consultas, etc) con la consecuente sobrecarga en los despachos profesionales de los gestores administrativos. "El conjunto de factores que ha provocado la crisis sanitaria nos ha puesto efectivamente en una situación complicada. Los gestores administrativos fuimos declarados colectivo esencial y como tal continuamos nuestra labor durante todo el  período de alarma, superando las diferentes dificultades y, que duda cabe, con un sobre esfuerzo tremendo traducido en horas de trabajo por parte de todos los compañeros", ha concluido Gómez Latorre. 

Etiquetas
Comentarios