Despliega el menú
Economía

estilos de vida

Con solera o naturales: cinco marcas de cosméticos 'made in Aragón'

El consumo de productos locales y sostenibles está en alza. Una tendencia que también ha llegado al mundo de la belleza, a través del cual se puede hacer un viaje por las tres provincias aragonesas.

Imagen promocional de Alme Organic.
Imagen promocional de Alme Organic.
Alme Organic

El consumo local o kilómetro cero está en alza. También el de productos ecológicos y sostenibles, una tendencia que se redobla en el mundo de la cosmética, donde cada vez son más exitosas las líneas de origen farmacéutico o de belleza natural. En este ámbito, la comunidad aragonesa ofrece una interesante oferta que, además, tiene ejemplos en las tres provincias y que se fabrican con productos que les son propios, como la oliva, la almendra o plantas autóctonas. Estos son algunas de las más interesantes marcas de cosméticos 'made in Aragón'.

El Fascinating Golden Oil de Alme Organic que se hace en Alfamén.
El Fascinating Golden Oil de Alme Organic que se hace en Alfamén.
Alme Organic

ALME ORGANIC SKINCARE: Almendra pura y familia

De los almendros de su familia en la localidad zaragozana de Alfamén Miriam Salas extrae, desde hace dos años, un aceite puro que es la base y prácticamente único ingrediente de su línea de cosméticos, Alme Organic Skincare.

Tras trabajar una larga temporada en una bodega de Cariñena, Salas se fue de allí con la idea de este proyecto que se basa en la prensa en frío de sus almendras, de las que saca un producto de enorme pureza. "El aceite que extraigo tiene una calidad fuera de la común porque, al ser obtenido en frío, su composición no se altera molecularmente". Salas, que se ha formado en cosmetología y fitoterapia, asegura que es algo que "se nota a simple vista, también por cómo huele e, incluso, sabe" (es un aceite con propiedades cosméticas apto para el consumo alimentario).

Para obtener 'Alme', Salas utiliza "una prensa de bajo rendimiento". El motivo es que aunque las prensas no sean industriales, también producen una subida de temperatura por el roce, algo que esta zaragozana trata de evitar a toda costa.

Alme, que se vende 'on line', en herboristerías de Zaragoza, La Almunia y Épila y en ferias, es, dice Salas, "muy versátil". De manera que un frasco del genérico -el aceite puro de almendra que se comercializa con el nombre de "Fascinating Golden Oil'- se puede utilizar con muy diversos propósitos: como aceite nutritivo para el rostro, antiojeras, desmaquillador, fortalecedor de pestañas o, incluso, para las zonas íntimas. Alme, sostiene su creadora, "es regenerante y nutrivo y funciona con cuadros de dermatitis o psoriasis, con las estrías de las madres que amamantan y, ahora por ejemplo, como hidratante de manos ante tanto gel hidroalcohólico".

Aparte del aceite puro, Alme ofrece también alguna línea específica, por ejemplo, de cuidados para madres y bebés. Como novedad, Alme acaba de lanzar también productos con aceite de sésamo.

Cosméticos Paquita Ors.
Cosméticos Paquita Ors.
Paquita Ors

Paquita Ors: una adelantada a su tiempo

Es una de las marcas de cosméticos con más solera de Aragón y, también, de España. Con sede en Zaragoza, donde se fundó la primera tienda y se encuentran sus laboratorios, la historia de esta firma no se entiende sin la de su fundadora, Paquita Ors, que le da nombre. Mujer adelantada a su época, Ors estudió Farmacia y a comienzos de los años 60 se estableció en la capital aragonesa, desde donde comenzó lo que acabaría siendo una próspera y pionera compañía especializada en el cuidado de la piel. De paso, su farmacia del barrio de Las Fuentes (todavía en marcha) se convirtió en aquella época en un centro de lo que llamó "feminismo sanitario" dando acceso a sus vecinas, por ejemplo, a métodos de planificación familiar, entonces desconocidos e inasequibles para la mayoría. Su contacto con las clases trabajadoras la hicieron consciente de sus necesidades y de las de su piel, lo que la llevó a desarrollar una línea cosmética basada en la protección, la eficacia, la fabricación artesanal y unos precios asequibles.

El boca a boca llevó la fama de Paquita Ors fuera de Zaragoza, adonde llegaron los ecos de la eficicencia de sus productos, basados sobre todo en extratos de plantas. Los años 80 supusieron la estandarización de estos métodos y de nuevos descubrimientos: aparecieron un enorme número de materias primas de una gran pureza y se perfeccionaron las formas de extracción, lo que permitió la utilización de principios activos botánicos con perfecto control.

Ors, también se adelantó a su tiempo prescindiendo de envases caros y de grandes campañas de publicidad (una tendencia ahora muy en boga), una decisión que no impidió que comenzara una intensa actividad como asesora de imagen y que incluso presentara un programa de consejos de belleza en TVE. En 1988 fundó Cosméticos Paquita Ors, que ahora dirige su hijo, Jerónimo.

Pintalabios y productos de belleza de Camaleón.
Pintalabios y productos de belleza de Camaleón.
Camaleón

Camaleón: color personalizado

Camaleón tiene su sede en Zaragoza y es un hijo 'moderno' de otra firma cosmética con solera: Armonía, con 40 años de historia. Camaleón da nombre a una línea de pintalabios que están muy de moda. Son "personalizados", ya que se adaptan a cada labio. "Dependiendo de la hidratación de los labios el color es más o menos intenso, se adapta cromáticamente, le da el color que cada mujer necesita", explican desde la marca. Además, duran doce horas. "Súpercomprobado", aseguran en Camaleón donde también, dicen, tienen muy en cuenta mantenerse en un rango de precios asequibles sin perder de vista el diseño, con envases atractivos.

Ahora, con la nueva temporada, acaban de lanzar nuevos pintalabios con tonos audaces: metálicos y fluorescentes. Hace un tiempo, además, que el éxito de los pintalabios les ha animado a lanzarse con otros productos cosméticos de tratamiento facial, como sérums o mascarillas.

La pruina es la sustancia que diferencia a Karicia.
La pruina es la sustancia que diferencia a Karicia.
Karicia

Karicia: natural y celeste

La "cosmética natural con conciencia" es el espíritu que anima Karicia. Con origen y sede en Huesca y muy ligada al proyecto personal de su creador, José Abizanda, esta marca se distingue por el uso de la pruina "una sustancia que se forma en las plantas y que es una ceramida cuya función es protegerlas de diversos agentes externos, como el calor, así como dirigir el agua hacia su interior con el fin de que llegue a sus raíces. Así, las hojas cubiertas de pruina perderán muy poca agua en los tiempos de sequía ya que tolerarán la escasez de agua durante más tiempo".

Con este elemento de plantas variadas como la artemisa, el brezo, el ciprés o la melisa, se fabrica una línea de productos enfocados a la limpieza o tratamiento del rostro. Todas estas plantas son, además, recolectadas en campos de la provincia de Huesca de acuerdo a lo que Abizanda describe como "agricultura celeste": tradiciones milenarias que vienen de la experiencia y la observación de los cielos, de los ciclos lunares, y que en Karicia se combinan con técnicas e investigaciones en colaboración, por ejemplo, con expertos de la Universidad de Zaragoza.

El contorno de ojos es uno de los productos estrella de Matarrania.
El contorno de ojos es uno de los productos estrella de Matarrania.
Matarrania

Matarrania: cosmética desde la tradición y los paisajes del Matarraña

En el caso de esta marca turolense, también el nombre y el empeño de una mujer está íntimamente unido al proyecto. En este caso se trata de Evelyn Celma, quien hace 13 años, tras estudiar Ciencias Ambientales, regreso a la tierra de sus orígenes familiares: La Fresneda. Allí nació Matarrania, una firma cosmética de filosofía y desarrollo sostenibles que se cimenta, sobre todo, en las plantas que dan los paisajes del Matarraña turolense. También, en su cultura secular, en las tradiciones ancestrales con respecto al uso para el cuidado personal de su variadas especies botánicas.

Así, la investigación de Celma la ha llevado a centrarse, por ejemplo, en el uso de plantas como el hipérico, al que en esa comarca se recurre desde tiempos inmemoriales para el cuidado de las manos agrietadas por las duras tareas del campo. Para ello, esta marca se afana en obtener los extractos naturales de las plantas que se recogen de manera artesanal en la zona. El proceso se hace mediante una maceración de 21 días, en el que las plantas "transfieren todas su eficacia" y que es, dicen en Matarrania, "el secreto de su eficacia". 

Pero además del hipérico, la caléndula u otras plantas, el centro de esta línea de cosméticos es el aceite de oliva. De él se compone, por ejemplo, su producto estrella: el contorno de ojos que forma parte una "gama de productos muy sencilla para pieles secas, sensibles y mixtas". Recientemente, Matarrania acaba de lanzar una nueva línea de "extractos vegetales" puros, con la idea de que los clientes se fabriquen sus propias cremas o jabones algo que, dicen en Matarrania, "está muy de moda".

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios