Despliega el menú
Economía

economía

Sube la competitividad económica de Aragón y sigue por encima de española

La evolución del uso de nuevas tecnologías sigue siendo favorable en Aragón y se han superado los niveles de la Unión Europea.

Instalaciones de la cárnica aragonesa Fribin en Binéfar
Empresa de Aragón.
Heraldo

El Indicador de Competitividad de la economía aragonesa ha avanzado en 2019 hasta 96,3 (95,9 en 2018) y se mantiene por encima del obtenido para España, 90,9 (90,7 en 2018) y por debajo de 100, base de referencia del promedio de los 28 países que conforman la Unión Europea.

Según este indicador, elaborado por un grupo de trabajo constituido por veinticuatro representantes de las empresas que forman el Consejo Empresarial de CEOE Aragón e Ibercaja, en el último año, las principales ganancias para Aragón han provenido de la mejora de la utilización de las nuevas tecnologías y en sus infraestructuras (porcentaje de población con acceso a banda ancha).

Este año se han producido "tímidos avances" en el mercado laboral y en el capital humano y se mantienen las ventajas en lo referente a la competitividad en precios y en las condiciones de vida, y por contra, no se han producido progresos en las variables referentes a la innovación y diferenciación debido a que la recuperación en I+D está siendo limitada y no se corresponde con el crecimiento económico de los últimos años, han informado en una nota de prensa los responsables del estudio.

Para el Consejo Empresarial, desde una perspectiva de largo plazo conviene incidir en las áreas donde hay un mayor margen de mejora y una necesidad de actuación más acuciante, como las inversiones dirigidas a incrementar la innovación y la diferenciación; la capacitación del capital humano, con especial énfasis en fomentar las vocaciones científicas y técnicas; y la mejora de las condiciones del mercado laboral, cuyas deficiencias se siguen revelando en la elevada tasa de paro.

En este sentido, las ventajas en competitividad vía precios que Aragón y España mantienen frente a la Unión Europea seguirán siendo fundamentales para mantener las del conjunto de la economía, mientras no se corrijan las anteriores carencias.

La organización empresarial considera que la competitividad es la clave para el desarrollo a largo plazo de una economía y, por ello, su incremento y mejora son fundamentales para mejorar el nivel de vida de un país o región.

Con esta premisa, el índice elaborado sintetiza el estudio de 27 variables organizadas en siete bloques cuyo análisis refleja la inversión, el empleo, la riqueza y la competitividad de una economía por sus infraestructuras, mercado laboral, capital humano, innovación, nuevas tecnologías, condiciones de vida y precios.

El índice se ha actualizado con los datos que se han publicado durante el último año de las distintas variables que conforman este indicador, en el que mejoran notablemente las infraestructuras y el uso de nuevas tecnologías.

Así, Aragón mantiene el buen comportamiento relativo frente a la Zona Euro y España gracias, sobre todo, a la positiva evolución del transporte de mercancías en avión por habitante.

También mejora el porcentaje de población con acceso a banda ancha, un factor que en Aragón ha alcanzado un valor de 103,6 frente al obtenido por España, de 82,5.

La evolución del uso de nuevas tecnologías sigue siendo favorable en Aragón y se han superado los niveles de la Unión Europea, tanto en usuarios frecuentes de internet como (a la baja) en personas que nunca han usado internet. Este indicador toma un valor de 102,8 en Aragón frente a 91,6 en el conjunto de España, aunque disminuye desde la anterior medición, el porcentaje de población que ha comprado por Internet en el último año, que pasa de 97 a 95,3.

Los bajos precios relativos siguen siendo la principal ventaja a la hora de favorecer la competitividad de la economía aragonesa y española, y la diferencia radica en los costes laborales, mientras se pierde una pequeña parte de esta diferencia positiva en el nivel de precios y la prima de riesgo. Así, el valor del índice de precios en 2019 es de 110,6 y 109,2 en Aragón y España, respectivamente.

En el caso del estudio de la competitividad del mercado laboral, continua la recuperación de las variables, aunque a un ritmo más lento del deseado. No obstante, se mantienen las diferencias negativas en productividad (PIB por trabajador).

Por otro lado, el indicador del capital humano remonta levemente gracias a las moderadas reducciones en fracaso escolar, jóvenes que ni estudian ni trabajan, aunque el porcentaje de científicos e ingenieros en la población se mantiene lejos de la media europea y no mejoró en Aragón en el último año.

El subindicador relativo a la innovación y diferenciación no ha experimentado apenas cambios en el periodo medido, debido a la ausencia de nuevos datos de registro de marcas y de diseño industrial y al estancamiento de la inversión en investigación y desarrollo como porcentaje del PIB. Los resultados de este bloque, tanto en Aragón como en España, quedan por debajo de la referencia europea (54,1 y 81,1, respectivamente).

En todo caso, las condiciones de vida en Aragón y España permanecen por encima de la media europea en esperanza de vida al nacer y médicos por 100.000 habitantes, aunque suponen un lastre el paro de larga duración y las camas de hospital por 100.000 habitantes. En Aragón, destaca el relativamente bajo riesgo de pobreza y, en sentido negativo, la mayor tasa de dependencia.

El Consejo Empresarial de Aragón, integrado por 24 de las mayores empresas de la Comunidad, celebrará el próximo lunes, 2 de diciembre, la IV Cumbre Empresarial por la Competitividad en la que se entregará el Premio Empresario de Aragón 2019 a la presidenta editora de Heraldo de Aragón, Pilar de Yarza.

Etiquetas
Comentarios