Despliega el menú
Economía

laboral

La plantilla de Future Pipe en Ejea ratifica el acuerdo con la empresa

La compañía abonará a los 116 trabajadores que serán despedidos tras el cierre una indemnización de 30 días por año con un tope de 22 mensualidades.

Esta semana los empleados se concentraron en la puerta de la factoría de Ejea de los Caballeros.
Esta semana los empleados se concentraron en la puerta de la factoría de Ejea de los Caballeros.
Ana García Cortés

Los trabajadores de la planta de Future Pipe en Ejea ratificaron este jueves, en asamblea, el preacuerdo adoptado el martes por la noche en el Servicio de Arbitraje y Mediación (SAMA), en Zaragoza. El documento, al que la plantilla dio luz verde, recoge tres temas clave: las indemnizaciones, las fechas de extinción de los contratos y la creación de una comisión de seguimiento. La empresa abonará a los trabajadores una indemnización de 30 días por año trabajado, hasta un máximo de 22 mensualidades. Así como 500 euros netos lineales a cada afectado por el despido colectivo en concepto de mejoras sociales.

Por su parte, buena parte de la plantilla será despedida a finales de este mes, el 31 de octubre. Las siguientes extinciones serán en diciembre y las últimas salidas se producirán el 31 de marzo de 2020. A esto se suma la creación de una comisión paritaria de seguimiento del despido que estará formada por tres representantes de cada una de las partes implicadas. Los trabajadores dijeron sí a las líneas básicas de este documento y por lo tanto han desconvocado los otros dos días de huelga previstos para el 15 y 17 de octubre, así como el periodo de consultas.

Doce horas de reunión

El del martes era un encuentro crucial para los 116 trabajadores cincovilleses. Duró poco más de una hora y media, y no tuvo nada que ver con la tensa reunión que se desarrolló un día antes en el SAMA. Más de 12 horas de reunión hasta que las dos partes consiguieron entenderse. Una negociación que se alcanzó prácticamente en el tiempo de descuento, cuando estaban a punto de levantarse de la mesa. «Fue una jornada muy larga. La reunión fue tensa e intensa. Tuvimos que hacer muchos recesos para poder pensar bien y hacer cálculos. Todo para buscar lo mejor para los trabajadores», dijo María Longás, una de las representantes del comité de empresa.

Desde el 9 de septiembre, momento en el que Future Pipe comunicó el cierre a sus trabajadores, en Cinco Villas no se habla de otra cosa. Como explicó la alcaldesa de Ejea, Teresa Ladrero, «nada más conocer la noticia del cierre, el ayuntamiento puso en marcha un plan, en coordinación con el comité de empresa y con el Gobierno de Aragón, para minimizar las graves consecuencias del cierre». Este jueves, el Ayuntamiento anunció que colaborará con el comité para facilitar la recolocación de los trabajadores.

Etiquetas
Comentarios